SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2013/09/28

¿Hay algún rey legítimo de Nabarra?

¿Hay algún rey legítimo de Nabarra?
Iñigo Saldise Alda

Antes de que salten las alarmas entre mis compañeros y compañeras independentistas, soberanistas, estatalistas e incluso legitimistas nabarros y nabarras, he de recordar que nuevamente este no es un artículo en defensa o apología del sistema Monárquico, sino que pretender ser otro artículo aclaratorio sobre en quien recaen los derechos Dinásticos de Nabarra, en el caso sumo de que nuestra sociedad, ya en total libertad, independencia y soberanía, decida final y mayoritariamente la restitución de la Corona de Nabarra para la Jefatura del Estado de Nabarra.

En varios artículos, bien en foros o bien en algunos blog’s-incluido este blog-, he podido leer la existencia de diversas líneas dinásticas, que cuentan con sus defensores y también con detractores, sobre las cuales pueden recaer finalmente los “derechos sucesorios” supuesta o realmente pertenecientes a diferentes Casas, con los cuales titularse alguno de sus miembros alcanzar la Corona de Nabarra, ya sea como rey o reina.

Bien, estas opciones monárquicas las podemos dividir en tres apartados. Uno desde el prisma sucesorio español conocido como primera guerra Carlista y la consecuencia de la misma, la mal llamada Ley Paccionada del año 1841; dos, desde un prisma sucesorio francés; y tres, desde el prisma sucesorio nabarro.

Propuestas dinásticas presentadas tras las consecuencias de la primera guerra Carlista y la Ley Paccionada  del año 1841, concretamente tras la abolición por parte de las Cortes Generales españolas del todavía existente título de Reino de Navarra, para lo que en realidad era una reducida parte de la colonia española de Navarra al sur del Pirineo, sometida a la figura de un Virrey español.

1º: Dinastía Habsburgo.

Esta rama no tiene nada que ver con el emperador Carlos I de España y V de Alemania, ya que es la proveniente de la Línea de Blanca de Borbón y Borbón-Parma, hija mayor de Carlos de Borbón y Austria-Este, el cual a su vez era hijo de Leopoldo Salvador de Habsburgo-Toscana. Así pues, esta opción corresponde a la línea mayor de los Borbones y de Carlos VII,  oxease, concretamente es la Dinastía Original Carlista. Hoy día, esta Línea está representada hoy por Domingo de Habsburgo, junto a sus hermanos, hijos, tíos y demás familia.

Es de destacar el origen de esta Línea sucesoria actualmente personificada en la figura de Blanca de Borbón y Borbón-Parma, que habría de plantearse la sucesión a esos supuestos derechos sucesorios sobre la Corona de Nabarra a través del resto de hijas de Carlos de Borbón y Austria-Este, ya que en el Reino de Nabarra no se aplicaba la Ley Sálica, por la cual una mujer no puede heredar la Corona de un Reino. Por esto, hay que saber que la gran contradicción existente en el Carlismo moderno, es que en el año 1936 la Dinastía Carlista pierde todos sus derechos a la Corona española por falta de heredero varón. En cambio para Navarra(cuando aparece Nabarra con v nos referimos a la residual y reducida, hoy C.F.) con diferentes leyes sucesorias a la Corona de Nabarra, la Dinastía Carlista o lo que queda de ella, es supuestamente y absolutamente válida, siempre y cuando no se revisen sucesos históricos y políticos en materia sucesoria anteriores al año 1841, todo hay que decirlo.  

Es interesante saber también, que cierto Carlismo nunca ha superado el trauma sucesorio que les supuso y estuvo en consonancia con la Guerra Civil española iniciada en el año 1936. Unos, por una parte, decían defender “las Leyes y Fueros de cada uno de los Reinos de Las Españas” desde una unidad Nacional española centralista y absolutista, mientras otra parte del Carlismo decía y dice defender “la Dinastía Legítima”. Desde el año 1936, los derechos a la Corona Española y los supuestos derechos que tienen el Carlismo sobre la Corona Nabarra, recaen en familias distintas y esto último, el Carlismo sigue sin asumirlo bien del todo.

2ª Dinastía Borbón-Dos Sicilias.

