SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2014/11/29

Iruinea, homenaje patriotas nabarros 1512. 29/04/2014

Nabartzale bilduma se adhiere a la convocatoria con la cual, la Asociación Xavier Mina de Estudios Históricos de Navarra ha emplazado a la ciudadanía de Iruinea y del resto del Estado de Nabarra (hoy sojuzgada en forma  de colonia francesa y española). En este acto se realizará con el único carácter de homenajear a los patriotas nabarros, que desde su total independencia, resultaron muertos al intentar liberar la capital del Reino. Dicha capital estaba en el año 1512 ocupada por las invasoras tropas españoles del duque de Alba.

Dicha jornada va a tener lugar hoy día 29 de noviembre, a las 13.00 horas en el Paseo del Doctor Arazuri, junto a la estatua de Navarro Villoslada.

El acto, inicialmente según nos han informado, será sencillo y contará como eje central una ofrenda floral a los caídos en aquel combate por la libertad de Nabarra. A continuación se procederá a la lectura del relato de esos acontecimientos realizado por el español Luis Correa, cronista del mismísimo general invasor duque de Alba, presente en la intentona de liberación militar nabarra, y que finalmente fueron recogidos en su libro Historia de la conquista del Reyno de Navarra por el duque de Alba.

GORA NABARRA ASKATUTA!

2014/11/28

BIZKAIAN ERE NABARRA ETA EUSKARAREN EGUNA

BIZKAIAN ERE NABARRA ETA EUSKARAREN EGUNA
Aitzol Altuna Enzunza, Galdakao-Nabarra

Abenduaren 3a Xabierko Frantziskoren eguna dela eta, galdakoztarrok eta bizkaitarrok orokorrean, ospakizunetan gaude, gure Estatuari esker eta gure arbasoek eginiko defentsagatik, gaur gure Herri honek bizirauten du eta gure “lingua navarrorum” edo euskara oraindik entzun dezakegu gure kaleetan, inperialismoaren ezpatak jota bada ere.

Gaztelako armada Malmasin mendi gailurreko gazteluan, Arrigorriagan, gotortu zen 1173. urtean, Estatu baskoiari leial zitzaizkion tropek lurraldearen gainerako tokietatik kanporatu ostean. 1177ko Londreseko Nazioarteko Arbitrajeko Laudoan Ingalaterrako erregeak euren herrialdera itzul zitezen agintzen zien arren, Malmasinen gototurik jarraitu zuten, handik lapurretan eginez eta herritarren artean beldurra sorraraziz. Horregatik etorri zen, erresumako hiriburutik, Galdakano eta Torrezabaleko Antso -beste familia batzurekin batera-, eta eskualdea birpopulatu eta berregituratu egin zuen, Nabarrako Erregeren aginduz.

Antsok bere leinu-etxea edo oinetxea Galdakaoko Zabalea eskualdean eraiki zuen. Leinu-etxe hori “dorre edo gaztelu" bat zen, Ibaizabal errekaren gaineko zubi berriarekin batera, Malmasinetik hurbil zegoen defentsa-sistema osatzen zuena. Bedian, Tosubando dorretxean, Antsoren semea finkatu zen, aitaren izen berekoa.

Lope García de Salazar (1399-1476) lehenengo historialari bizkaitarrak, "Bienandanzas y fortunas" liburuan, Bizkaiko leinu edo familia zahar eta garrantzitsuenen artean Galdakano eta Torrezabalekoa aipatzen du, eta baita Usansolokoa eta Bediakoa ere: “El linaje de Vedia e de Usansolo son de buenos escuderos antiguos e de Vedia es agora principal del Sancho Ortis de Vedia, que se falla que aviene en siete generaciones del cauallero de Galdaño, que fue natural de Nauarra, e vino a poblar allí, e viene de padre en padre”.

Liburu bereko beste atal batean, García Salazarrek Abendañotarrak Galdakaora heldu zireneko data aipatzen du: "En el año que la villa de Vitoria (1181) era del reino de Nabarra (1200 baino lehenago)”. Abendañotarren familia Vitoria-Gasteizeko biztanleekin haserretu eta Gasteiztarrek haien ondasunak erre zituztenean, Abendañotarrek ihes egin behar izan zuten. Orduan, azken Abendañotarra Bediako Tosubando dorretxean babestu zen, Torrezabal eta Galdakanoko Antsoren semeak aterpea eman ziolarik. Harrezkero Abendañotarrak Galdakano eta Arratia bailarako familia inportanteenetakoa izan dira, Bekean Urgoitiko eta Puentelatorreko euren dorretxeetan asentaturik.

Usansolo, Bedia, Abendaño, Isasi, Aldape, Basozabal, Etxebarri, Legizamon edo Arbolantxako familiak eta batez ere Galdakano eta Torrezabalekoa izan ziren Baskoniako erresumaren defendatzaileak gaztelatarren inbasioen aurrean, eta horiek guztiak izan ziren halaber Galdakano, Bedia, Etxebarri eta Usansoloren fundatzaileak edo eratzaileak. Usansoloko armarriak egun ere katea bat mantentzen du, bordatu itxuran, nabar ondorengotzaren aztarna dena.

Galdakano eta Torrezabaleko Antsoren familia izan zen, gainera, Elexaldeko Andra Mari eliza eraiki zuena XII. mende bukaeran –elizaren barruan bertan lurperatu zituzten sendikoak- eta, horrela, pasa zen Galdakaoren erdigunea Ganguren mendikatean egotetik Elexalde-Zabalean egotera. Kontuan hartu behar da, Ganguren mendikatetik igarotzen zela lehenengo Done Jakue bidea, kostaldekoa, eta hantxe zegoela Santa Marina ermita. Geroztik, eguraldi txarra zegoenean, Andra Mariko eliz-atarian edo eliz-portikoan egin zituzten Auzo-batzarrak (eguraldi ona zegoenean, elizaren aurrez aurre landatutako “Guzur Aretxaren” gerizpean), eta handik gobernatzen zen Auzolanean edo Lorran aipatu eskualde osoa; han erabakitzen zen zozketaren bidez eta txandaka nor joango zen Gernikako Batzar nagusietara elizatea ordezkatzera; erabakiak, demokratikoki, “sutondo” edo baserri bakoitzeko boto bana hartzen ziren.

Goitik behera antolatutako baskoien Estatuak eta bertatik jaiotako Foruek edo baskoi legeek, eman zioten euskarari hizkuntza batek behar dituen babes administratibo eta politikoa. Horregatik galdakoztarrok, Andra Mari elizan plaka oroigarri bat jarri nahi dugu, gure Estatu eta gure Herriaren defentsaren alde inperialisten kontra borrokatu zuten familiei eskertzeko, hiru gizaldi geroago San Frantzisko Xabierkoa izango zenaren familiak egin zuen bezala. Euren hitzetan: “Aberri askea, herritar askeentzat”.

EL DÍA DE NABARRA Y DEL EUSKERA TAMBIÉN EN BIZKAIA

El 3 de diciembre día de Francisco de Xabier, los galdakaneses y los bizkaínos en general, estamos de celebración, pues gracias a nuestro Estado y a la defensa del mismo que hicieron nuestros antepasados, nuestro Pueblo está vivo y nuestra “lengua navarrorum” aún se puede escuchar en nuestras calles, aunque herida por la espada del imperialismo.

Se acantonó el ejército castellano en el castillo de la cima del monte Malmasín en Arrigorriaga en el año 1173, tras ser expulsado del resto del territorio por las tropas leales al Estado baskón. Pese al Laudo Arbitral Internacional de Londres de 1177 en el que el rey de Inglaterra exigía que retornasen a su país y devolvieran el castillo a Nabarra, continuaron apostados en Malmasín desde donde robaban e infundían temor entre la población. Por este motivo, Sancho de Galdakano y Torrezabal junto con otras familias, vinieron desde la capital del reino, repoblaron y reestructuraron la comarca por mandato del rey de Nabarra.

Construyó Sancho su casa solariega en Galdakao en la comarca de Zabalea, se trataba de una “torre o castillo” además de un nuevo puente sobre el río Ibaizabal, conjunto defensivo cercano a Malmasín. En Bedia se asentó el hijo de Sancho, del mismo nombre que el padre, en la casa-torre de Tosubando.

El primer historiador bizkaíno Lope García de Salazar (1399-1476) en su libro “Bienandanzas y Fortunas”, nombra entre las familias más antiguas e importantes de Bizkaia a la de Galdakano y Torrezabal, así como las de Usansolo y Bedia: “El linaje de Vedia e de Usansolo son de buenos escuderos antiguos e de Vedia es agora principal del Sancho Ortis de Vedia, que se falla que aviene en siete generaciones del cauallero de Galdaño, que fue natural de Nauarra, e vino a poblar allí, e viene de padre en padre”.

En otra parte del mencionado libro, García Salazar data la llegada de los Abendaños a Galdakao: “En el año que la villa de Vitoria (fundada en 1181) era del reino de Nabarra (antes de 1200)”. La familia de los Abendaño se enemistó con los habitantes de Vitoria-Gasteiz, cuyos ciudadanos quemaron sus haciendas, por lo que los Abendaño tuvieron que huir y el último de ellos se refugió en la casa-torre de Tosunbando en Bedia, acogido por el hijo de Sancho de Torrezabal y Galdakano. Desde entonces los Abendaño serán una de las grandes familias asentadas en Galdakano y en el valle de Arratia desde su casa-torre de Urgoiti o Puentelatorre en Bekea.

Las familias de Usansolo, Bedia, Abendaño, Isasi, Aldape, Basozabal, Etxebarri, Legizamon o Arbolantxa y la principal de Galdakano y Torrezabal, serán las familias defensoras del reino baskón frente a los invasores castellanos y las fundadoras de Galdakano, Bedia, Etxebarri y Usansolo. El escudo de Usansolo aún hoy conserva una cadena que sirve de bordadura y que nos indica su ascendencia Nabarra.

