SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2017/04/03

Love Story

Love Story
Iñigo Saldise Alda


La princesa Berengela de Nabarra nació en Tutera-Tudela en el año 1165. Fue la hija la mayor de los reyes Sancho VI de Nabarra y Sancha de Castilla, reina consorte de Nabarra. Siendo todavía una preciosa niña, pues solo contaba con diez años, su padre le donó el señorío de Monreal.

Durante su infancia fue instruida al modo y costumbres de esa época tan estranguladora para la mujer y contraria a cualquier atisbo de libertad femenina, especialmente en los temas del corazón, negándosele la posibilidad de cursar estudios académicos, siendo su educación encaminada exclusivamente y bajo el oscuro manto de la religión cristiana, para que fuera una mujer complaciente y sumisa a los designios de los machos y de sus necesidades políticas; es decir, fue preparada para que sirviera de moneda de cambio y/o alianza mediante un matrimonio concertado, solo en busca de un beneficio político-militar para su padre.

El príncipe Ricardo de Inglaterra nació en el palacio de Beaumont en Oxford en el año 1157. Era el tercer hijo de Enrique II de Inglaterra y Leonor de Aquitania, reina consorte de Inglaterra, duquesa de Aquitania y Guyena, además de condesa de Gascuña.

Como macho fue instruido tanto en los estudios académicos como en las artes políticas y de la guerra, destacando desde muy temprana edad en sus dotes poéticas y militares. Su poesía fue escrita en occitano y en francés. Fue instituido como duque de Aquitania en el año 1168 y nombrado conde de Poitiers en el año 1172. Entre tanto, concretamente en el año 1169 fue concertado su matrimonio con la agraciada princesa Alix de Francia. Esta era tres años más joven que él. A poco de estar en la corte inglesa fue violada por su padre, llegando a ser finalmente la amante de Enrique II de Inglaterra, el cual pese a ratificar una y otra vez el compromiso matrimonial contraído entre los Reinos de Inglaterra y Francia con su homónimo Luis VII de Francia, retuvo a la princesa francesa como su amante hasta su muerte.

En el año 1177 se llevó a cabo el Laudo Arbitral de Londres por el rey Enrique II de Inglaterra, estando como demandantes enfrentados el Reino de Nabarra y el Reino de Castilla. Tras él y teniendo como fondo dicho contexto político, se llevó a cabo un gran torneo en Iruinea-Pamplona, al cual acudió el joven príncipe de veintidós años, Ricardo de Inglaterra.

La princesa Berengera de Nabarra contaba entonces con trece años y estaba comenzando su pubertad, en la cual ya se atisbaba que iba a ser una mujer de gran belleza, con porte esbelto, muy fina y delicada en sus movimientos, revelando su educación principesca y grandes dotes para la poesía. Entonces ella quedó prendada de un joven amigo de su hermano el príncipe Sancho de Nabarra. Este era un príncipe muy atractivo, de ojos azules y cabello colorado, cuyo nombre era Ricardo de Inglaterra. Su aspecto era muy distinguido a la par de rudo. Alto y de compresión fuerte que además ensombrecía con su valentía a los otros competidores.

Pero el príncipe inglés, duque de Aquitania y conde Poitiers, no mostró mucho interés por la princesa nabarra, sencillamente por su juventud, aunque si la reconoció como un joven hermosa y de prometedor futuro, al ser una mujercita muy educada y refinada. Además, pese a saber con certeza que Alix de Francia era la amante de su padre, él joven príncipe inglés seguía prometido con el contrato matrimonial acordado por los Reinos de Francia e Inglaterra. Esto fue en gran medida por expreso deseo de su madre, la reina consorte de Inglaterra, Leonor de Aquitania.

En la primavera del año 1190, la belleza de la princesa Berengela de Nabarra estaba en todo su esplendor. Su hermosura y su belleza, es comparada por los trovadores con la perfección y elegancia de las flores de las praderas, campos y árboles existentes por todo el Reino vascón. Sus movimientos acompasados, acordes, prudentes y ligeros como las olas que rompían en las playas de Donostia-San Sebastian, Hondarribia,... Unido a la hermosura y dinamismo de su oscuro cabello cuando se encuentra suelto y libre al viento mientras observaba el horizonte desde las almenas del palacio de Erriberri-Olite.

Su padre ya estaba pensando en realizar algún contrato matrimonial con algún poderoso príncipe europeo, cuando a Iruinea-Pamplona llegó de forma inesperada una delegación inglesa encabezada por la reina viuda de Inglaterra, Leonor de Aquitania.

