SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2011/02/24

The right of self determination

The right of self determination
Erresuma 2001 - VIII lehengo zenbakia

One way or another, that right has always been at the heart of international politics. Nowadays we appreciate more than ever its vital importance. The more marginalised it is, the more difficult it becomes to achieve peace and democracy, welfare and progress of humanity.

We should bear in mind, above all, that all peoples have a right to their full freedom, for its own sake and without any conditions, and to construct, elect or renew their own states without any kind of hindrance.

The most important world organisations recognise, with increasing force, that the right of self-determination is a fundamental right of men and prior condition to all other rights. This is not just any law but a fundamental one that cannot be set aside. The United Nations have recognised this as such. All its organs have repeatedly reinforced this law and principle over the last fifty years. Moreover, many regional formations, governments and NGOs have asserted themselves in the same line.

In order to protect all peoples and states from attacks against fundamental human rights, world-wide institutions have to be established. We have heard the same old song for too long. In any case, given that their presence is lacking, peoples and States can always resort to their own legitimate defence, a right that also has always been affirmed in international law.

Those who oppress peoples and states are not agents of honourable political enterprises. They are simply delinquents. Not political but just common delinquents, and not of any particular level but the authors of the greatest crimes. If we take international law as a reference, these terrible offences can be classified in three groups: those committed against the laws of war, against peace, and against humanity. They cannot be forgotten or forgiven, if we really are aiming to finish with them.

If we take a look at the world today, there are no reasons for rejoicing. A large number of peoples have gained their freedom over the last fifty years. But we have observed - and continue to do so - how each new wave is followed by an increasingly strong undertow. The imperialist powers work hard at keeping peoples in chains, even eliminating them if possible.

All means are useful to them, starting with the most repugnant forms of violence. They have no difficulty in finding the lackeys and fellow travellers they need. Unfortunately, among these we quite often find recently liberated peoples and even those who are still waiting for their freedom.
Within the United Nations, the so-called "soft law" is more often than not ignored. This is not surprising when you realise that the "hard-law" is not applied either, saving exceptions...

The same principle of self-determination of all peoples, so often affirmed and
confirmed, has been denied, pruned, limited and falsified time and time again by the enemies of freedom. We should say that the response has usually been weak and confused, because the claws of totalitarism are long and hard when it comes to silencing the voice of liberty.

A close study of international law reveals that the way terms are couched has changed
enormously in recent years. The UN Resolutions themselves are incomprehensible through the names and concepts most frequently used in the past. From an ideological point of view, considerable attention needs to be paid in this field, because the enemies of the peoples take full and unbridled advantage of the resulting confusion to conceal international laws and principles, always to the detriment of freedom and democracy.

The situation is even worse in regional and state organisations. This also occurs in
Western Europe, a new bunker built around a new Axis to attack and block the freedom of the peoples. In this sense, one could say that Western Europe is on the fringe of the world, because the enormous movement that has turned the world upside down does not seem to have affected it at all. Imperialism maintains its domination in this way, trying to hide itself behind the continuous invocation of human rights. The fascists of today and forever thus have there all the power they need.

The same thing therefore occurs in the territories where the basque nation has always
been deeply rooted in. The Kingdom of Nabarra was established twelve centuries ago,
bringing together all surrounding basque people. This State remains ours, because we have never accepted or recognised any other. Nowadays, and bearing in mind the laws and behaviour of nations we understand better than ever the need to maintain and renew both our People and our State.

Over the centuries and part to part, the neighbouring States have occupied and
colonised these lands, scorning the rights of the basque People and State, and have sought to wipe out our identity and national life. Long since, terrorism and fascism crush down this pacific nation. The abhorrent crimes committed in the process have not been paid for so far.

Our memory and conscience are clear and alive because we have suffered, in our towns and families, in our streets and mountains. The authors of these crimes would like to sweep them under the carpet as if they had never occurred so they could continue their own sweet way. The so established system presents itself through official propaganda as "democratic, legaland peaceful".

Farce that will not weaken our struggle for liberty, nor will our scorn and hate for its eternal enemies. It is clear that there will be no peace or freedom in the world if its peoples and states do not set up an efficient ideological and political strategy. We have no excuse to feel satisfied with ourselves in this Basque country, far from it, if we want to stop criminal imperialistic forces. Despite having the ideas and the popular strength needed to present an adapted and efficient response in Western Europe, having in addition the example of other nations, we have shown ourselves, for the last forty years, to be incapable to lay the foundations for efficient political life. On account of stupidity, illusionism, lack of democracy, always supported by the imperialistic forces. Therefore, we should not hide the fact that if we carry on in this direction we are doomed. If we cannot get out of our difficult situation on our, nobody else is going to doing it for us.

http://www.osoa.net/Erresuma/the_right_of_self_determination.pdf

2011/02/23

La dictadura democrática española.