La Línea de los Borbón-Dos Sicilias está representada actualmente por el Duque de Calabria, Carlos y su madre Alicia de Borbón-Parma. Ciertamente esta Línea proveniente de los hijos de Felipe V de España, es más que improbable que defienda la recuperación de la independencia para Nabarra, pues reconoce a Juan Carlos I de España y por tanto la abolición unilateral española del título de Reino de Navarra en el año 1841. Tradicionalmente se considera a doña Alicia de Borbón-Parma heredera del Conde de Chambord, último Borbón de Francia, si bien el Estado Constitucional de España le otorga a ella y a sus hijos el rango de "Infantes de España".

3ª Dinastía Borbón-Parma.

 La Línea de los Borbón Parma está representada en la actualidad por Carlos Javier de Borbón-Parma, Duque de Parma y perteneciente a la II Dinastía Carlista. Carlos Javier,  hijo del dirigente Carlista de izquierdas Carlos Hugo, ha mostrado una actitud bastante ambigua respecto a Navarra y todo lo realizado por su persona nos indica a que enmarca a Navarra dentro de la "Estalidad Española" desde una concepción Carlista españolista. Debemos recordar que Carlos Javier es heredero Carlista a la Corona de España desde que los Borbón-Parma asumieran la herencia Carlista tras morir en el año 1936 el último monarca carlista sin sucesión masculina.

Llegado a este punto, debemos descorrer en el tiempo y hablar de la supuesta legitimidad existente sobre la Corona de Nabarra que poseen las dinastías presentas. Todas ellas descendientes o relacionadas con la rama borbónica de los Anjou, que finalmente es la actual titular del Reino de España. Para ello debemos retroceder al Tratado de Utrecht del año 1714. En él, el ya mencionado anteriormente Felipe V de España, desde el año 1700 y tras la guerra de sucesión al trono español, renuncia ante el rey Louis XIV de Francia y supuestamente III de Navarre (esta forma francesa de escribir Nabarra es para indicar a la colonia francesa de Nabarra al norte del Pirineo), a todos los derechos sucesorios tanto en Francia con en Navarre para él y sus sucesivos herederos, en beneficio supremamente de Louis XV de Francia y supuestamente IV de Navarre.

Este Tratado suponía también que el monarca francés, Louis XIV, y también sus descendientes, renunciaban a los territorios navarros del sur de los Pirineos que continuaban y continúan ocupados por los españoles. Entre esos territorios aún existía uno, reducido, que pese a todo seguía denominándose Reino de Navarra. Un Reino no reconocido en el ámbito Internacional como Estado soberano, pero que mantenía fronteras con sus vecinos, con su propia autonomía económica, incluso la capacidad de acuñar moneda y unas Cortes ilegítimas desde la ocupación española del año 1512.

Propuesta dinástica presentada tras las consecuencias de la revolución francesa del año 1789 y el destronamiento de los Bourbon en Francia.

4. Dinastía Orleans.

Esta dinastía es una rama menor de los Borbones y en ella, se debe buscar la supuesta sucesión, al trono de Nabarra, en los hijos menores de Louis XIII, concretamente los Duques de Orleans. A día de hoy Se desconoce postura alguna de la Casa de Orleans sobre Nabarra, si bien es más que probable que enmarquen a Navarre dentro de la Estatalidad Francesa, como ya lo hizo el propio Louis XIII tras el unilateral, por parte francesa, Decreto de la Unión, junto a la violenta y sanguinaria disolución de las Cortes soberanas nabarras existentes en Pau (Biarno-Nabarra) y los Estados Generales de Nabarra en Donapaleu (Baxenabarra).

Propuestas dinásticas presentadas entorno a la vida y muerte de Enrique III de Nabarra y IV de Francia.

5. Dinastía Agramont o Gramont.

La Casa de Agramont es sucesora directa, por vía bastarda, de la Dinastía Evreux a través del matrimonio entre la nieta del Carlos III de Nabarra, Margarita con  Gracien de Agramont. Margarita es hija de Lancelot de Nabarra, reconocido hijo natural de Carlos III de Evreux.