La familia de Sancho de Galdakano y Torrezabal es además la constructora de la Iglesia Andra Mari de Elexalde a finales de ese siglo XII en cuyo interior fue enterrada, desplazando así el núcleo de Galdakao hacia Elexalde-Zabalea desde la sierra de Ganguren por donde transcurría el primer Camino de Santiago, el costero, y donde estaba la ermita de Santa Marina. En el pórtico de Andra Mari si hacía malo y si no en el “Guzur Aretxa” plantado en frente, se celebraron desde entonces las Juntas vecinales y se gobernaba en Auzolan o Lorra toda la comarca mencionada, decidiendo por sorteo y a turnos quién acudía a las Juntas de Gernika en representación de la anteiglesia y tomando las demás decisiones mediante el sistema tan democrático como: un “fuego” o caserío, un voto.

El Estado baskón fue creado de abajo a arriba y los Fueros o leyes baskonas que en él se formaron, le dieron al euskera el amparo administrativo y político que necesitaba. Por eso los galdakaneses queremos poner una placa conmemorativa agradeciendo a todas las familias que lucharon contra los imperialistas en defensa de nuestro Estado y de nuestro Pueblo, como tres siglos después tuvo que hacer la familia del futuro San Francisco de Xabier. Como ellos dirían: “Libertate patria, gens libera state”.

2014/11/27

la Unión Europea y la Declaración Unilateral de Independencia

la Unión Europea y la Declaración Unilateral de Independencia
Una nabarra y un nabarro

Constitución de la Unión Europea, artículo I-5: “La Unión respetará la igualdad de los Estados miembros ante los Tratados, así como su identidad nacional, inherente a las estructuras políticas y constitucionales de estos, también en lo referente a la autonomía local y regional. Respetará las funciones esenciales del Estado, especialmente las que tienen por objeto garantizar su integridad territorial, mantener el orden público y salvaguardar la seguridad nacional. En particular, la seguridad nacional seguirá siendo responsabilidad exclusiva de cada Estado miembro”

Si una región de un Estado o en nuestro caso, Nabarra, de dos Estados de la Unión Europea declaráramos unilateralmente nuestra  independencia, la Unión Europea, inicialmente, no podría mostrarse de acuerdo debido a la propia Constitución interestatal que la sustenta por el acuerdo realizado entre los Estados que son miembros. Esto puede parecer un acto insalvable para cualquier nabarro y nabarra…

Una nabarra- ¿Independista, soberanista, estatalista, libertario y patriota?

Un nabarro- ¿Los existe de algún otro tipo?

A decir verdad, ese pensamiento por el cual algunos puedan pensar que es insalvable, obstáculo supremo para volver a recuperar la libertad, demuestra una vez más el alto índice de colonización que muestra nuestra Nación. Pero debemos saber que dicho pensamiento impuesto por los Estados imperialistas de España y Francia, junto a gran parte de los Estados que conforman junto a ello la U.E., quedó destrozado en el año 2010, ya que el Tribunal Internacional de Justicia de las Naciones Unidas, dictó sentencia firme por la cual, una Declaración Unilateral de Independencia es compatible con el Derecho Internacional, pues no viola la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas.

Lo que está claro, de forma inicial, es que ni el Reino de España ni la República de Francia nos reconocerán inmediatamente como un Estado independiente, ya que durante muchos siglos han mantenido sobre Nabarra un sistema colonial sanguinario y brutal, tanto a nivel humano como material.

Por otro lado, tras dicha Declaración Unilateral de Independencia, la U.E., de la cual son miembros los imperios español y francés, no nos considerará, llegado el caso, como un nuevo Estado miembro, pues para ello se debe aplicar el procedimiento de adhesión en vigor, porque así lo estipula el artículo 4.2 del Tratado Constitucional de la Unión Europea.

Pero debemos tener presente otro factor que encontramos en la Constitución de la U.E. En otras palabras, bastaría con que el Estado o Estados concernidos comunicara a la U.E., que la disposición por la independencia ha sido tomada de manera unilateral, es decir, que vulnera su identidad Nacional y su Ordenamiento Constitucional y que, por lo tanto, no cuenta con su acuerdo, para que la declaración de la misma no se produjera.

Este planteamiento imperial que pueden tener uno o los dos Estado miembros de la U.E. que mantienen el esclavista sistema colonial en Nabarra, tampoco es de relevancia para la realización de nuestra Declaración Unilateral de Independencia. La Unión Europa, que sepamos, ni siquiera estaría en condiciones formales de plantearse abordar la cuestión, pues de hacerlo excedería sus competencias vulnerando el principio de atribución, además de ir en contra de la Resolución del Tribunal Internacional de Justicia. Lo único que nos podrían negar si decidimos en libertad los nabarros y nabarras, siendo desde la independencia el único ámbito político posible, es formar parte finalmente de la U.E., pues es probable que cualquier recurso presentado por parte de España y/o Francia contra ello, ante el Tribunal de Justicia de la Unión, nos obligaría a entablar un farragoso procedimiento de negociación para el ingreso en la U.E. de nuestro Estado.

Pero lo que sí es indiscutible, si la independencia de Nabarra se logra finalmente de forma unilateral, ¿lo hay de alguna otra manera? es que nos tendríamos que someter a las bases Constitucionales de la U.E., donde se requiere entre otras muchas cosas para culminar la adhesión, la absoluta unanimidad de los Estados miembros. Algo que se antoja imposible de alcanzar pensando de forma previsible que el Reino de España y/0 la República de Francia,  votarían en contra.

Un nabarro- ¿Nos interesaría estar en la U.E.?

Una nabarra- ¿No crees que eso lo debemos decir los nabarros y nabarras en un referéndum dentro de nuestro Estado, en libertad e independencia?

2014/11/23

La intrahistoria del escudo de la casa de Alba

La intrahistoria del escudo de la casa de Alba
Iñigo Saldise Alda

El pasado 20 de noviembre murió la XVIII duquesa de Alba de Tormes, Cayetana Fitz-James Stuart. En su velatorio se pudo ver junto a la bandera del Reino de España, una bandera azul con el escudo del ducado de Alba. Mi compañera de piso se percató de que en dicho escudo había dos representaciones del escudo del Estado de Nabarra, de los cuales salían dos brazos de armadura, armados cada uno con una espada. ¿A qué es debido esto?

Según la heráldica española y de la cual se hace eco la wikipedia, estos brazos armados están adornados con tabardos y blandiendo espadas; brazos cubiertos con armadura que sostienen una espada y que están adornados con un tabardo. Esto es un paño blasonado que usaban heraldos, reyes de armas y hasta en ocasionalmente algunos caballeros. En este caso, en el tabardo aparecen representadas las armas de Navarra. Estos elementos simbolizan la dignidad de condestable de Navarra que recayó en el condado de Lerín, título que a su vez fue heredado por la casa de Alba.

Bien, pero sabiendo cómo, ¿Desde cuándo la casa de Alba posee el título de condestable de Navarra?

Para responder a esta pregunta debemos retroceder en el tiempo, en la historia, hasta llegar al año 1565, donde la rama principal de la casa de Beaumont entronca con la casa de los Álvarez de Toledo. Esto se debió al matrimonio de Brianda de Beaumont con Diego Álvarez de Toledo, sobrino del titular del ducado de Alba. Estos tuvieron un hijo llamado Antonio Álvarez de Toledo y Beaumont, el cual heredó el título de duque de Alba por la extinción de la rama principal de la familia tras la muerte del anterior titular, Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, junto a la sus hijo en la infancia.

Luis III de Beaumont 1500-Luis III y IV de Beaumont 1508-Luis IV de Beaumont 1512-Brianda de Beaumont 1565
Claro, ¿Entonces también heredó los títulos de conde de Lerín y condestable de Navarra por vía materna o por sus padres?

Pues si físicamente, nos paramos en nuestro viaje en el tiempo que nos permite hacer la historia sí, pero si retrocedemos unos pocos años más, podemos comprobar la ilegitimidad de la posesión de dicho título nobiliario el condado de Lerin, y más claramente aún si cabe en el caso de dicho cargo militar, condestable de Nabarra.

Mientras el condado de Lerin fue un título nobiliario y por ende, de carácter hereditario, el puesto de condestable era público concedido de forma temporal por el rey de Nabarra. Dicho cargo era el que correspondía  al máximo representante del brazo militar en las Cortes soberanas del Reino de Nabarra.

La rama principal de la casa de Beaumont, perdió por sentencia legal de un tribunal nabarro, concretamente situado en la ciudad de Baiona, tanto el despojamiento de la insignia nacional del Estado, el título nobiliario de conde de Lerin, como la condición de caballeros de Nabarra, esto último les desnaturalizada del Reino perdiendo su nacionalidad nabarra. Dicha sentencia firme realizada en el año 1507, fue contra Luis III de Beaumont, su hijo Luis IV y todos sus descendientes. El cargo de condestable de Nabarra, le fue retirado antes a Luis III de Beaumont, todavía cuando era conde de Lerin, por insubordinación y deslealtad a la Corona de Nabarra, es decir, a los legítimos reyes Catalina I y Juan III.

Vale, pero ¿Entonces por qué esta nuestro emblema nacional en el blasón de la bandera del ducado de Alba?

Desde mi personal punto de vista, yo veo que son dos las opciones que debemos tener en cuenta. Luis IV de Beaumont, marqués de Huéscar, estuvo a las órdenes del duque de Alba, Fabrique Álvarez de Toledo y Enríquez en lo que denominó el cronista de este último, Luís Correa, como la Conquista de Navarra por el duque de Alba.