La dictadura democrática española.
José Rafael Recio Luque

El yugo más importante que sufre este pueblo y que con su nombre disfraza de libertad lo que en realidad es dominación, es sin duda la Democracia Parlamentaria Española. Un arma de sometimiento, que anula las mentes y las imposibilita para distinguir entre lo que nos conviene o nos perjudica como pueblo.

Este sistema de gobierno que controla todas las instituciones que en la actualidad ejercen en Nabarra, es ante todo y como todos los regímenes de los últimos siglos un sistema extranjero.

En el sistema de gobierno milenario de los baskones, la participación, el comunal, el vecino, ha sido el eje de la jurisprudencia propia, la nuestra la de nuestros antepasados. De ahí, que Nabarra entera este llena de asociaciones, plataformas, sociedades, organizaciones, cooperativas, es el asociacionismo en estado puro y heredado de generación en generación. Valores que hasta los llegados de fuera han hecho como suyos. Eso son las bases del derecho Pirenaico nabarro.

Por el contrario, nos encontramos con un sistema vertical, donde el pueblo se coloca en el fondo sin capacidad operativa de decidir absolutamente nada, excepto cada cuatro años, donde se les presenta con presunta libertad, las opciones que el dinero puede posibilitar. A partir de ahí, huelgas, manifestaciones por las legalizaciones, referéndum en defensa de los parques, plataformas contra el tren capitalista de alta velocidad, recogida de firmas contra la ley antitabaco, mucho esfuerzo y mucha voluntad, para conseguir un doble resultado, NADA de NADA.

Por eso, la Monarquía Parlamentaria Española y la República Francesa y sus sistemas de gobierno, son ajenos y antinaturales a nuestro ser como pueblo, y están hechos contra nosotros, porque nos colocan en el último escalafón, cuando en nuestro derecho Pirenaico, estaríamos arriba.

Pretender cambiar las mentalidades, los actos, las instituciones o los regímenes de nuestros estados ocupantes, es a la vez de ingenuo, el síntoma de haber caído en el engaño y la manera de derrochar y desperdiciar energías, que solo favorecen a estas falsas democracias parlamentarias. Que sean ellos los que cambien su democracia.

Los estatalistas nabarros vamos a lo nuestro, intentar crear o mejor dicho recuperar, el pensamiento político propio y nacional, de Nación, como lo fue Nabarra y expulsar a los ejecutores de los planes aniquilacionistas, que llevan instalados demasiados siglos en nuestro territorio.

Extraído del blog Alava Estado de Nabarra

Reivindicaciones nabarras al imperio Castellano-Leonés (España)

Reivindicaciones nabarras al imperio Castellano-Leonés (España)
Eneko del Castillo

Laudo arbitral de Londres (1177).

En 1173, el rey Alfonso VIII de Castilla rompió las treguas por 10 años que tenía firmadas desde 1167 con el rey sancho VI "el Sabio"de Navarra. Pasados tres años de guerras acordaron solucionar el contencioso ante Enrique II de Inglaterra.

Transcripción y traducción de las Alegaciones de Navarra.

El rey Sancho de Navarra pide el monasterio de Cudeyo (Trasmiera), Montes de Oca, el valle de San Vicente (Riojilla), el valle de Ojacastro, Cinco Villas (Rioja), Montenegro de Cameros, la Sierra de Alba hasta Agreda (Soria). Exige todo ello y la tierra comprendida entre estos enclaves y Navarra.

Además, pide lo que el emperador arrebató al rey García Ramírez, su padre, por la fuerza, es decir: Nájera, tanto el castillo de cristianos como el de judíos, Grañón, Pancorvo, Belorado, Cerezo de Río Tirón, Monasterio, Cellorigo, Bilibio, Meltria, Viguera, Clavijo, Berberana, Lantarón. (en 1134)

Exige todo ello y demanda que se le devuelva, puesto que el rey García Ramírez, su padre, lo poseía por derecho hereditario y el emperador (Alfonso VII) se lo arrebató.

Reclama también Belorado, que el emperador había devuelto al rey García Ramírez, su padre, y que, muerto éste (en 1150), el mismo emperador arrebató a Sancho VI, actual rey de Navarra, quien lo tenía y poseía en paz como su propia hereda. Igualmente, pide que por parte de Alfonso VII, rey de Castilla, se le restituya la posesión de los castillos recientemente arrebatados con las rentas allí percibidas y todo lo que ahora tendría si no lo hubiesen expulsado de tales enclaves.