Esta Casa mantuvo el gobierno efectivo de las tierras que habían pertenecido a la Casa de Albret, la Baja Nabarra, Biarno, el Vizcondado de Zuberoa, las tierras de Laburdi, la alcaldía de Baiona, prácticamente la totalidad de lo que hoy constituye el departamento francés de Pirineos Atlánticos. Cuando ostentaban el título de Conde de Gramont, su titular apoyó la coronación de Louis XIII de Francia como Luis II de Nabarra, incluso antes de la disolución de las Cortes y Estados Generales de Nabarra, llevada a cabo por el monarca francés a sangre y fuego.

Actualmente esta es una opción dinástica valorada entre algunos monárquicos nabarros de índole independentista, y tiene como titular a Antoine-Armand-Odélric-Marie-Henri de Gramont. A ciencia cierta podemos afirmar que desconoce su postura con respecto al Estado de Nabarra, siendo más que probable que esta persona tenga una postura pro francesa para Navarre, como así lo atestigua el posicionamiento de dicha Familia desde los tiempos de Louis XIII de Francia, recibiendo como contrapartida a sus servicios contrarioa a la soberanía de Nabarra, de diversos títulos nobiliarios franceses, entre los cuales podemos destacar el más que significativo, Mariscal de Francia.

6. Dinastía Rohan.

La propuesta de esta Casa como heredera a la Corona de Nabarra realizadas por algunos, tiene su origen en Enrique de Rohan primo de Enrique III de Nabarra y IV de Francia, casado a su vez con Marguerite de Béthune. Los personas que proponen a los descendientes del Duque de Rohan, se basan en una presunta herencia otorgada por Enrique III de Nabarra y IV de Francia, que ciertamente le supuso ser nombrado como general de los hugonotes franceses todavía en vida del Bearnés Enrique III de Nabarra y IV de Francia. Actualmente la cabeza  de esta familia recae en el Duque de Rohan-Chabot, de nombre Josselin. Se desconocen las intenciones del mismo pero, al igual con el miembro de la Casa de Gramont y de la de Orleans, es casi seguro la intención de que Navarre siga unida a la actual República de Francia.

7. Dinastía de la Motte-Mèssemé.

Esta Línea sucesoria parte concretamente de Isabel de  Albret y Foix-Grailly, hermana menor de Enrique II de Nabarra. Ésta contrajo matrimonio con el vizconde de Rohan-Gié, René de Rohan, siendo actualmente sus últimos descendientes los miembros de la Casa de la Motte-Mèssemé.

La reconocida a nivel internacional como Casa Real de Nabarra, siendo su Delegado Regio el Duque de Beaumont-Evreux, Blas Beaumont Garrido, presenta esta Línea sucesoria como la legítima heredera a la Corona de Nabarra. Para ello se basa en los siguientes documentos:

a) Testamento de Enrique III de Nabarra y IV de Francia, 1607. Concretamente en el documento del Parlament de Paris.A.N. Registre X1A-8646 Fº 43.

“(…)hemos ordenado que nuestro dominio antiguo tanto de nuestro reino de Navarra, soberanía de Bearne y de Donezan, país bajo de Flandes que nuestros ducados, condados, vizcondados, tierras y señorías enclavadas en este reino fuese y permaneciese desunido, distraído y separado de nuestra corona de Francia sin poder entrar comprendido ni mezclado si no es ordenado más tarde,(…)”

b) Presentación en las Cortes de París de Louis de Bourbon y no en las Cortes nabarras de Pau, como era y es obligación para poder ostentar el Título del heredero a la Corona de Nabarra, conocido como príncipe de Biana.

Para ello informa sobre un documento por el cual, el día 19 de septiembre del año 1610, Louis de Bourbon efectuó públicamente en las Cortes de Nabarra-Bearne, su negativa incuestionable e irrefutable de aceptar el rango de príncipe de Biana. Dicho acto, le hizo perder a él y a todos sus descendientes, el derecho a posterior de ser monarcas de Nabarra. Esto es algo que finalmente se ratifica en mayo de 2005 en importantísimo Tribunal de la Corte Internacional de Justicia sita en la Haya, Holanda.