La labor política y militar contra el Estado de Nabarra llevada a cabo por el Beaumont, le valió tras la ilegal titulación del español y uñas largas, Fernando el falsario como rey de Navarra en unas Cortes ilegítimas en el año 1513, su ilegal devolución del título de conde de Lerín, junto a un nuevo otorgamiento del cargo de condestable de Navarra, e incluso su nombramiento con Canciller Mayor del Reyno. Además esta rama de los Beaumont, se convierte en el año 1520 en la primera grandeza de España por el título ilícito de condestable de Navarra, por delante del mismísimo duque de Alba, que es quien numeró a las originarias veinticinco casa nobles españolas por mandato del emperador Carlos I de España, V de Alemania e ilegítimamente IV de Navarra, siendo la casa de Alba la segunda grandeza de España. Así pues, dicho cargo militar, originariamente del Reino de Nabarra, fue transformado a un título nobiliario del Reino de España.
Pendón o bandera perteneciente a la casa de Alba. Escudo partido. 1º cuartelado, 1 y 4 losanjado de oro y azur que son de Beaumont, 2 y 3 de gules trae carbunclo cerrado y pomelado de oro, con una esmeralda verde en forma de losange en abismo que son por condestablesa de Navarra. 2º ajedrezado de azur y plata (más piezas que el original que es de 15) que son de Álvarez de Toledo-Alba de Tormes. Orden por grandeza de España.
Con ello, la rama principal de la casa de Beaumont, volvió a engalanar su blasón con las armas de Nabarra, sustituyendo a las armas del reino de España que llevaba el propio Luis IV de Beaumont en el momento de violar la paz existente en el Reino de Nabarra en el año 1512, desde su expulsión del Reino en el año 1507.

Por otro lado, yo me inclino más por pensar que dicha aparición de nuestro emblema nacional en la bandera y escudo del jefe de la invasión y ocupación de nuestra tierra, fue debido a una imagen simplista, en la cual vemos al duque de Alba, Fabrique Álvarez de Toledo y Enríquez como conquistador por las armas del Reyno de Navarra, todo un orgullo patrio para la casa de Alba, cuyo lema es:

Tv in ea et ego pro ea, que viene a ser Tu en ella y yo en su favor Tu en ella y yo por ella, o lo que es lo mismo, Dios en la Patria y yo por la Patria. No nabarra, sino española por supuesto.

NAFARREN BILTZARRA 2014


IBILBIDEA
11:30: Kalejiraren irteera Udal plazatik, Merkaderes, Estafeta, Ahumadako dukea, Karlos III, Gaztelu plaza, Sarasate pasealekua. Foruen monumentuaren aurrean bukatuko da.

EGITARAUA
Kalejirari harrera txalapartarien eskutik. Ondoren kalejiran parte hartutako dantzarikin batera “jauziak” dantzatuko dugu.

EKITALDI ZENTRALA
13;00 Irrintzia: Karmele. LERINgo KONDEAREN saria Roberto Jimenezentzat eta NAFARROAKO PEDRO MARISKALAren saria KONTUZ! Elkarteari. Bersolaria: Julio Soto. Pregoia: Fermin Balentzia. Kantautoak: Peio Zabalza eta Gerard Ihidoi. Akordeoislariak: Bittor eta Serafin, Nafarroako hereserkia joz.

BAZKARI HERRIKOIA
ARRANO ELKARTEA Redin, 2 – behea 160 lagunentzat

MENUA
ARBIZUKO TXISTORRA PINTXOAK.
ENTSALADAK.
HARAGI ERREA PATATA ETA PIPERREKIN.
ETXEKO FLANA ESNEGAINA EDO TXOKOLATEAREKIN.
OGIA, ARDOA, SAGARDOA, GASEOSA, KAFEA.

PREZIOA BURUKO 16,00€


telefonoak: 948 269.536 – 659 392.108

2014/11/20

Caesar de Borgia y Cattanei

Caesar de Borgia y Cattanei
Iñigo Saldise Alda


Nació en Roma en el año 1475, nacido de la relación existen entre el cardenal Roderic de Borgia y de su amante estable, Vannozza Cattanei. En el año 1481, el Papa Sixto IV le otorgó los primeros cargos eclesiásticos. Pero no sería hasta el año 1491 cuando comenzará su relación con el Reino de Nabarra, eso sí, momentáneamente de forma efímera. Eso ocurre tras morir el obispo de Pamplona en Roma. Caesar de Borgia fue nombrado como su sucesor por otro Papa, Inocencio III, y dicho cargo lo ostentó de forma administrativa hasta el año 1502. Cuando comenzó su relación con el Estado de Nabarra, el joven Borgia se encontraba estudiando Derecho Canónigo en la ciudad de Pisa.

En un principio provocó las airadas protestas tanto de los reyes de Nabarra, Catalina y Juan, como del Clero nabarro, pero ante el extraño apoyo a Caesar de Borgia por parte del rey Fernando II de Aragón, Sicilia, consorte de Castilla y León, los Jefes de Estado nabarro aceptaron la designación papal. A continuación, el cabildo pamplonés intentó sin éxito que las iglesias y monasterios de las zonas de Gipuzkoa y de Aragoi, antiguas tierras pertenecientes al Estado de Nabarra, dependieran nuevamente del obispado de Iruinea.

Es en el año 1493, con su padre investido ya como emperador de la cristiandad bajo el nombre de Alejandro VI, cuando fue elegido por éste para el cargo de Cardenal junto a otros jóvenes nobles. Pero en el año 1497, siendo aún arzobispo de Valencia, la aparición del cuerpo muerto de su hermano Juan en el río Tiber, provocó su abandono de la carrera eclesiástica, al suceder a su difunto hermano como capitán general de los ejércitos pontificios.

Heráldica 1: Escudo terciado. 1º cortado de azul tres flores de lis que trae de Francia y fajado de oro y sable, tres y tres, que es de Oms. 2º de gules dos llaves entrecruzadas de plata hacia la diestra y de oro hacia la siniestra  sobre palio papal de oro que las cubre, unidas por un cordón de azur que trae de los Estados Pontificios. 3º cortado de oro un buey pasante de gules terrasado de sinople con bordura de oro con ocho llamas de sinople que es de Borgia y de azur tres flores de lis que trae de Francia. 

Ya como militar y político, participó en innumerables campañas dentro de la Península Itálica, donde varios reyes europeos tienen su particular tablero de operaciones. Su aportación a la causa francesa en el Ducado de Milan, mediante una alianza firme entre Francia y el Papado, le valió para recibir de parte de Louis XII, monarca francés, el Ducado de Valentinois.

En el año 1498, Caesar de Borgia se hizo cargo de la administración de las posesiones de los Borgia. También renunció formalmente al púrpura con el consentimiento total del colegio cardenalicio. Esto fue debido a su contrato matrimonial con Carlota de Albret, hermana del rey consorte del Estado de Nabarra, Juan de Albret. El matrimonio se celebró en Blois, Francia.

En el año 1501 fue titulado señor de la Romaña y acude junto al ejército francés al Reino de Nápoles, ocupando solo las tierras que se habían acordado en el Tratado de Granada con el rey español Fernando II de Aragón, Sicilia, Castilla, León y Granada. Fernando ya con contaba por aquel entonces con el título de el Católico desde el año 1494, debido a una concesión del padre de Caesar de Borgia, el Papa Alejandro VI. Esto ocurrió tras la bula papal sancionada por éste último, en la cual autorizaba a los reyes de España y Francia a repartirse el Reino de Nápoles, tras ser desposeído del mismo su titular Federico de Aragón y Chiaromonte.

El extraño juego político y diplomático realizado entre Caesar de Borgia y Louis XII de Francia, provocó la insurrección de los capitanes del romano en el año 1502. Tras pedir ayuda al Reino de Francia y al Ducado de Florencia, estos últimos enviaron como emisario a Maquiavelo, la insurrección de sus capitanes terminó con la estrangulación de todos sus cabecillas.

Mientras las disputas y combates seguían en casi toda la Península, el papa Alejandro VI murió en el año 1503. Caesar de Borgia con un ejército de doce mil hombres, intentó influenciar en el cónclave cardenalicio. Inicialmente consiguió retener el cargo de capitán general del ejército de los Estados Pontificios. Inmediatamente buscó la alianza con el Reino de Francia intentando que fuera elegido el candidato francés, el cardenal Georges d’Ambroise.

Con pudieron comprobar los embajadores del Estado de Nabarra presentes en Roma, la presión ejercida por diferentes embajadores, hizo que el ejército de Caesar de Borgia se retirara de Roma. Pero finalmente salió elegido el cardenal Francesco Nanni Todeschini Piccolomini como Pio III. Pero murió a los pocos días, concretamente veintiséis después de acceder al cargo, y sin poder participar activamente de las intrigas políticas existentes en la corte imperial de cristiandad.

Así pues finalmente fue el cardenal Giuliano della Rovere quien fue nombrado Papa bajo el nombre de Julio II. El nuevo Papa y su familia eran acérrimos enemigos de los Borgia, y además contaba con el apoyo de los reyes de España, los Católicos Fernando e Isabel. Todo esto provocó un debilitamiento total de Caesar de Borgia, una vez siendo relevado del cargo de capitán general del ejército de los Estados Pontificios.

El rey español Fernando el Católico, intentó atraerse para sus intereses sobre la Península Itálica al duque de Valentinois, pero Caesar de Borgia huyó de Roma con la intención de unirse al ejército francés, algo que no logró al ser descubierto por tropas del pontificado que lo condujeron a Roma en calidad de preso. Este acto dejó bien claro al rey Fernando el Católico, cual era el posicionamiento político con respecto al Reino de España por parte del romano.