Estos son los nombres de los castillos: Quel, Ocón, Pazuengos, Grañón, Cerezo de Río Tirón, Valluércanos, Treviana, Murillo, Ameyugo, Miranda, Santa Gadea, Salinas, Portilla, Malvecín, Leguín y el castillo que tiene Godín. (en 1173-1176)

Memorandum beaumontés del año 1540 sobre la restitución de Navarra, enviado al Rey de Navarra, Enrique II, para que lo emplee en las negociaciones en curso para el matrimonio de Juana de Labrit y Felipe II.

"Quanto a lo que pertenesce a V. Alteza, según lo que solía extender este Reyno antiguamente como es pública voz y fama que era señor de Guipúzcoa, Vizcaya y Alaba y mucha parte de Rioja, hasta el holmo de Burgos; como por la sepultura que antiguamente los reyes de Navarra tenían en Nájera y otras ciudades y villas que hoy en día parescen las armas de Navarra; anssí como en Logroño y en otros lugares y de poco acá se han borrado".

Como puede verse en estos documentos, los Nabarros siempre han reivindicado la territorialidad completa de Nabarra, esto es, desde la bahía de Santander (Trasmiera), desde Atapuerca (Olmo de Burgos-Montes de Oca) y desde el Moncayo.

Parece ser que después del Tratado de Támara (1127), dejaron de reivindicarse las merindades de Castilla la Vieja y la Bureba (perdidas en 1060) ya que no son mencionadas en el Laudo de Londres.

Según el Tratado de Támara (1127), último firmado en igualdad de condiciones entre el rey Alfonso I "el Batallador" y Alfonso VII de León, se estableció que:

Para que en adelante no surgiere ninguna disensión entre ambos reinos, se decidió qué tierra era Reino de Navarra, es decir, desde el río Ebro hasta cerca de la ciudad de Burgos, que el rey Sancho de Castilla (1065-1072) había arrebatado con violencia a su pariente el rey Sancho de Navarra (Sancho IV el de Peñalén), hijo del rey García (García Sánchez de Nájera). De lo cual se extendieron documentos entre ambos reyes y reinos de Castilla y Navarra y cada uno de ellos recibió "cartas suas firmatas et bene vallatas". Entonces Alfonso de Aragón entregó toda la tierra de Castilla a Alfonso de Castilla, y en adelante no quiso que se le llamara emperador, sino rey de Aragón, Pamplona y Navarra.

Extraído del blog Nabarlur

2011/02/19

Bernard Detxepare

Bernard Detxepare
Antonio Urra Maeztu

En medio del fenómeno del Humanismo puro de la Navarra del XVI, y dentro del reinado de Margarita de Navarra, la gran defensora de nuestra continuidad histórica de toda Navarra como reino, aparece el primer libro en nuestra lengua autóctona, el euskera: Linguae Vasconum Primitiae (el título en latín), aunque también se le llama Poesías Vascas, del clérigo Bernad Detxepare, publicado en Burdeos en 1545. Poesías Vascas, Heptamerón y Prisiones de la Reina de Navarra son tres obras claves del Humanismo de Navarra, humanismo perseguido por España y el Papado. En nombre de la religión intentaban llevar a la hoguera a la intelectualidad.

La obra de Detxepare consta de un breve prólogo en prosa y 15 composiciones en verso: temas religiosos, de amoríos, autobiográficos y un elogio del heuskara, como él lo escribe. Durante dos milenios las lenguas literarias fueron el griego y el latín, de ahí la importancia de la obra de Detxepare escrita en una lengua distinta.

En las poesías amatorias, a pesar de ser clérigo, Detxepare muestra un conocimiento que da la sensación de ser algo más que teórico del tema y lo expresa con un realismo crudo. Su descripción de las relaciones entre los enamorados es escueta y precisa. En la época no había problema en unir lo religioso y lo erótico. Para juzgarlo debemos posicionarnos en aquel tiempo anterior al Concilio de Trento. A pesar de todo fue criticado por su frescura y naturalidad. Puede decirse que Etxepare es un ferviente feminista, como decimos ahora, porque no tolera que los hombres hablen mal de las mujeres. Es un poeta popular para ser leído o cantado, usa el euskera de la región donde vive (cerca de Saint Jean Pied de Port). Su métrica es la del bersolarismo y no la de la poesía culta. Los dos últimos poemas son una alabanza de la lengua vasca, se da cuenta él mismo que con su libro eleva el idioma que tanto ama a la categoría literaria. Utiliza un lenguaje de fácil comprensión incluso para los euskaldunes de hoy.