“(…) Viéndose y cumplido las leyes emanadas por la monarquía Navarra, el rango de Príncipe de Biana queda en la dinastía de los Albret. Es demostrable, que el rango de Príncipe de Viana obtenido por el monarca Enrique III de Navarra, lo fue por herencia de su madre Juana de Albret, titular de la monarquía Navarra”. 

Hay que saber que esta rama familiar se ha visto legitimada por Timothée de Foix-Carmain, jefe soberano de la Casa de Foix-Grailly y lo que es más importante, persona considerada a nivel de la Liga Monárquica Internacional como jefe custodio de la Corona de Nabarra.

Entonces, la descendencia de esta Casa, a día de hoy, recae en Robert-Pierre de la Motte-Mèssemé, heredero del difunto Pierre-Désiré de la Motte-Mèssemé, persona ésta última que presentó una demanda en la ONU por la descolonización de Nabarra junto a Blas Beaumont Garrido en el año 2006.  

Además, para los escépticos sobre los supuestos derechos hereditarios de la Casa la Motte-Mèssemé, tenemos en nuestro poder un atestado presentado y verificado en junio del año 1993 por Jacques Saillot. Éste ilustre genealogista de Angers, miembro de la Academia de Ciencias, Bellas Letras y Artes, Presidente Fundador y Presidente Honorario de la Asociación Genealogista de Anjou, junto a Caballero de las Palmas Académicas, certifica en dicho atestado mediante documentos oficiales de la historia genealógica y cronológica de la casa de Francia, los manuscritos de la casa de Savoie, los 7 volumenes de la obra Les Honnestes Loisirs de François Le Poulchre de la Motte-Mèssemé, más diferentes manuscritos familiares de Angers y de la casa de la Motte-Baracé, la Real herencia histórica de don Pierre de la Motte-Mèssemé, afirmando que éste último es indiscutiblemente el verdadero descendiente por vía directa de Isabel de Albret y Foix-Grailly, innegable hermana de Enrique II de Nabarra e hija de Catalina I de Foix y Juan III de Albret, reyes privativos de Nabarra durante la ilegítima e ilegal invasión y ocupación militar española del Reino de Nabarra en el año 1512.

La muerte de Pierre-Désiré ha supuesto un duro golpe para las opciones de los considerados como legitimistas entorno a la Corona de Nabarra. Esto es debido indudablemente al poco interés mostrado por su hijo Robert-Pierre sobre la cuestión nabarra, incluida la Corona; aunque no se ha realizado renuncia alguna a sus supuestos derechos sucesorios.

Antes de acabar y a modo de conclusión, me permito la realización de otra propuesta, aunque difícilmente puede considerarse como monárquica, aunque sí tiene que ver con la estricta aplicación de nuestro propio Derecho, el Derecho Vascón o Pirenaico, por el cual y sin estar en perjuicio del Derecho Internacional, nos permite incluso elegir a cualquier persona como rey, ya sea de esas Casas o no, si finalmente y en democracia decidimos constituir nuestro Estado Libre, Independiente y Soberano de Nabarra, como un Reino.


En definitiva, si puede haber un legítimo rey o legítima reina de Nabarra, siempre y cuando éste o ésta haya sido bien elegido o tal vez reafirmado por la mayoría de la sociedad Nabarra en libertad, independencia, soberanía y democracia. Algo que yo particularmente no quería debido a mi ideología referente a la estructuración de nuestro Estado, pero que indudablemente respetaría si esa es la voluntad mayoritaria del Pueblo-Nación al que pertenenzco. Todo por el bien de nuestra amada Patria Nabarra.

Pero, ¿Quien es el Rey Legítimo de Nabarra?

Pero, ¿Quién es el Rey Legítimo de Nabarra?
Markel Haraneder Mendia

La recuperación de la estatalidad de Nabarra o cualquiera de otras formas consituyentes que pueda adoptar el Pueblo Nabarro sólo corresponde a lo que DEMOCRÁTICAMENTE DECIDA EL PUEBLO NABARRO. Para la Jefatura del Estado o Estados Nabarros es más importante el CÓMO que el QUIEN. Más que nunca es necesaria la AUTODETERMINACIÓN del Pueblo Nabarro y a él corresponde dterminar su forma de Gobierno.