Tras una temprana liberación, Caesar de Borgia acudió al Reino de Nápoles, donde fue recibido por el virrey español Gonzalo Fernández de Córdoba. El Papa protestó ante los reyes de España, pero mientras tanto y por iniciativa propia, el Gran Capitán había detenido a duque de Valentinois y lo había encerrado en Castilnovo. Esta iniciativa del español le valió los elogios y felicitaciones de los reyes Católicos. Tras ello el prisionero romano fue trasladado en galeras hasta España, siendo inicialmente encerrado en Chinchilla, para su posterior traslado al castillo de la Mota, en Medina del Campo. Esto ocurrió una vez muerta la reina española Isabel la Católica.

Tras casi dos años de cautiverio, en el año 1506, el duque de Valentinois logró fugarse de la prisión-castillo de la Mota. Para lograrlo contó con la colaboración del noble castellano, el conde de Benavente. Este sobornó a través del confesor de Caesar de Borgia, fray San Martín, al criado del alcaide de la fortaleza, García de Mayona. A pesar de que fueron descubiertos y la soga por la que se deslizaba el romano fue cortada, los hombres del conde de Benavente que le esperaban fuera, lograron sacarlo del foso, lo montaron a caballo y lo llevaron a Pozálvez, dentro de las tierras del noble castellano, el cual era amigo personal de los reyes de Nabarra.

Con la firme intención de conseguir embarcar para llegar al Reino de Nabarra, el duque de Valentinois abandonó las tierras del noble castellano fingiendo ser un mercader.  Una vez en Santander se disfrazó de nuevo y acompañado de unos comerciantes vascos embarcó en un navío. El estado de la mar le impidió continuar más allá de Castro Urdiales. Es entonces cuando decidió alquilar tres mulas  en convento de Santa Clara y llegó al Estado de Nabarra rumbo Bermio, Vergara, Atallo y tras pasar el puerto de montaña de Azpiroz, llegó finalmente a Iruinea, concretamente el día 3 de diciembre del año 1506, donde fue recibido y  acogido por su cuñado el rey consorte de Nabarra, Juan de Albret.

Juan de Albret, III de Nabarra, le nombró inmediatamente condestable y capitán general del Reino. Su misión fue clara, la de defender las fronteras del Estado de Nabarra con las del Reino de España, más concretamente con las tierras de Castilla. Y a su vez, lograr detener al desleal Luis III de Beaumont, conde de Lerin, por su actitud belicosa, sediciosa y desleal contra la Corona, el Estado y la Patria Nabarra.

Heráldica 2: Escudo terciado. 1º partido de gules dos llaves entrecruzadas de plata hacia la diestra y de oro hacia la siniestra  sobre palio papal de oro que las cubre, unidas por un cordón de azur que trae de los Estados Pontificios y fajado de oro y sable, tres y tres, que es de Oms. De gules carbunclo de oro que trae de Nabarra con escudete en forma de losange cuartelado  1 y 4 de azur con tres flores de lis que trae de Francia, 2 y 3 de gules pleno propios del linaje antiguo, todo son de Albret. 3º cortado de oro un buey pasante de gules terrasado de sinople con bordura de oro con ocho llamas de sinople que es de Borgia y de azur tres flores de lis que trae de Francia. 

Caesar de Borgia partió inmediatamente hacia la frontera, sitiando a su paso la plaza de Larraga, leal al traidor beaumontés. Esta Fortaleza está confiada por Luis III Beaumont a Ogier de Berastegi, quien era uno de sus capitanes. Una vez tomada, salió al encuentro del conde de Lerin hasta Mendavia, muy cerca de Biana, plaza legal del patrimonio de la Corona, la cual estaba ocupada por Luis III de Beaumont y además estaba reclamada por el Reino de España.

El capitán general de Nabarra contó para su tarea militar, con un ejército formado por mil caballeros, doscientos lanceros, ciento treinta hombres de armas y cinco mil infantes, más alguna pieza de artillería. La intención era rendir el castillo de la localidad por hambre. Pero el conde de Lerin consiguió avituallar la fortaleza de Biana en dos ocasiones. En la segunda los renegados beaumonteses aprovecharon una espantosa tempestad, mientras que Caesar Borgia, que estaba poco habituado a la rudeza de las tropas nabarras, mantuvo a sus hombres cobijados.

La alarma sonó en la localidad. Caesar de Borgia, condestable de Nabarra, sobrecogido se vistió rápidamente y tomó las armas. Subió en su silla de montar y sin dar órdenes ni a su escolta, salió a toda velocidad del recinto por la puerta y el bulevar de la Solana, soltando innumerables blasfemias y gritando a pleno pulmón:

“¿Dónde está? ¿Dónde está este condecillo?”

Pero tres de los guardianes del conde de Lerin, entre ellos Garcés de Agreda y Pedro de Allo, esperaron al capitán general del ejército nabarro en un barranco, donde el primero de ellos consiguió traspasar a Caesar Borgia con una lanza, al no llevar puesto éste la cota de malla. El incidente duró ciertamente una exhalación. Rápidamente el ropaje, el escudo, la armadura y el armamento del duque de Valentinois y condestable de Nabarra, fueron robados, dejando únicamente el cadáver desnudo en el campo de batalla.

Nada más ser informado, en ese mismo año 1507, el rey de Nabarra se presentó en el lugar conocido como la Barranca Salada, donde se encontró el cadáver desnudo del capitán general y condestable de Nabarra. Éste estaba muy ensangrentado y totalmente acribillado de heridas. Tras ordenar cubrir el cuerpo con una manta, Juan de Albret ordenó su traslado a la iglesia de Santa María en Biana, y dispuso que se erigiera una tumba monumental en dicho lugar.

2014/11/19

TREVIÑO DE UDA, LA INVASIÓN CONTINÚA

TREVIÑO DE UDA, LA INVASIÓN CONTINÚA

Un Treviño burgalés y castellano, sólo tiene sentido como enclave medieval español en tierra del Estado de Nabarra, buscado debilitar una futura recuperación del Estado baskón, es por tanto reflejo de la invasión militar que continúa.

Los Belasko eran una de las familias baskonas fundadoras del reino nabarro, que en la Alta Edad Media controlaban las comarcas de Pamplona, Estella y Alaba entre otras. Los Belasko derrotaron al ejército musulmán en las Conchas de Arganzón al sur del valle de Uda en el año 801, quedando en sus manos lo que se llamará: "Alaba y Al Quila". Durante los siglos VIII y IX Alaba era conocida como "la puerta de la cristiandad" y fue atacada constantemente en razzias menores por tropas musulmanas entre los años 791 y 878. En el año 816 los Belasko, con gentes venidas de la Sakana, Burunda y Alaba, derrotaron al ejército musulmán del emir de Córdoba en el valle de Orón (río Orancilo, al sur de Miranda de Ebro) y en el desfiladero de Pancorbo. Esa fue la frontera musulmana.

El hijo del primer rey de Nabarra, Eneko Garçea II (860-882), cerró casi definitivamente Alaba a los musulmanes, con los castillos de Zaldiaran que controlaba el paso norte del valle de Uda hacia la Llanada alabesa y el de las Conchas de Arganzón que controlaba el paso sur, lo que marcaría también el inicio de la recuperación del reino baskón frente a los musulmanes. Reinando Sancho III el Mayor, en el documento del monasterio de San Millán de la Cogolla de La Rioja conocido como “la Reja de San Millán” del año 1025, aparece la población de “Rigo de Ivita”, se trata una población de la comarca del río Uda, hoy deformado como río Ayuda (ibai-Uda). En “De Rebus Hispaniae” de Ximénez de Rada de principios del siglo XIII, aparece escrito “Ibida”, donde “ibi” es “vado”, por tanto vado del río Uda, el cual desemboca en el Zadorra a la salida del valle y pocos kilómetros después en el Ebro.

Tomás Urzainki en su libro “La voluntaria conquista” comenta que el “Rey Sancho el Sabio comenzó la reorganización jurídica en Araba con un gran desarrollo concejil y con la promulgación jurídica del Fuero de Laguardia, que le otorgó en 1164. Continuó en 1172 al otorgar el Fuero a la plaza de San Vicente de la Sonsierra. Siguió en fecha no determinada con el Fuero de Treviño, situado en el acceso hacia el interior de Navarra por el valle del río Ayuda. Éste quedó en 1163 en el Realengo del Rey de Navarra, no pasando a poder de Castilla hasta el año 1204. El otorgamiento de Treviño parece una adaptación del Fuero de Laguardia, coetáneo de los de Antoñana y Bernedo (para entonces ya lo habría recibido Lagran). No se ha conservado el texto de este Fuero que sirvió des¬pués de modelo al que se extendió a Labastida. En septiembre de 1181 continuó la organización jurídica con la promulgación del Fue¬ro de Vitoria”.

La tenencia de Uda fue creada en el siglo XI por los reyes de Navarra y Sancho el Sabio dio carta de villa en la segunda mitad del siglo XII al término que se denominó Treviño de Uda, allí donde el río Arrieta se une con el río Uda, probablemente sobre la población de Ibida. Fue su hijo Sancho VII el Fuerte el que mandó construir el castillo de Treviño de Uda, sobre una fortaleza anterior, quedando dentro del patrimonio real de la corona nabarra. Además, Sancho VI otorgó carta de villa a otras muchas poblaciones de la frontera sur del reino como a Guarda de Nabarra (Laguardia), Antoñana, Bernedo o Lagran, con ello quería reforzar la frontera ante los ataques castellanos. El experto en historia alabesa Iñigo Domaika explica que: “La Tierra de Uda (hoy Treviño) sería todo el valle del río Ayuda incluyendo la zona de Urizaharra-Peñacerrada, salvo la zona de Markinez (Bernedo), nacedero del río Ayuda, que pertenecería a la Tierra de Izki”.