Apenas se ha estudiado aquella época, tan interesante culturalmente, en la Corte Navarra de Pau. La Reina Margarita y Detxepare enaltecen lo autóctono de Navarra contra la destrucción que han llevado a cabo los españoles de todo lo que oliera a navarro desde 1512. Por ello nosotros llegamos a desconocer nuestra propia historia. Hoy, quizás más solapadamente, se sigue destruyendo nuestra cultura, nuestra lengua y nuestra identidad. ¿Hay quién lo entienda? ¿Puede haber una incultura más despreciable?

Extraído de la web del Diario de Noticias de Navarra




2011/02/17

Hordago Nabarra, la voz del Estado de Nabarra

Hordago Nabarra, la voz del Estado de Nabarra
Alava Estado de Nabarra

Un miércoles más os damos la bienvenida a esta hora nacional de Nabarra, en las ondas de Hala Bedi irratia en Vitoria Gasteiz e Intxungi Irratia en Arrasate.

Los egipcios, han conseguido echar a Mubarak y los demás dirigentes árabes, están poniendo las barbas en remojo, antes de que les salpique.


En España mientras tanto no se ve ningún atisbo que pueda predecir la caída del Rey español, muy al contrario, la medieval monarquía española sigue intacta y el Borbón. Tiene atada y bien atada la continuidad de este derecho divino, sin que los Republicanos españoles se muevan, ¿para que si viven tan a gusto?.

Esto quiere decir, que Navarra seguirá ocupada por Reyes Españoles hasta que los navarros, como han hecho los egipcios, digan basta. Parece ser, que vamos a tener que ser nosotros, puesto que muchos de nuestros paisanos están demostrando día a día, que también se sienten a gusto viviendo en España.

Es por eso que en Hordago Nabarra vamos a seguir denunciando y exigiendo a los partidos vascos, que dejen de engañar a este pueblo y se quiten de una vez por todas los adjetivos nacionalistas o independentistas de sus programas políticos y utilicen el castellano con propiedad y veracidad, cambiando estos conceptos de ruptura, por conceptos colaboracionistas, como son autonomismo o regionalismo, que es lo que realmente realizan a diario.

Lo mismo para los que predican la independencia por las tabernas, como concepto político y no creen en ella. Los vasquitos y las neskitas, lo vamos a dejar para los bombones y para los regionalistas vascos.

Los estatalistas navarros, no reconocen la autoridad española y francesa en nuestros territorios y esa autoridad incluye las instituciones que han creado ellos. Por eso no reconocemos ni sus instituciones, ni sus partidos ni sus elecciones.

Las urnas que veremos en las próximas elecciones, tienen el sello de Made in Spain en el reverso y la bandera roja y gualda pegada en la trasera. Por eso te invitamos a que te imagines las urnas, con la bandera española pegada, veras como te lo piensas.

Hoy continuaremos en este Hordago Nabarra, con nuestra labor de descolonización, acercándote las ideas que te puedan posibilitar realizar este sano y necesario ejercicio, si lo que de verdad pretendemos es conseguir la libertad.

Nosotros lo tenemos cada día más claro y es gracias a los intelectuales navarros que siguen aportando más pruebas que nos hablan del origen del conflicto, que no es otro que las invasiones militares que este pueblo ha sufrido y las continua labor de colonización institucional, que los estados ocupantes realizan.

Nosotros no tragamos y es por eso, que cada miércoles nos lanzamos a la barricada informativa como manera de resistir ante el invasor.

Esto es Hordago Nabarra.

HORDAGO NABARRA
HALA BEDI IRRATIA



2011/02/16

Descolonizar la mente para descolonizar Nabarra

Descolonizar la mente para descolonizar Nabarra
Iñigo Saldise Alda, secretario general de la Comisión Soberanista de Nabarra.

Todo proceso de colonización da inicio tras la ocupación física de la tierra y la dominación del Pueblo que la habita, siempre llevadas a cabo de manera ilegal por parte de un ejército imperial, a lo que hay que sumar la imposición ilegítima de sus Leyes, su política, su cultura y su lengua, las cuales son emanadas y promulgadas desde su metrópoli. En el caso de las tierras de nuestro Estado de Nabarra y del Pueblo-Nación de Nabarra, los colonizadores son dos imperios, más concretamente el español y el francés, contando ambos con la inestimable colaboración del Estado Pontificio de Roma o Vaticano.