El siguiente artículo no se trata de ningún modo ningún alegato monárquico (máxime cuando el autor es proclieve a  fórmulas confederales y republicanas de Gobierno), más bien pretende hacer un ejercicio de reflexión partiendo del hecho que hasta bien entrado el Siglo XIX, Navarra, de manera mermada, mantiene cotas de estatalidad y soberanía a pesar de la USURPACIÓN ILEGAL Y VIOLENTA DEl REINO Y DE LOS TÍTULOS NABARROS acaecida en 1512.

El punto de inflexión tiene lugar en 1841 queda abolido oficialmente en el Reino de Nabarra y sus Cortes por parte de la representante liberal de la Casa de Borbón, Isabel, sus regentes y espadones. A pesar de la traicionera conquista de 1512 de la Navarra surpirenaica y de otras felonías, en la práctica hasta la fecha de 1841 la instituciones navarras (Cortes, Ejército e incluso moneda) no son quebrantadas si bien el proceso de deterioro es imparable.

La guerra carlista es un hito en el renacer la conciencia nabarra como Pueblo Soberano: El Reino y Diputaciones Forales son restaurados por una breve periodo de tiempo bajo el Estado Carlista de Carlos de Borbón y Austria- Este en guerra con Estado Constitucional Español.  Corresponde por tanto la titularidad del Reino de Nabarra a los descendientes del último monarca que ejerció como Rey de Nabarra.

https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif
Sujeto a interpretación, la Sucesión al Soberano Reino de Nabarra por tanto es la siguiente:

1 [Dinastía Habsburgo].

La Línea de Blanca de Borbón y Borbón Parma (hija mayor de Carlos de Borbón y Austria Este) y Leopoldo de Habsburgo: Proveniente de la línea mayor de los Borbones y de Carlos VII (Dinastía Original carlista). Representada hoy por Domingo de Habsburgo, hermanos, hijos, tíos y demás familia.

Descartados toda la línea de doña Blanca de Borbón y Borbón Parma, habría que plantear la sucesión a través del resto de hijas de don Carlos de Borbón y Austria Este [Alicia, Beatriz, Elvira...].

La gran contradicción del carlismo es que en 1936 la Dinastía Carlista pierde sus derechos a la Corona Española, por falta de heredero varón. En cambio, para Navarra con diferentes leyes sucesorias, la Dinastía Carlista (lo que queda de ella) es absolutamente válida.  Cierto carlismo nunca superó el trauma sucesorio de 1936: por una parte dice defender 'las Leyes y Fueros de cada uno de los Reinos de Las Españas', pero por otra dice defender 'la Dinastía Legítima'.

Desde 1936, los derechos a la Corona Española (Borbón Parma) y los derechos a la Corona Nabarra (Habsburgo) recaen en familia distintas, y esto el carlismo no lo asume del todo bien.

De no aceptarse la sucesión por esta familia habría que buscar la sucesión en alguna de las ramas colaterales de los  hijos de Felipe V  (Dos Sicilias, Parma)

2.[Dinastía Borbón Dos Sicilias]La linea de los Borbón Dos Sicilias: 

Representada actualmente por el Duque de Calabria, Carlos y su madre Alicia de Borbón Parma. Una línea improbable, pues reconoce a Juan Carlos y por tanto la abolición del Reino de Nabarra en 1841. Tradicionalmente se considera a doña Alicia de Borbón Parma heredera del Conde de Chambord (último Borbón de Francia), por línea materna (su hermana), si bien el Estado Constitucional de España le otorga a ella y a sus hijos el rango de "infantes de España". La misma Constitución que niega la Estatalidad Nabarra, tal y como en 1841.

3.[Dinastía Borbón Parma] La Linea de los Borbón Parma :

Representada por Carlos Javier de Borbón - Parma, Duque de Parma (II Dinastía Carlista). Carlos Javier,  hijo del dirigente carlista de izquierdas Carlos Hugo, ha mostrado una actitud bastante ambigua respecto a Navarra y todo indica a que enmarque Navarra dentro de la "Estalidad Española" desde una concepción carlista españolista (Carlos Javier es heredero carlista a la Corona de España desde que los Borbón Parma asumieran la herencia carlista tras morir en 1936 el último monarca carlista sin sucesión)

4.[Orleans]. Rama menor de los Borbones.