Los tenentes eran recaudadores de impuestos, ejecutores de justicia y defensores del reino de Nabarra en nombre del rey, normalmente encabezaban varias tenencias de las cuales podrían ser movidos por la corona según las necesidades del reino. Los tenentes nabarros documentados que gobernaron el valle de Uda fueron: Albaro Munioz (1182 en Trevíno), Albaro Vetus (1184 Trevínno) o Semen de Burueta (1189 Trevinium y Trevenno).

El rey de Castilla Alfonso VIII retomó la conquista de Nabarra en 1199. Alfonso VIII atacó por Pancorbo y cercó la villa de Vitoria. No pudo tomar los castillos de Portilla, Treviño de Uda, Toloño, Laguardia y las cuevas de Arana, tampoco se rindieron a sus pretensiones los castillos de Ausa y Ataun (los dos últimos hoy en Gipuzkoa y los demás en Alaba), por lo que dirigió el invasor castellano sus tropas hacia los castillos de San Sebastián (la Mota), Hondarribia, Aitzorrotz (Arlaban, Alto Deba), Beloaga (Oiartzun) y Mendikute (Arzorozia).

El coetáneo Ximénez de Rodríguez de Rada, historiador del invasor Alfonso VIII, en su crónica latina laudatoria de nombre “De Rebus. Hispaniae”, lo narra: "Así, pues, el noble rey Alfonso obtuvo (sic) Vitoria, Ibida (tenencia de Uda), Alaba y Gipuzkoa y sus lugares fortificados y castillos, a excepción de Treviño (la villa y el castillo) que le fue entregado más tarde a cambio de Inzura. Asimismo entregó Miranda a cambio de Portilla. Adquirió (sic) San Sebastián, Fuenterrabia, Beloaga, Zeguitagui, Aizcorroz, Aslucea, Arzorocia, la vieja Vitoria, Marañón, Aussa, Athavit, Irurita y San Vicente”.

Los soldados nabarros junto con los habitantes de Treviño de Uda y su castillo, resistieron 4 años a los castellanos, así como la cercana fortaleza de Portilla que intentaban cerrar el paso por el sur de las tropas castellanas. Portilla fue cambiada por Miranda de Arga. Portilla aparece en el escudo de Alaba, remarcando que era la “puerta” o “portilla” fiel al reino nabarro. Aunque controlaban militarmente el valle, sólo consiguieron los invasores castellanos hacerse con el castillo de Treviño y la villa mediante un trueque con el rey de Nabarra Sancho VII el Fuerte a cambio de la fortaleza de Inzura en las Ameskoas. Peñacerrada-Urizarra que estaba dentro de la tenencia de Uda y la Sonsierra de Nabarra (territorios actuales de Rioja alabesa, San Vicente de la Sonsierra-Ábalos y las tierras de Bernedo), continuaron dentro del reino baskón: "En 1222 Sancho el Fuerte nombró tenente de Peñacerrada a Martin Yeneguez” .

La lucha por su libertad de los baskones debió de ser encarnizada, según describe en el libro “Sancho III el Mayor” el doctor en historiar José Luis Orella Unzué. “Las tropas de Alfonso VIII y tras un asedio prolongado y sangriento de la ciudad, se apropiaron de Vitoria y de las restantes villas burguesas fundadas por los reyes navarros, a excepción de Portilla, Treviño y Laguardia”

El nombre de Treviño no aparece documentado hasta finales del siglo XII como hemos visto, en el siglo XIII aparece en el libro “De Rebus Hispaniae” de Ximénez de Rada y en la nueva carta de villa que le dará Alfonso X Castilla en 1254 (no se conserva el fuero original nabarro), pero al principio se usará muchas veces el nombre compuesto de “Treviño de Uda”.

En la crónica del rey castellano Alfonso XI (del s. XIV) podemos leer el siguiente texto: "Acaesció que antiguamente desde que fue conquistada la tierra de Álava y tomada a los navarros, siempre tuvo señorío apartado (...). Y en todos los tiempos pasados ningún rey no tuvo señorío en esta tierra, ni puso en ella oficiales para hacer justicia, salvo en las villas de Vitoria y Treviño que eran suyas". Por tanto, la tenencia nabarra de Uda así como la villa de Treviño de Uda, pasó al patrimonio particular de los reyes de Castilla tras su sangrienta conquista.

En 1366 Enrique II rey de Castilla entregó el realengo de Treviño al adelantado Mayor de Castilla Pedro Manrique como pago a los servicios prestados en la expulsión de los musulmanes de la península ibérica. La familia de los Manrique convirtió Treviño en condado en 1453. Los condes de Treviño se hicieron duques de Nájera desde 1482, Virreyes de Navarra tras la conquista de 1512-24 de parte central del reino baskón y Grandes de España desde 1520, pero nunca habitaron en el condado treviñés.

En 1417 Treviño de Uda formó parte de la primera Hermandad de Alaba junto con las villas de Vitoria-Gasteiz y Salvatierra-Agurain para el control de malhechores, contra el abuso de los señores y para impartir justicia, Hermandad de la que se ve separada en 1458. En 1832, cuando se crearon la provincias españolas que hoy conocemos se repartieron los enclaves, Treviño fue de las pocas excepciones (de los 9 “exclaves” o “enclaves” totales, siendo el segundo territorio más extenso) y quedó adscrito administrativamente a la provincia castellana de Burgos contra la voluntad de sus habitantes, los cuales nunca pertenecieron a Burgos hasta entonces, e intentarán los treviñeses volver a Alaba tanto en 1940 como en 1958, con el plebiscito favorable de más del 95% de la ciudadanía, voz del pueblo treviñés desoída por las autoridades españolas.

2014/11/18

Hausnarketak: Euskal Herria eta Nabarra

Hausnarketak: Euskal Herria eta Nabarra
Ion Izagirre

Navarra: el propio nombre surgió, curiosamente, a raíz de la famosa expedición de Carlomagno, en el año 778.

Hasta ese momento, y desde la más remota antigüedad, se hablaba únicamente de territorio de los vascones, nombre que durante largo tiempo estará reservado a aquéllos a los que un día se llamará "navarros", y que posteriormente designará -a partir de las invasiones bárbaras- al conjunto de quienes en la actualidad denominamos los "vascos". Posteriormente, esta última denominación tendrá cierta tendencia a no incluir a los navarros... a la espera de un día en que desaparezca totalmente esa discriminación, tan contraria a la historia antigua, como a la etnología de todos los tiempos.

El significado de la palabra "Navarra" permanece controvertido. La opinión más extendida la hace derivar de la palabra antigua "nava", que significaría "llanura rodeada de montañas", nombre que posteriormente se habría extendido al conjunto del territorio que en la actualidad conocemos bajo dicha designación. Manuel Lekuona, por su parte, pensó en un origen árabe de la denominación: los árabes, habituales de la región del Ebro, la habrían llamado "el país del río", nahar, y el nombre se habría extendido un día a la totalidad del Reino. Para otros, finalmente, la palabra navar sería el nombre de un pueblo, quizás indoeuropeo (de manera que navardum, a dos pasos de la frontera oriental de Navarra, sería "la villa, dun, de los Navars", y este nombre habría sido impuesto con posterioridad a los vascones indígenas de la antigüedad). ¿Pero quiénes eran los "navars"? Estamos de nuevo en el punto de partida...

¿De cualquier forma, hay que buscar siempre un sentido a los nombres de los pueblos? Después de todo, basta con que el nombre de Navarra se haya finalmente impuesto y que resuene armoniosamente, hasta el punto de servir en ocasiones como clave de confluencia feliz, quedando para siempre cargado de gloria y de poesía.

Testu hau Pierre Narbaitz euskaltzaleak idatzitako Navarra, o cuando los vascos tenían Reyes liburutik aterata dago. Gaur egun, ordea, lurralde hau izendatzeko beste hitz batzuk erabili ohi dira: Euskadi, Euskal Herria, Nabarra... Baina, izendapen hauek errealitate berdina deskribatzen dute? Edo azken urteetan sortu den nahasmen interesatuaren ondorio dira? Aztertu ditzagun.

Euskadi, ez daukat dudarik, XX. mendean asmatutako izendapen interesatua da. Gogoratu behar dugu Bizkaiko kondea (Haroko Diego Lopez II.a, Gaztelak eman zion Konde titulua) izan zela 1.200. urtean Nafarroa maritimoaren konkista erraztu zuena: ia 800 urte beranduago jarrera berdina garatu zutenek sortu zuten Euskadi izendapen artifiziala, Espainiako boterearen aurrean elite edo burgesiaren interesak defensatzeko, baina lurralde horretako errealitatea errespetatu gabe. Hortik euskaldunak eta nafarrak desberdintzeko joera (Pierre Narbaitzek aipatzen duen moduan).

Euskal Herria. Euskaldunen herria. XX. mende amaieran politikoki garrantzi haundia hartu duen izendapena, baina lehen aldiz XVI. mendean agertzen dena. Egokia al da gaur egun ematen zaion erabilera politikoa? Esan dudan moduan, Euskal Herria = euskaldunen herria, baina zein da herri hori? Nere ustez, lehen aldiz konkista ondoren agertzen den izendapen hau, errealitate kultural eta etniko bat deskribatzeko baliagarria da, baina ez izaera politiko eta juridiko propioa izan dituen estatu bat izendatzeko. Gaur egun, Euskal Herriak errealitate kultural eta etnikoa bakarra osatzen du, baina ez dauka sostengua emango dion erraminta politiko edo juridikorik; eta euskaldunen herriak estatu eta instituzio propioak izan dituenean, ez da Euskal Herria izendapean izan.