Las conversaciones se trasladaron al palacio de Erriberri-Olite, donde se hallaba la princesa Berengera de Nabarra, envuelta en sus poemas y que no había olvidado a su primer amor, Ricardo de Inglaterra. En dichas conversaciones se concertó el matrimonio de la joven y bella princesa nabarra con el ya rey de Inglaterra, tras confirmar su madre que su hijo había repudiado a Alix de Francia y que tenía intenciones de ir como cruzado a la Guerra Santa a Palestina. Que ella, como madre y reina viuda de Inglaterra estaba preocupada de que su hijo, el ya rey de Inglaterra, no se había casado todavía y que por dicha preocupación preguntó a sus damas y al séquito personal de Ricardo I de Inglaterra si había alguna mujer en la mente y el corazón de su hijo, tras despreciar a la princesa francesa.  Estos le dijeron que solo solía mencionar a una princesa, Berengela de Nabarra.

Así pues, tras llegar a un acuerdo en el cual la princesa no aportaría dote, sino que recibiría del rey inglés. Berengela de Nabarra junto a su hermano Sancho de Nabarra, marcharon con Leonor de Aquitania y su séquito hacia la corte anglo-aquitana de Poitiers.

Pero de camino unos emisarios ingleses previenen a Leonor de Aquitania que su hijo Ricardo I de Inglaterra ya ha dejado el monasterio de Vezélay, donde se había encontrado con el rey Felipe II de Francia con quien iba a viajar por el Mediterráneo hacia los Santos Lugares.

En el año 1191, estando en Messina en viaje a los Santos Lugares, Ricardo I de Inglaterra rebela el gran secreto y comunica a su compañero de viaje Felipe II de Francia, que no se casará con Alix de Francia sino con Berengela de Nabarra. Desde entonces la enemistad entre ambos reyes irá creciendo.

El rey francés se enfadó en grado sumo porque Ricardo I de Inglaterra había rehusado casar con su hermana Alix de Francia. Cuando por fin llegaron a Sicilia Leonor de Aquitania y Berengela de Nabarra, el rey francés se negó a saludarles y ese mismo día se embarcó dirigiéndose directamente a Acre.

Berengela de Nabarra junto a su futura suegra Leonor de Aquitania, habían recorrido la Península Itálica y se embarcado en el puerto de Brindisi hacia Messina. Berengela de Nabarra, Sancho de Nabarra y Leonor de Aquitania encuentran finalmente a Ricardo I de Inglaterra en Messina. Allí Leonor de Aquitania entregó a Berengela de Nabarra a su hija Juana de Inglaterra, la reina viuda de Sicilia. Pero la proximidad de la cuaresma hace que la boda se retrase, ya que no es momento hábil para los esponsales de boda, pues no podrían éstas estar seguidas de celebraciones y fiestas. Leonor de Aquitania con la imponente escolta de Sancho de Nabarra, regresó entonces a la corte anglo-aquitana de Poitiers, para ocuparse de la Regencia en ausencia de su hijo el rey de Inglaterra.

Pero la proximidad de la cuaresma hace que la boda se retrase, ya que no es momento hábil para los esponsales de boda, pues no podrían éstas estar seguidas de celebraciones y fiestas. Leonor de Aquitania con la imponente escolta de Sancho de Nabarra, regresó entonces a la corte aquitana de Poitiers para ocuparse de la Regencia en ausencia de su hijo el rey de Inglaterra.

Finalmente Berengela de Nabarra y Ricardo I de Inglaterra se casaron en la capilla de San Jorge de Limassol, en Chipre, consumando la parafernalia de su amor ante un clérigo cristiano. A continuación Ricardo I de Inglaterra redactó la dote que entregaba a Berengela de Nabarra.

"Ricardo, rey de los Ingleses por la gracia de Dios, a todos los que (...) Damos a conocer a todos vosotros todo aquello que asignamos en calidad de dote a Berenguela, esposa Nuestra y reina de Inglaterra, duquesa de Normandía y condesa de Anjou: todo lo que poseemos en Vasconia más allá del río Garona: ciudades, castillos, aldeas y todos nuestros dominios, de modo que ella lo tenga y posea en vida de Nuestra madre, la ilustre reina Leonor, y que lo tenga bien y pacíficamente, de forma íntegra y plena, y honorable, del mismo modo en que Nosotros lo tenemos en mano propia."

La boda en Chipre no había sido programada, ya que la nabarra y el inglés tenían en mente casarse en Tierra Santa. Pero una tempestad dispersó los navíos y, en el que viajaban Juana de Inglaterra y Berengela de Nabarra, fue lanzado contra la costa de Chipre y encalló. El gobernador independiente de la isla Isaac Comnenus, sobrino del fallecido emperador de Manuel I de Bizancio, las tomó como rehenes y a continuación pidió rescate. Alertado Ricardo I de Inglaterra en su navío que ya se había alejado, fue a rescatarlas, capturó la isla. Y solo tras derrotar a Isaac Comnenus y ser nombrado rey de Chipre, se casó con Beregela de Nabarra.