Toda colonización de un Pueblo, de una Nación, encierra lo que podríamos llamar ciertos aspectos mentales que se encuadran claramente en el denominado Síndrome del Colonizado. El adoctrinamiento religioso, junto a la asimilación política, social, económica e incluso cultural, son patrones comunes que muestras todos los Pueblos colonizados, donde por supuesto, debemos incluir al Pueblo vasco(n) de esta parte de Europa, creador de la Nación nabarra. Así pues, Podemos afirmar sin ningún tipo de equívoco o duda, que la colonización se compone de dos aspectos primarios: la colonización física y la colonización mental.

Antes de la colonización imperial franco-española, el Pueblo vasco(n) era soberano y vivía en un Estado independiente, el cual, gracias a las Leyes de la Nación nabarra era libre. A través de la continuada colonización española y francesa, los nabarros se ven privados de su libertad y pasan a vivir en una situación de oprimidos, sojuzgados, sometidos y esclavizados.

Con el único y noble fin de ser liberado el Pueblo-Nación de Nabarra, de la colonización, de la tiranía del Reino de España y la República de Francia, imperios indudablemente opresores, es obligado aplicar el proceso inverso al realizado por la colonización. Es decir, se debe comenzar con la descolonización mental del Pueblo-Nación de Nabarra, para a su vez ir avanzando hacia la descolonización política del Estado de Nabarra.

Hay que comenzar teniendo claro que la colonización es siempre destructiva. Esta destrucción se puede comprobar en la interiorización de algunos aspectos o caracterizas básicas y generales a cualquier Pueblo que sufre, o incluso ha sufrido en el pasado la colonización, que actualmente podemos encontrar en cualquier vasco(n), especialmente en esta parte de Europa, y que debería ser nabarro. Estas son las siguientes:

1. Violencia interna y agresividad: La ira y la violencia dirigida hacia uno mismo, hacia la familia, la comunidad e incluso a las instituciones propias aún existentes es frecuente. Esto puede incluir a la violación, el asesinato, el asalto, el aberrante abuso sexual de los niños, el suicidio, la censura, el robo, la estafa, etc. La violencia irracional en la persona, da como resultado hombres colonizados por culpa de las condiciones de opresión que la propia colonización impone a las personas sometidas. Es decir, la pérdida continuada de la identidad política y cultural es lo que supone finalmente la ruptura o fragmentación de la Nación. Principalmente esto es debido a las metodologías específicas utilizadas por la Nación o Naciones colonizadoras, a través de una imposición educativa concreta donde se oculta y manipula la verdadera historia de la Nación sojuzgada y esclavizada.

2. El individualismo - interés propio y/o partidista: Con la ruptura de la Nación, la fragmentación, junto a la competencia individual y/o partidista dentro de la política impuesta desde los Estados imperialistas y colonialistas, ha venido a reemplazar al sentido de unidad y de comunidad que una vez fue la base de la sociedad oprimida, acentuándose la censura y los enfrentamientos dialécticos entre los miembros de la Nación sojuzgada.

3. Descuido de la cultura y de la lengua - la asimilación: Una táctica clave para que la colonización salga triunfadora, es retratar la cultura y la lengua del Pueblo-Nación sometida como algo negativo e irrelevante para la sociedad moderna y actual. Una vez que esta creencia comienza a estar muy arraigada dentro de la persona sojuzgada, no le queda otro remedio que asimilar la cultura y lengua impositiva, para ajustarse finalmente a la sociedad colonial.

4. Complejo de inferioridad - crisis de identidad: El objetivo de los colonialistas con respecto a las personas a las que someten, es hacerles creer que en su cultura y en su lengua hay poco o nada de aspectos positivos en ellas. La dominación física y mental ejercida desde los Imperios colonialistas, verifica la imagen negativa cultural de los Pueblos a los que subyuga, algo que también realizan sobre su historia. La supremacía militar de los colonizadores es la base de ciertas actitudes, plataformas o papeles fundamentales que sirven para el aparecimiento del complejo de inferioridad en los Pueblos que someten. Los miembros de esos Pueblos-Naciones, comienzan a cuestionarse su auténtica identidad política, incluso perdiéndola totalmente y pasan a estar atrapados entre el concepto histórico de la actualidad y esa realidad histórica que les han inculcado desde los aparatos fácticos de los Estados colonizadores.