Descartadas las líneas descendientes de Felipe V, debe buscarse la sucesión en los hijos menores de Luis XIII, los Duques de Orleans. Se desconoce la postura de los Orleans sobre Navarra, si bien es más que probable que enmarquen a Navarra dentro de la Estatalidad Francesa.

5.[Rohan]

De no haber tenido descendencia Enrique III de Navarra ( primer Borbón Rey de Navarra), Navarra, Foix, Bigorre hubieran sido heredados por su primo Enrique de Rohan.Actualmente la cabeza de esta familia es el Duque de Rohan-Chabot, Josselin. También la línea La Motte planteada por la llamada "Regencia de Nabarra" liderada por don Blas de Beaumont que ahora (según comunicado de principios de Septiembre) declina sus intenciones a representar a Navarra se trata de una línea muy lejana de la Casa de Rohan.

2013/09/27

La vía nabarra

La vía nabarra
Iñigo Saldise Alda

Diferentes agentes culturales y políticos de nuestro País, Nabarra, incluso estando entre ellos algunos que podemos considerar como referentes de nuestra Nación, se encuentran embobados y embelesados por el movimiento Nacional que está viviendo Catalunya. La última Diada celebrada el 11 de septiembre, fue masiva; indiscutiblemente. Hubo una gran diversidad de actos y cientos de miles de personas de diferentes edades salieron a la calle reivindicando la independencia del Reino de España, ensalzando especialmente su personal lengua, cultura y folklore, símbolos ideológicos del nacionalismo catalán surgido a finales del siglo XIX.

Estoy convencido que dicho embobamiento le viene dado a estas personas, incluidas las que algunos consideran como referentes de nuestro País, por una interiorizada ideología política conocida como nacionalista vasca, la cual, también, surgió a finales del siglo XIX, contando con similares símbolos ideológicos a los del nacionalismo catalán. Es decir, lengua y cultura diferenciada, además de grandes matices en su origen racial y que hoy mejor dicho debemos considerar étnicos.

Bien, solidarizándome con el movimiento independentista y soberanista catalán, y a su vez deseándoles que logren sus patrióticos objetivos, nosotros debemos saber y considerar que nuestro País no se parece en nada a Catalunya; originaria y sencillamente porque a diferencia de los catalanes, los nabarros si hemos poseído un Estado libre y soberano, el cual debemos siempre recordar que fue ilegal y violentamente invadido, ocupado, conquistado con genocidio y colonizado, por españoles y franceses.

Así pues, observando desde fuera el proceso de la vía catalana por la independencia, debemos interiorizar políticamente nuestro actual estatus de ser una colonia francesa y española, por muy doloroso y lamentable que ello sea, pues… esta es nuestra nefasta realidad.

Estamos oprimidos, sojuzgados, sometidos y subyugados, así de simple. Y para poder romper con esas cadenas que nos impiden vivir como hombres libres, tenemos que organizarnos en independencia de las instituciones coloniales y colonialistas, pues de lo contrario seguiremos legitimando nuestra propia esclavitud al sufrir el síndrome del Tío Tom junto al del síndrome del colonizado, juntos.

Pese a todo, ya sean dado avances desde la vía nabarra. Realmente hay proposiciones serias para formar una Asamblea Nacional Nabarra con vistas a una Unidad Nacional. Incluso hay una firme propuesta para la creación de una Mesa por la Descolonización de nuestro Estado, las cuales han sido reiteradamente ignoradas.

Estas fórmulas, personalmente no me opondría a otras siempre y cuando reine la no censura y con ello el respeto mutuo, el Pueblo-Nación de Nabarra debe saber que han sido ocultados tanto por los negacionismos imperialistas españoles y franceses, como por el negacionismo complaciente y pesebrero de diversos agentes políticos dados de alta en el sistema constitucional español y/o francés como partidos políticos, como por diversos agentes culturales interesados más en subvenciones y migajas de las instituciones coloniales y colonialistas impuestas en nuestro País, que de buscar una vía nabarra por la independencia.