Una vez casados pasaron a Acre, donde Ricardo I de Inglaterra combatió a los sarracenos hasta entrado el año 1192, cuando iniciaron el regreso a Europa en barcos separados. El navío de Ricardo I de Inglaterra sufrió un accidente y encalló, debiendo el rey inglés tomar un peligrosa ruta terrestre hasta Poitiers. Berengela de Nabarra, tras dejar su primera residencia, el castillo de Chinon, pasó a instalarse en la Corte anglo-aquitana, donde recibió la noticia de que su amado esposo había sido capturado por Leopoldo V de Austria, siendo llevado cautivo por éste hasta la presencia del emperador Enrique IV de Alemania. Este lo mandó encerrar en Dürnstein. Las condiciones mientras estuvo encarcelado no fueron severas, incluso escribió una canción en occitano.

Berengela de Nabarra y Leonor de Aquitania colaboraron estrechamente en la obtención del cuantioso rescate de 100.000 marcos, exigido por el emperador alemán para liberar a Ricardo I de Nabarra. Incluso pidió ayuda a su padre Sancho VI de Nabarra, el cual llegó a ofrecer al príncipe Fernando de Nabarra como uno de los rehenes, para que sirviera de garantía de la parte del rescate que quedaba sin pagar.

La suma requerida fue finalmente pagada al contribuir en el esfuerzo Juan de Inglaterra ante la insistencia de su madre Leonor de Aquitania.

A su vuelta al Reino de Inglaterra en el año 1194, Ricardo I de Inglaterra se coronó por segunda vez en Winchester, sin la compañía de Berengela de Nabarra que siguió en la corte anglo-aquitana de Poitiers junto a Leonor de Aquitania. Berengela de Nabarra nunca visitó las Islas Británicas durante la vida de su esposo.

En el año 1195 el rey inglés se reunió con su amada esposa Berengela de Nabarra, llegando a planificar la construcción de una residencia en Thorée dentro del condado de Anjou. Pero en el año 1196 volvieron a separarse y esta vez para siempre, debido esta vez por las disputas territoriales entre el rey de Inglaterra y el rey de Francia. Ricardo corazón de león murió en combate a la edad de cuarenta y cinco años, concretamente en el sitio del castillo normando de Châlus-Chabrol en el año 1199. Las vísceras de Ricardo I de Inglaterra fueron enterradas en el lugar de su muerte, su corazón en Ruan y el resto de su cuerpo fue sepultado a los pies de su padre en la abadía de Fontevrault en Anjou.

Berengela de Nabarra se vio obligada a litigar y disputar con su cuñado Juan II de Inglaterra, por la negativa de éste a cumplir las disposiciones testamentarias de su esposo difunto Ricardo de Inglaterra y también la confirmación por parte del nuevo monarca inglés de la continuación de la alianza anglo-nabarra. Ello le obligó el tener que ir a Londres, donde no fue recibida por el monarca inglés, pasando los días, las semanas en esa Corte inglesa, junto a otros príncipes y nobles, además de asistentes, cocineros, numerosos juglares, actores y bufones. Dicho testamento incluía el usufructo de numerosas ciudades, aldeas y castillos de Gascuña, Normandia y la población de Jaunay. Tras la continuada negativa a recibirle llevada a cabo por el nuevo rey inglés, Berengela de Nabarra regresó a Aquitania y no volvió a las Islas Británicas, limitándose solo a enviar emisarios y representantes con sus demandas.


Gracias a la intervención de los Papas Inocencio III y de su sucesor Honorio III, Berengela de Nabarra vio recompensada finalmente su lucha por los pagos correspondientes a su viudedad de la mano de Enrique III de Inglaterra, pues su padre Juan sin tierra nunca llegó a cumplir los distintos acuerdos alcanzados. En el año 1204, Felipe II de Francia le concedió a Berengela de Nabarra el señorío de Le Mans a cambio de los derechos que poseía ésta sobre las ciudades normandas de Falaise y Domfront, que el rey francés acababa de conquistar militarmente. Allí vivió sola, de forma sencilla y en estricto luto por su viudedad hasta su muerte en el año 1230. Contaba con sesenta y cinco años, siendo sepultada en la abadía de L'Epau, de la que fuera fundadora, y en cuya sala capitular se puede contemplar actualmente su efigie tumbal.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011