Ez dugu ahaztu behar IX. mendetik XVIII. mendera arte euskaldunok estatu propioa izan genuela, ezaugarri juridiko eta politiko bereizgarriekin: Nabarra. Eta gaur egun errealitate instuzional hori Espainiako eta Frantziako estatuek janda ikusten dugu; Euskal Herria bada, euskaldunon kultura (neurri haundiago edo txikiagoan) bizirik jarraitzen bait du lurralde osoan. Baina politikoki eta juridikoki banatua dago euskaldunen herria, bi estatu ezberdinek bereganatuta.

Horregatik, nere iritziz, Euskal Herria edo euskaldunen herria elkartuko duen estatu bat aldarrikatu behar dugu; azken bost mendeetan zehar ukatua eta bortxatua izan den estatua berpiztu behar dugu, Nabarra. 

2014/11/14

Juan de Beaumont y Curton

Juan de Beaumont y Curton
Iñigo Saldise Alda

Heráldica 1: Escudo partido. 1º de gules trae carbunclo cerrado y pomelado de oro que es de Nabarra, 2º losanjado de oro y azur propios del linaje paterno.

Nacido en el año 1419, fue el segundo hijo del alférez de Nabarra, Carlos de Beaumont y Lizarazu y de su segunda esposa Anne de Curton y Albret, señora de Guiche. Según las costumbres de la época, al no ser el primogénito, sus estudios los realizó en la Corte de Nabarra, los cuales fueron inicialmente encaminados hacia una vida religiosa.

Pero antes de poder iniciar su vida religiosa, siendo muy joven todavía, en el año 1432 muere su padre y heredada la baronía de Beorlegi, junto a sus rentas. Posteriormente fue nombrado por la reina de Nabarra, Blanca de Evreux y Trastámara, como ayo del príncipe de Biana, ejerciendo así desde entonces la importante tarea de ser el tutor del heredero a la Corona de Nabarra, Carlos de Trastámara y Evreux.

Corría el año 1435, cuando Juan de Beaumont y Curton ingresó como caballero y fraile en la Orden Religiosa y Militar de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén y Rodas. La mismísima reina Blanca de Evreux, se aseguró de que la nueva vestimenta negra con una cruz blanca que comenzó a portar por aquel entonces frey Juan de Beaumont, no le causara impedimento alguno en su importantísima tarea de seguir siendo el tutor de Carlos de Biana. Incluso, ese mismo año, la reina de Nabarra le otorgó dos títulos de gran responsabilidad; estos fueron el de Preceptor y el de Guarda Mayor del príncipe nabarro.

Nuevamente en el año 1438 y ante un viaje de frey Juan de Beaumont a la isla de Rodas, la reina de Nabarra ratificó al beaumontes en dichos puestos con sus correspondientes salarios.

Frey Juan de Beaumont, pese a las firmes normas de celibato de la Orden de los Hospitalarios, tuvo su primer hijo en el año 1439. También ese mismo año recibió por nombramiento de Blanca de Nabarra, el trascendente cargo de Canciller del Reino. Con dicho título y por tanto como una gran autoridad del Estado de Nabarra, acudió con un importante séquito a la villa de Bilbo, para recibir y escoltar hasta el palacio de Olite a la bella Agnès de Clèves, prometida del príncipe de Biana.

Ese mismo año, frey Juan de Beaumont firma como testigo el acta notarial del testamento realizado por la reina Blanca de Evreux, I de Nabarra, donde una pequeña clausula permitió la legitimidad de usar el título de rey de Nabarra a su marido Juan de Trastámara y Sánchez de Castilla, mientras que la gobernación del Estado nabarro era para el príncipe de Biana.

Al año siguiente y como primer ministro del príncipe Carlos de Biana, formó parte de la comitiva comandada por la reina de Nabarra, que acompañó a la infanta de Nabarra, Blanca de Trastámara y Evreux, hasta la ciudad de Logroño, donde fue “entregada” por la reina Blanca de Nabarra a los castellanos Pedro Velasco conde de Haro, a Iñigo López de Mendoza señor de Hita y a Alfonso de Cartagena obispo de Burgos, que habían ido a la ciudad riojana a recogerla en nombre de su prometido el príncipe de Asturias, Enrique de Trastámara y Aragón-Trastámara.

Finalmente, el Maestre de la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén y Rodas, en el convento y sede central de la Orden, nombró (Gran) Prior de la Orden para Nabarra a frey Juan de Beaumont en el año 1441. Esto fue por un periodo inicial de diez años; dicho cargo le fue confirmado desde Rodas cada decenio hasta su muerte.

Tras la muerte de la reina de Nabarra sobrevenida ese mismo año, el príncipe de Biana pasó a ser el lugarteniente del Reino, mientras que su padre Juan II mantuvo el título de rey de Nabarra. Todo ello a pesar de estar dicha política en manifiesto contrafuero en el cual, se prohibía expresamente que un extranjero heredara el título de rey de Nabarra. De esto tuvo la culpa el testamento de Blanca I de Nabarra, lo que obligó a uno de sus firmantes, el Prior Juan de Beaumont, a aconsejar al príncipe calma y sosiego en sus legítimas pretensiones sobre la Corona de Nabarra. Carlos de Biana formalizó tras ello, el nombramiento del Prior de San Juan de Jerusalén como miembro de su Consejo personal. Por otro lado, Juan II de Nabarra agradeció la labor mediadora del beaumontés, mediante la cesión del castillo de Tiebas, una vez reconstruido, junto a todas las pechas, rentas y derechos reales del lugar. En el año 1442 cobraba también de los concejos del valle del Roncal.

El legítimo heredero, en el trascurso del año 1443, nombró al Prior de San Juan de Jerusalén como su Camarlengo Mayor y Capitán General del Reino.

Ya entrado el año 1444, el Prior de la Orden Hospitalaria de Nabarra, recibió de Rodas, concretamente del Maestre de la Orden, Juan de Lastic, una notificación para acudir a su presencia como abanderado de la Orden que era el Prior sanjunista de  Nabarra, donde discutirían aspectos importantes de la defensa de Rodas que era continuamente atacada por los musulmanes.

En el año 1445, ante la ausencia continuada del rey Juan de Trastámara  del Reino de Nabarra, el príncipe de Biana reafirma al Prior Hospitalario en el cargo de Canciller Mayor del Estado nabarro. La buena gestión de las labores de gobierno junto a Carlos de Biana, le vale además para recibir por donación por parte de Juan II de Nabarra del castillo, el horno y el molino  de Cascante. También ese mismo año le volvió a conceder el señorío de Milagro, con su castillo, rentas, junto a su jurisdicción baja y mediana.

El príncipe de Biana también llegó a premiar esta labor al Prior Juan de Beaumont en el año 1447, y fue mediante la donación de los lugares de Santacara, Murillo el fruto, con los sotos del rey incluidos y diversas franquicias en Melida.

Además el Prior Juan de Beaumont consiguió que el asiento que ostentaba en las Cortes la Orden de los Hospitalarios, dentro del denominado brazo o estado eclesiástico, precediera al del Prior de Roncesvalles, el cual tradicional e históricamente iba antes al ser más antiguo. Aun así, esto no suponía la violación de la Ley del Reino de Nabarra, ni el de la Constitución de las Cortes.

En el año 1448 compró al príncipe de Biana la villa y castillo de Corella con todas sus rentas, derechos. Además ese mismo año, el Prior sanjuanista comienza la construcción, tras la necesaria aprobación del cabildo pamplonés primero y del mismísimo Estado Pontificio después, de un hospital de freires comendadores en los mismos terrenos que habían alojado antes en Gares, a un templo de los Templarios. Esta nueva Hermandad, a la cual se le llamó del Crucifijo, fue establecida por el Capítulo de la Orden de San Juan reunido en Olite. Fue un Hospital para los peregrinos que iban a Santiago de Compostela, algo que no le impidió prosperar al contar con grandes ingresos, pues entre sus cofrades se encontraban gran número de nobles de Nabarra, encabezados por el rey Juan II y por su hijo el príncipe Carlos. El escudo pintado que coronaba el interior del templo junto a varios escudos de la Orden Hospitalaria, fue un escudo cuartelado con las armas del Reino de Nabarra y las del condado de Evreux, exclusivamente.
Heráldica de los escudos de la Iglesia del Crucifijo en Gares

a) Escudo de sable cruz blanca con ocho puntas que representa las ocho bienaventuranzas y es de la Orden del Hospital y Militar de San Juan de Jerusalén.

b)    Escudo cuartelado 1º y 4º de gules trae carbunclo cerrado y pomelado de oro, con una esmeralda verde en forma de losange en abismo que es de Nabarra. 2º y 3º de azur sembrado de flores de lis de oro con una banda componada de plata y gules, tres y tres, que son de Evreux.

c) Escudo de gules cruz blanca con ocho puntas que representa las ocho bienaventuranzas y es de la Orden del Hospital y Militar de San Juan de Jerusalén y Rodas.

Como Consejero personal del príncipe de Biana y Canciller Mayor del Reino, atendió numerosas delegaciones internacionales en la Corte de Olite. Principalmente las derivadas por las andanzas de Juan II de Nabarra en el Reino de Castilla y León, intentando en todas ellas separar dichas acciones de interés personal a las que podrían los nabarros en interés Estatal. Pero finalmente, en el año 1451, tropas castellanas invadieron y ocuparon algunas tierras del Reino de Nabarra. Así pues, como Capitán General de Nabarra, el Prior Juan de Beaumont fue a socorrer a la villa de Biana, logrando levantar el sitio que sufría, el cual era realizado por unas tropas invasoras castellanas superiores en número a las nabarras.