5. El abandono de la reclamación de territorios históricos: La colonización crea un sentimiento de dependencia a las instituciones impuestas, tanto en las ciudades existentes en colonias como de las propias de las metrópolis. Con el fin de beneficiarse de los programas coloniales, los partidos políticos dados de alta en los imperios colonizadores, abandonan las reivindicaciones territoriales propias y se ajustan a las divisiones comarcales, departamentales o provinciales impuestas por el colonialismo. El acto de la división y del aislamiento de los Pueblos esclavizados en las áreas marcadas desde las metrópolis, es una táctica para forzar a la gente de la periferia del territorio ocupado a la asimilación colonial, la cual incluso puede llegar a utilizarse como cabeza de lanza contra el resto del Pueblo-Nación sometida en caso de necesidad política imperial impositiva. Esto permite que los Estados colonialistas asuman la jurisdicción política sobre las tierras que fueron controlados una vez por las Pueblos-Naciones Libres.

Por el contrario, la descolonización es el acto de invertir totalmente el proceso de colonización. Por ello, se puede decir que la descolonización es lo opuesto a la colonización, por lo que sin ningún tipo de duda es altamente constructiva. Los siguientes métodos de la descolonización se dirigen a revertir los efectos destructivos del colonialismo que se han descrito más arriba y por ello son de gran interés para los vasco(ne)s de esta parte de Europa, es decir, para los nabarros:

1. Concienciación del problema: El aumento de la conciencia de la situación opresiva que viven en los Pueblos bajo yugo imperial, mediante la exposición a una descripción política más realista de la historia, junto a la identificación del enemigo o enemigos que crearon y mantiene dicha situación de dominación colonial, es un ejercicio primordial con vistas a alcanzar de nuevo la libertad. Una estrategia eficaz puede incluir la lucha con métodos apropiados tales como: la educación de uno mismo y servir como ejemplo para otros, la defensa soberana de los Derechos de los Pueblos-Naciones, junto al ejercicio geo-político de la defensa del territorio absoluto o pleno. Estas actividades suministran experiencias que inculcan un sentido de propósito Nacional, mediante la participación activa de las personas en las acciones que hacen una contribución positiva a su Pueblo-Nación y en última instancia, dan sentido político de sí mismo ante los colonizadores. Este proceso que podemos considerar de curación de la violencia irracional y de la agresividad colonial, es un mecanismo más se puede servir para identificar los sentimientos negativos que se conservan de la colonización y así, posteriormente lograr eliminarlos.

2. El obligado entendimiento de que un Pueblo y una Nación comparten la misma ascendencia: Durante las primeras etapas de la descolonización mental, la unidad y la convivencia juega un papel vital en el fortalecimiento de las unidades políticas nacionales. Una persona en proceso de curación del colonialismo que sufre, debe de ser consciente de la historia opresiva que le ha tocado vivir a su Pueblo, a su Nación. La actitud individualista introducida a través de los subsidios de la colonización, produce naturales inclinaciones en el sometido de cuidar de su Pueblo-Nación, apoyándose los unos a otros, facilitando la unidad. Así los intereses propios llegaran a deteriorarse totalmente, mientras que los importantes intereses Nacionales se convierten en un elemento clave, como una necesidad primordial en el proceso de descolonización.

3. La revitalización de un sentido de nacionalidad, junto a la apreciación de los conocimientos y formas de ascendencia propia: Las filosofías tradicionales de respeto y aprecio a la Tierra, a la vida, hacia los demás y hacia uno mismo, son las partes positivas de la cultura vasc(on)a que sobrevive hoy en la Nabarra colonial, los cuales debemos incentivar, junto a la comprensión de los aspectos negativos e incluso positivos de la actual sociedad colonial es sustancial. La enseñanza de los aspectos negativos de la colonización deben destacarse, mientras que los pocos aspectos positivos que haya deben utilizarse. Hay que reconocer que todas las personas vasc(on)as de esta parte de Europa han sido son asimiladas en un grado u otro; nadie es inmune o está libre a la influencia de la colonia o la asimilación. Si bien esto sigue siendo cierto, también hay que admitir que la cultura vasc(on)a y las formas didácticas de la Nación nabarra no son estáticas. Si las personas vasc(on)as no se habían sometido a la influencia del colonialismo, no sería las mismas sociedades sociopolíticas y culturales exactas como las que existían en el momento del violento contacto militar inicial. Es en este punto donde la persona vasc(on)a tiene que aprender a existir dentro de un ambiente colonial, pero de una manera descolonizada.