Así bien, para que la noble y legítima causa patriótica de nuestro Pueblo-Nación, el cual pese a todo mantiene vivo el sueño de recuperar la libertad, ha de llevarse tras una obligada auto-descolonización mental de toda nuestra sociedad, tanto política como cultural pero especialmente de aquellos que mantienen un idilio con esa política de índole romántico, ciertamente folklórica y sin sustento histórico alguno que conocemos como aranista o abertzale, indiferentemente de su ideología sociopolítica de derechas, centro o izquierdas.  

Nuestra lucha tiene que ser pacífica, eso sí, dentro de la realidad violenta que es en sí la propia política en la denominada correlación de fuerzas, de ahí la importancia de una unidad entorno a nuestra Patria, nuestro Estado, Nabarra, debe, inicialmente, estar encuadrada exclusivamente en el ámbito propio o Nacional, para posteriormente extrapolarla al obligado marco internacional, tanto en Europa como en el resto del mundo. 

ONE DAY


2013/09/15

Sin descolonización no hay soberanía

Sin descolonización no hay soberanía
J.X. Mauleon, Cadreita-Nabarra

La asociación que hacemos del término soberanía los estatalistas nabarros y nabarras, es en realidad el desarrollo natural de la libertad Nacional y de la independencia política para nuestro Estado, Nabarra. Por ello, los y las que creemos en la recuperación de un Estado nabarro soberano, tenemos el deber de explicarle al Pueblo de Nabarra, a ser posible de una manera clara y sencilla, la relación entre soberanía y libertad. Debemos explicar su significado con toda seriedad y con una gran honestidad, siempre de forma independiente con respecto a las Instituciones coloniales francesas y españolas, bien en sus metrópolis o bien en nuestro territorio.

Antes de nada y por ello, la libertad e independencia, debemos acabar con mitos como el inexistente a lo largo de la historia, pacto entre iguales. Hay que finiquitar las medias verdades y la ficción de algunos planteamientos (seudo-)independentistas a la hora de plantear las opciones reales y permanentes para ejercer nuestro derecho natural, patriótico,  histórico y libertario. Se trata de un asunto muy formal, tan serio e importante, pues indiscutiblemente se trata del futuro en libertad de nuestra amada Patria.

El Estado de Nabarra, tras sufrir las continuadas, ilegítimas y sanguinarias invasiones con conquista, actualmente sufre un gran problema político de naturaleza o índole colonial, al no poder decidir sus autóctonos los designios económicos, jurídicos, culturales, lingüísticos y por supuesto políticos de nuestro País, ya que todos ellos se deciden finalmente desde las metrópolis de Madrid y Paris, buscando el único y egoísta beneficio del Estado imperial de turno, que finalmente nos subordina, somete, esclaviza y sojuzga.  

Nabarra no es, ni ha sido, un Estado libremente asociado a los Estados español y francés. Nabarra, por el contrario, es un Estado que ha sufrido las ansias imperialistas de España y Francia, las cuales siempre han contado con el visto bueno o beneplácito, del Estado Pontificio de Roma o Vaticano, convirtiéndola en una mera colonia, donde los naturales del País quedan relagados a las últimas capas de la sociedad.

Para acabar con el estado actual de subordinación y esclavitud que padece la sociedad nabarra, tanto al norte del Pirineo como al sur, los nabarros y nabarras debemos trabajar en soberanía tras un importante proceso de autodescolonización. Es decir,  matizando políticamente hablando si se prefiere, debemos alejarnos definitivamente de las instituciones coloniales y colonialistas que nos niegan nuestra noble causa libertaria, pues de lo contrario, seguiremos legitimando nuestra propia dependencia de los imperios de España y/o de Francia, justificando nuestro propio sometimiento. Solo de este modo podremos algún día encontrar complicidad en la opinión pública mundial, incluso en la política de la CEE y la ONU. Unos apoyos necesarios para adquirir de forma legal, en el ámbito Jurídico Internacional, la necesaria descripción jurídica de territorio no autónomo, el cual debe descolonizarse mediante la retirada de las tropas invasoras españolas y francesas, que ocupan ilegalmente nuestro territorio, la eliminación de las instituciones coloniales españolas y francesas mediante la aplicación de una Constitución Nabarra propia amparada en nuestro ancestral Derecho Pirenaico. 

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011