Ese mismo año, el Prior Juan de Beaumont a la cabeza de tropas nabarras en auxilio de la plaza inglesa de Baiona. Esta ciudad era de gran importancia mercantil y por tanto en materia estratégica para los nabarros, al poder disponer de su puerto por tratado con los ingleses. Pero los ango-nabarros fueron derrotados por Gaston IV de Foix,lo que supuso que el Prior sanjuanista fuese encarcelado, impidiéndole con ello el estar presente en las conversaciones que mantuvo el príncipe de Biana con los castellanos en Gares. En dichas negociaciones los castellanos se ofrecieron a expulsar al usurpador Juan de Trastámara y su segunda esposa Juana de Enríquez y Fernández de Córdoba.

Permaneció encarcelado hasta el año 1453. Esto fue debido a que Carlos de Biana no pudo pagar su rescate, pues también permaneció preso hasta ese año, tras ser derrotadas sus tropas beaumontesas y castellanas, por las agramontesas de Juan de Trastámara.

Ese mismo año fue informado por el maestre del Orden de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, Juan de Lastic, de la caída de Constantinopla en manos de los turcos.

Su hermano Luis II de Beaumont conde de Lerin, permaneció como rehén de Juan de Trastámara, por eso el Prior de San Juan tomó la jefatura del bando beaumontés o vianistas, al ser los partidarios del príncipe de Biana y legítimo heredero, Carlos de Evreux. Éste último le tituló como vizconde de Albarca y Arbeloa, con las rentas diezmos y la alta jurisdicción sobre el lugar de Arbeloa.

La prisión de su hermano no fue impedimento para realizar la permutación de los señoríos de Orkoien, Murco y Atondo, los cuales poseía el Prior por título de compra, por el señorío de Castejón, que hasta ese momento pertenecía al conde por herencia paterna.

En el año 1455, el Prior Juan de Beaumont acudió a Agreda en representación del príncipe de Biana. En dichas conversaciones se buscaba la reconciliación entre Carlos y su padre. Esto no se llevó a cabo por la actitud intransigente de este último y de sus consejos, los cuales consideraban que las reales intenciones del mediador castellano, Juan Pacheco, eran impedir dicha paz y apoderarse del Reino de Nabarra.

Esto provocó un nuevo recrudecimiento de los enfrentamientos de los bandos de Agramont-Nabarra-Peralta frente a Beaumont-Luxa. Una nueva derrota de Carlos de Biana, esta vez en Lizarra, provocó su partida al exilio en busca de apoyo internacional para su causa vía Baiona, dejando al mando de sus reclamaciones al Prior Juan de Beaumont, Canciller de Nabarra y Capitán General, junto a su hermana la infanta de Nabarra, Blanca de Trastámara, una vez anulado su matrimonio con el ya para entonces rey Enrique IV de Castilla y León.

En el año 1456, al Prior Juan de Beaumont se le ofreció el obispado de Iruinea por parte del Cabildo pamplonés, reconocido incluso por Juan de Trastámara. Finalmente lo acepto al año siguiente y envió una carta al príncipe de Biana, el cual se hallaba en la corte del Reino Nápoles, para que éste realizara la petición pertinente al emperador de la Cristiandad en Roma. Pero Carlos de Trastámara ya había solicitado al Papado que se postulara por el arcediano de la Tabla de Pamplona, Carlos de Beaumont y Nabarra-Evreux.

Pese a ese importante revés en sus intereses personales, el Gobernador del Príncipe, en el año 1457 juntó las Cortes de la facción vianista en Iruinea y éstas proclamaron como rey de Nabarra a Carlos de Biana. Dicho acto conllevó la confiscación de sus bienes y rentas por parte del usurpador Juan de Trastámara y su destitución del puesto de Canciller de Nabarra, el cual pasó a manos de Martín de Peralta y Ezpeleta, miembro destacado del partido agramontés o juanista.

Carlos de Biana escribió al Prior de San Juan tras conocer la noticia de su titulación como rey de Nabarra. En ella le expresó su asombro y dolor por tal noticia por los inconvenientes que ello causaba, no solo a su honor y buena fama, sino también porque exponía las vidas del propio hermano del Prior, Luis II de Beaumont y de todos los caballeros leales a la causa del príncipe que aún permanecían en las prisiones del rey usurpador en calidad de rehenes.

La diplomacia llevada a cabo en el año 1458 por parte del Prior Juan de Beaumont, como Gobernador y representante del príncipe de Biana, le llevó a reunirse con los representantes el rey usurpador e incluso ante el mismo, como con delaciones aragonesas y caslleanoleonesas, bien de forma bilateral como en casos más diversos. Su interés estaba encaminado, en su mayoría, en alcanzar treguas duraderas en la larga lucha por el poder que asolaba el Estado de Nabarra, con la finalidad final de alcanzar la paz. Incluso dicho planteamiento le llevó a mantener conversaciones a espaldas del padre e hijo, es decir, a espaldas del rey y del príncipe, ahora ambos también involucrados de lleno en la política de la Corona de Aragón, tras la muerte del rey Alfonso de Trastámara y Sánchez de Castilla, V de Aragón, I Nápoles y I Sicilia, como conde Alfonso IV de Barcelona.

La política aragonesa influyó en la política del Reino de Nabarra. Así pues, en el año 1459 el Gobernador General del príncipe, recibe de éste al igual que varios de sus partidarios y Gobernadores en otras plazas, el mandato de entregar al rey Juan II de Aragón y usurpador de Nabarra, la ciudad de Iruinea, a cambio de la liberación de Luis de Beaumont y otros caballeros leales a su causa.

En el año 1460, el Prior de los Hospitalarios de Nabarra, estuvo junto a su hermano el conde de Lerin y el capitán Menaut de Beaumont, su hijo, en Barcelona junto Carlos príncipe de Biana y Girona. Lo más importante parecía volver a casar al príncipe nabarro. Por ello, el Prior Juan de Beaumont envió un mensajero al Reino de Portugal para pedir la mano de la princesa Catalina de Avis y Trastámara.

Ante la oposición del rey Juan II de Aragón y usurpador de Nabarra para la consecución de este tratado matrimonial, Juan de Beaumont trabajó para conseguir el enlace con la infanta de Castilla y León, Isabel de Trastámara y Avis-Portugal. Por ello el Prior sanjuanista fue arrestado en Lleida, junto a Carlos de Biana y Girona, por las tropas de Juan II de Aragón, ya que dicha princesa era la designada por este para su otro hijo, Fernando de Trastámara-Aragón y Enríquez.

Las Cortes de Aragón reunidas en Fraga pidieron la libertad del príncipe de Biana y del Prior Juan de Beaumont, pero la autoridad real condujo a los nabarros como cautivos a Aitona, después a Fraga, Zaragoza y de nuevo Fraga. Ahí el Prior de los sanjuanistas fue separado del príncipe y llevado a la fortaleza de Játiva, donde permaneció preso.

Una bula papal instó a los obispos catalanes a solicitar la liberación del príncipe de Biana y Girona. Una vez liberado, también el Prior Juan de Beaumont fue soltado quince días después. Juan II realizó la capitulación en Villafranca del Penedès, donde se incluía la restauración de los derechos hereditarios de su hijo Carlos de Trastámara despojados en el año 1456 para Nabarra y arrancados para Aragón en el año 1459. Así pues, en el año 1461, la Generalitat de Cataluña designó al príncipe de Biana y Girona como lugarteniente del principado catalán, título natural al ser el heredero a la Corona de Aragón, estando una vez más Juan de Beaumont, Prior de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén en Nabarra, como su principal consejero, acompañando al príncipe de Biana y Girona en su entrada triunfal en la ciudad condal de Barcelona.

Pero la tristeza inundó al Prior sanjuanista ya que su protegido el príncipe de Biana y Girona, Carlos de Trastámara, murió en muy poco tiempo. Al parecer de una enfermedad pulmonar, más concretamente tuberculosis. Pero lo cierto es que su salud tras salir prisión, donde su carcelera fue la reina consorte de Aragón, empeoró de forma constante día a día, lo que incitó a muchos en imputar su muerte por emponzoñamiento o envenenamiento, llevado a cabo por las manos de la reina de Aragón Juana de Enríquez. Bien era conocida su maldad contra el nabarro y sus avaros deseos de conseguir la mano de Isabel, infanta de Castilla y León, junto al título de príncipe de Girona para su hijo Fernando de Trastámara-Aragón, paso obligatorio para su coronación como rey de Aragón.

Antes de unirse con la dama de la guadaña, el príncipe Carlos ya había realizado testamento. En él, entre otras cosas, pedía perdón por haberse alzado en armas contra su padre. El Prior Juan de Beaumont fue nombrado como ejecutor del mismo, en el cual dejaba a su hermana Blanca, infanta de Nabarra, como su heredera para el Reino.

Sin tiempo para lamentaciones y tras las exequias fúnebres por Carlos de Trastámara, el Prior Juan de Beaumont, jefe del partido beaumontés, cumpliendo las últimas órdenes de Carlos de Biana y Girona, muestra su apoyo a los derechos dinásticos de la infanta Blanca de Trastámara, la cual se encontraba prisionera en el castillo de Olite, pero contando ya con el apoyo de los beaumonteses que permanecían en el Reino. Estos a su vez, contaban con el apoyo militar de los castellanoleoneses de Enrique IV que retenían la villa de Biana en nombre del príncipe Carlos. Tras conocerse la muerte del nabarro, los castellanoleoneses alzaron en la villa los pendones extranjeros del rey de Castilla y León, el cual era el exesposo, por anulación debida a “no penetración”, de la ya legítima princesa de Biana, como indicaba el Derecho o Fuero nabarro, sin importar que estuviera desheredada desde el año 1456 por su padre Juan II el usurpador.

El nombramiento como heredera de la infanta de Nabarra Blanca llevado a cabo por el Prior sanjuanista de Nabarra, provocó que los bienes y rentas que le habían sido usurpados por Juan II en el Reino en el año 1457, le fueran entregados por el usurpador a su hijo bastardo Alfonso (Alonso) de Aragón y Escobar.