4. Reconociendo la fuerza de la sociedad nabarra: Si bien las Naciones están sometidas a las exposiciones de las verdades de la historia, la persona se da cuenta de las falacias y mentiras vertidas desde los Estados colonialistas con respecto al Estado de Nabarra. La continua desinformación, ejecutada des los poderes fácticos coloniales españoles y franceses, concretamente en lo referente a la historia, a la cultura y a la política de Nabarra es primordial para el mantenimiento del actual Estado colonial. Por ello es importante para ampliar y acelerar el proceso de descolonización, poner a circular de forma más precisa y veraz las enumeraciones histórico-políticas de la sociedad nabarra. En primer lugar, la educación debe ser dirigida por la Nación nabarra y el enfoque no solo debe estar dirigido a la sociedad nabarra, sino también hacia personas de otras nacionalidades. Como los Pueblos colonizados han adquirido un claro complejo de inferioridad a través de las medidas opresivas imperialistas y colonizadoras, con el cual incluso se han acostumbrado a vivir, la reacción inicial puede ser para derrocar a sus opresores y hacerse con el control de las riendas políticas en unas instituciones coloniales impuestas en su territorio natural. La persona vasc(on)a tiene que entender que la actual sociedad y estructuración política colonial en la que vivimos es totalmente destructiva. Lo positivo pueden ser unos pocos aspectos o matices, que contienen los únicos componentes beneficiosos que pueden contribuir al proceso de descolonización, ya que recordemos que es imposible , para una Nación colonizada, volver a la tradicional forma de vida, ya que su mentalidad, el medio ambiente y los avances tecnológicos han transformado drásticamente el paisaje. Sin embargo, la incorporación de los aspectos positivos de la modernidad de la sociedad, junto a ancestrales Leyes propias, contribuirán a la superación de los efectos de la inferioridad y de crisis de identidad política.

5. Correcta reclamación territorial: Esto incluye la reclamación de las fronteras políticas y naturales del Estado de Nabarra a nivel internacional. A esto se le puede sumar simbólicas reivindicaciones personales, como la de ondear la bandera nacional de Nabarra en los diferentes rincones de nuestra correcta geografía política. También se puede realizar un incremento de las actividades políticas dentro del territorio nacional de Nabarra, como marchas a lugares emblemáticos, castillos, fortalezas, rendir homenaje a los héroes caídos en batallas históricas, etc., siempre teniendo como objetivo principal nuestra apropiada afirmación territorial y la eliminación de las fronteras coloniales impuestas en nuestro territorio.

Para concluir, decir que la colonización solo es constructiva para la sociedad de los Estados colonizadores, pero totalmente destructiva para la sociedad sometida o esclavizada. Por el contrario, la descolonización es plenamente constructiva para la sociedad sojuzgada como la nabarra, ya que es la única vía política posible que tiene para recobrar la libertad. Ni que decir tiene, que la descolonización es absolutamente destructiva para la sociedad emanada de los Estados coloniales e imperialistas, como son el Reino de España y la República de Francia.

Euskal herria es nuestro pueblo, NABARRA, es nuestra nación y nuestro Estado

Euskal herria es nuestro pueblo, NABARRA, es nuestra nación y nuestro Estado
Iñigo Villaverde. Tenencia de Marañon-Nabarra

EUSKAL HERRIA:La mayoria de los partidos abertzales lo utilizan como referencia a siete territorios, el Zazpiak bat, denominado histórico por ellos, se refieren en concreto a un territorio delimitado geográficamente y que tiene la capacidad de ser sujeto político, vamos, que Euskal herria es un pais formado por las provincias de: Araba, Gipuzkoa, Bizkaia, Nabarra, Behe Nabarra, Lapurdi y Zuberoa.

Por la parte española la referencia de Euskal herria es, solamente para reconocerse ese topónimo como algo cultural, el sitio donde se habla o hablaba euskera y con un folklore similar, lo que queremos dejar claro a unos y a otros desde estos micrófonos, es que Euskal herria no es ningún mapa geográfico y ni está delimitado por ninguna frontera, Euskal herria es el pueblo vasco y el pueblo vasco no solo se encuentra dentro de estos territorios del Zazpiak bat, al igual que el pueblo germano no se encuentra solo en Alemania, o el pueblo judio únicamente en Israel.

Euskal herria, el pueblo vasco hace siglos que decidió instaurarse como Estado, para poder defenderse de otros pueblos y poder así perdurar en el tiempo, y ese Estado en que se organizó el pueblo vasco lo denominaron “NABARRA” y así se logró subsistir durante más de diez siglos, primero como vasconia y luego como “NABARRA” hasta el siglo XIX, por lo tanto cuando nos referimos a nuestro Estado Nación o patria está claro, “NABARRA”, cuyos límites están delimitados documental e históricamente desde Atapuerca a Foix (Andorra) y desde Burdeos al Moncaio, y en ese territorio vive Euskal herria o pueblo vasco donde se ha hablado el euskera.