Pero el Prior Juan de Beaumont no volvió al Reino de Nabarra, sino que el año 1462 y por iniciativa de Consell y de la ciudad de Barcelona, al otorgar estos la Corona de Aragón al rey de Castilla y León, aliado del partido de los Beaumont en Nabarra, propiciándose así el nombramiento del sanjuanista nabarro como Lugarteniente del principado de Cataluña. Tras ello llegó desde Castilla un ejército de 2.500 castellanoleoneses que se pusieron a sus órdenes, con los cuales asaltó y tomó la ciudad de Calatayud.

El Lugarteniente de Cataluña dividió el ejército mandando la mitad a Tortosa y comandando la otra mitad hacia Lleida. Pero el Prior Juan de Beaumont se desvió de su destino original tomando rumbo por Híjar hacia Tortosa, donde finalmente y con el grueso del ejército llega a Barcelona. Es en la catedral de la ciudad condal donde formaliza su cargo de Lugarteniente General, tras prestar juramento en su altar mayor de los fueros, usos, costumbres y libertades del principado catalán en nombre de Enrique IV de Castilla y León.

El prior Juan de Beaumont intercambió innumerables cartas con el rey de Castilla y León, no solo sobre los temas políticos concernientes al principado de Cataluña, sino también mostrando su preocupación de la suerte que podría estar sufriendo Blanca de Trastámara, a la cual titulaba como la reina Blanca, II de Nabarra.

Entre sus últimas cartas dirigidas a Enrique IV de Castilla y León, el nabarro mostraba su preocupación por el desamparo que hacia el rey castellanoleones a los catalanes en sus luchas contra Juan II de Aragón. El malestar generalizado en el principado catalán, provocó finalmente la ruptura total entre la Generalitat y el rey de Castilla y León. De todas formas, el Prior Juan de Beaumont se mantuvo como representante del rey de Castilla y León frente a las autoridades catalanas y de un nuevo Lugarteniente del principado en representación del rey de Portugal, al cual los catalanes habían cedido ahora la Corona de Aragón.

En una de sus últimas cartas enviada en el año 1463, el nabarro se mostró muy defraudado con el castellanoleonés ante su negativa en apoyar la causa catalana. También se mostró indignado por no cumplir con su obligación, contratada por alianza político-militar, de defender los intereses de Blanca de Biana, la cual estaba en Orthez, prisionera de Gastón IV de Foix y de su propia hermana Leonor de Trastámara y Evreux.

La propia Blanca de Biana durante su traslado forzoso de Olite a Orthez, concretamente durante una parada en Donibane Garazi, realizó no un testamento, sino un mandato en vida por el cual daba el Poder de forma compartida a: el rey de Castilla y León, al conde de Armañac, al conde de Lerin, a Pedro Pérez de Irurita y al Prior de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, Juan de Beaumont. Todos ellos debían en primer lugar conseguir su liberación por todos los medios y después, buscarle un contrato matrimonial con cualquier rey o príncipe.

En el año 1464, el Prior Juan de Beaumont continuaba batallando en favor del principado de Cataluña, esta vez en calidad de Capitán General. Estando defendiendo con éxito la plaza de Villafranca del Penedès, cuando recibió la noticia de que le serían devueltos todos sus bienes y rentas en el Reino de Nabarra. Ante tal hecho, el Prior sanjuanista rindió la plaza y entregó todas aquellas otras que había conseguido a Juan II de Aragón.

Antes de regresar al Reino de Nabarra se le unió en Villafranca del Penedès su hijo el capitán Menaut de Beaumont, tras rendir el castillo de Catllar a las tropas del monarca aragonés. La intención de ambos estaba encaminada en formar un grupo leal para la liberación de la princesa Blanca de Trastámara. Pero el portugués João de Almada acuso a los Beaumont de traidores a la causa portuguesa en el principado de Cataluña, desafiando desde Barcelona a Menaut de Beaumont a batalla a ultranza. El nabarro aceptó el desafío. El juez imparcial fue el duque de Milán, Francesco I Sforza, y el combate se llevó a cabo en Mantua, donde el bastardo del Prior Juan de Beaumont halló la muerte.

Tras el terrible e irreparable desenlace, el Prior de los sanjunistas de Nabarra se encaminó hacia el Reino nabarro con la firme intención de liberar a la princesa de Biana. Pero esto no pudo llevarse a cabo debido a la muerte por asesinato de Blanca de Trastámara. Como con su hermano Carlos el motivo de la muerte tenía dos versiones. La primera era que fue asesinada por las propias manos de Juan II de Aragón y usurpador de Nabarra, mientras que la otra versión decía que fue eliminada por envenenamiento, siendo este llevado a cabo por una doncella de su propia hermana, Leonor de Trastámara y Evreux, infanta de Nabarra.

Pese a todo esto, en el año 1465, con una nueva y lamentable situación, el Prior de los Hospitalarios de Nabarra, fue consecuente una vez más con la legalidad del Reino, la cual estaba estipulada en los Fueros y el Derecho Pirenaico, pasó entonces a mostrar su apoyo, como cabeza del partido beaumontés, a la princesa de Biana, Leonor. Esta era ya desde el año 1457 la lugarteniente del Reino de Nabarra por mandato del rey Juan II de Aragón y usurpador de Nabarra. Con dicho acto mostró su total rechazo al testamento realizado por Blanca de Trastámara, pues en él otorgaba el Reino de Nabarra a un extranjero, Enrique IV de Castilla y León, siendo dicho acto ilegal y una expresión máxima de Contrafuero. A continuación cedió la jefatura del partido beaumontés a su sobrino, el conde de Lerin, Luis III de Beaumont y Nabarra.

Con ello el Prior de San Juan de Jerusalén en Nabarra se apartaba de la política banderiza y prácticamente esto le lleva a alejarse de la política del Reino de Nabarra. Tras acudir a la isla de Rodas ante un nuevo capítulo general de la Orden, en requerimiento del nuevo maestre Raimundo Zacosta, el Prior de Nabarra, Juan de Beaumont, para debatir las medidas a tomar ante una nueva amenaza del “gran truco”.

Heráldica 2: Escudo partido. 1º de gules cruz blanca con ocho puntas que representa las ocho bienaventuranzas y es de la Orden del Hospital y Militar de San Juan de Jerusalén y Rodas, 2º cortado de gules trae carbunclo cerrado y pomelado de oro que es de Nabarra y losanjado de oro y azur propios del linaje paterno.

A su vuelta al Reino de Nabarra, el Prior Juan de Beaumont pasó a centrarse en cuadrar sus cuentas personales y también las del Gran Priorato de Nabarra, de las cuales había cogido efectivo para la causa vianista. Pero una nueva carta desde Rodas, donde le instaban a convocar a los distintos caballeros de la Orden del Priorato de Nabarra, para que desde el Reino de Nabarra fueran enviados dos comendadores para matizar los asuntos económicos en Nabarra y las acciones bélicas a llevar a cabo en Ultramar.

En el año 1469, mediante una carta fundacional, el Prior Juan de Beaumont fundó el convento e iglesia del Crucifijo en Gares, tras la finalización de las obras iniciadas en el año 1448. Un año después tuvo  su segundo hijo, Martin, de la relación que mantenía con María de Cristi y Erbiti.

En el año 1477, el Prior Juan de Beaumont cedió algunas rentas que le correspondían por su cargo de la Orden, al tesorero común de Nabarra, frey Pedro del espinal. Esto fue por un periodo de 3 ó 4 años, hasta satisfacerlas cantidades que adeudaba al monasterio y cabeza de la Orden en Rodas. Estos los lugares y encomiendas eran los de Ribaforada, Buñuel, Cabanillas y Fustiñana.

Ese mismo año y ante una nueva amenaza proveniente del turco, se reunió nuevamente el Priorato sanjuanista de Nabarra. Inicialmente, el nuevo maestre de la Orden, Pedro de Aubusson, precisaba la asistencia en Rodas bien del Prior en Nabarra o a su Lugarteniente o de cualquier caballero de la Orden en Nabarra que podría representarles. Pero finalmente y al año siguiente, fue el Prior Juan de Beaumont el que tuvo que ir personalmente y por última vez hasta la isla de Rodas.

En el año 1487 el Prior Juan de Beaumont murió dejando como herederos de sus diferentes títulos y señoríos a su nieto Gracián, hijo  de Menaut y a su hijo Martín. Su cuerpo fue sepultado primero en la iglesia del Portal de la Magdalena, para pasar a los años a la iglesia del Crucifijo de Gares, tras la realización de un mausoleo de alabastro que contaba con su estatua y estaba situado junto al lado del Evangelio del altar mayor.

Juan de Beaumont y Curton fue un hombre venerable y respetado incluso por sus adversarios, contrarios y/o enemigos. A pesar de estar envuelto en un conflicto realmente inhumano, nunca perdió su nobleza de título y menos aún su caballerosidad como persona. Hombre religioso y de Leyes, siempre fiel a los Fueros del Reino de Nabarra en sus acciones con respecto a su Estado. Un patriota. Nunca perdió el dominio de sí mismo y se mantuvo siempre leal a sus principios, a sus señores naturales y a la legitimidad.  Murió ya en un periodo donde todo ello ya se había perdido dentro de un partido beaumontés sanguinario y vengativo, que tras su retirada de la jefatura perdió el norte completamente a manos de su avariciosos y desleal a su patria, su sobrino Luis III de Beaumont. Murió ya en un tiempo donde si se le preguntaba a cualquier Agramont o Beaumont porque seguían a sus respectivas facciones, ninguno sabría contestar con sapiencia el porqué, salvo que lo hacía porque así lo habían hecho sus parientes y sus vecinos. 

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011