“NABARRA” es el Estado que nos dimos los vascos y para ejemplo comentar lo que tenia escrito Hermilio de Oloriz, el que fuera bibliotecario y cronista de la diputación de Iruñea en la Nabarra reducida a finales del siglo XIX, y que vale de ejemplo y consejo para el resto de Euskal herria o el pueblo vasco:

“Antes de leer historias de extrañas gentes, estudiad la de vuestro pueblo; ella os hará conocer y amar la Patria”

Extraído del blog Alava Estado de Nabarra

2011/02/15

Lerin, febrero de 2011

Las Navas y Nabarra
Iñigo Saldise Alda

“En un Estado Colonial los últimos en darse cuenta de su condición son los propios colonizados”. Rigoberto Quemé-Chay

El pasado día 15 de febrero de 2011, concretamente en el apartado de Cartas al Director del DIARIO DE NOTICIAS, aparecía un artículo cuyo título era 8º centenario de las Navas de Tolosa. El autor menciona la posibilidad de colocar un monumento a modo de reconocimiento público a la heroicidad y al esfuerzo de aquellos nabarros capitaneados por Sancho VII el Fuerte realizado durante la batalla de Las Navas de Tolosa, fuera del territorio nabarro, tras la unión del Reino de Nabarra con los diversos Reinos peninsulares-cristianos se sobre entiende-existentes en el año 1212. El autor sugiere claramente en su escrito, que debe ser la impuesta Institución colonial del Gobierno de Navarra, la que tome cartas en el asunto para la realización del monumento en conmemoración a la batalla de Las Navas de Tolosa.

Lo que no se menciona en dicho escrito, es que realmente el rey de Nabarra se vio obligado a participar en esa campaña militar cristiana o Cruzada, ante las reiteradas presiones y amenazas, incluida la de ser excomulgado y retirarle el título de rey para él y de Reino para Nabarra con lo que ello conllevaba poner en peligro la independencia del Estado Pirenaico, realizadas por Inocencio III, emperador de Roma y el obispo de Narbona, lo que le obligaba a ser aliado de su enemigo natural el Reino de Castilla; el cual, tan solo 12 años antes había invadido y ocupado de forma ilegal la Nabarra occidental. Por cierto, el Reino de León no participó en dicha Cruzada y no sufrió las represalias políticas del emperador de Roma.

Así pues, apenas fueron 200 los caballeros nabarros que acompañaron a el Fuerte para unirse finalmente al ejército de los Cruzados, el cual era comandado por el mayor enemigo histórico de los nabarros, el rey de Castilla. Los nabarros iban bien equipados y fueron recibidos con agrado por los demás ejércitos cristianos de los Reinos de Portugal, Castilla y Aragón y de las Órdenes Militares de los Caballeros de San Juan, de Santiago, del Temple, de Ucles, de San Lázaro y de Calatrava, junto algunos voluntarios gascones, occitanos, franceses e incluso leoneses. A esos 200 nabarros se unieron rápidamente los ganboinos, partidarios de la Estatalidad Nabarra y que acudían a la Cruzada desde las tierras ocupadas ilegalmente por el Reino de Castilla en el año 1200.

Todos conocemos el desenlace de la batalla de Las Navas de Tolosa, el cual fue favorable para los ejércitos cristianos y donde tuvo un papel importantísimo la acción militar llevada a cabo por Sancho VII el Fuerte y demás nabarros. Un movimiento estratégico que a la postre decantó la balanza de la batalla en favor de los cristianos, gracias a un movimiento envolvente que conduce directamente a los nabarros al montículo donde estaba situado el mismísimo Al-Nasir, jefe de los musulmanes, el cual se creía seguro tras la barrera formada por esclavos africanos encadenados entre sí y con ello, condenados a luchar por el emir para salvar sus propias vidas.

La consecuencia principal de esta importantísima batalla del siglo XIII, significó a la postre la perdida de la hegemonía musulmana en la Península Ibérica y facilitó las ansias expansionistas del Reino de Castilla. Esta gran victoria cristiana en la Península Ibérica, cosechada en gran medida gracias a los nabarros, ciertamente no trajo ningún beneficio para el Reino vasco(n), al menos en lo que se refiere a la devolución de las tierras invadidas y ocupadas por el Reino de Castilla, siendo las últimas y más recientes, las tierras Araba y Gipuzkoa.

Además, todo hay que decirlo, desde Roma no salió ninguna Bula para reclamar a los castellanos la restauración de todas las tierras vasconas ocupadas ilegalmente a lo largo del siglo pasado por el Reino de Castilla, a su Estado natural, el Reino de Nabarra. Por el contrario, Sancho VII el Fuerte si se logró hacerse con un gran botín, que le sirvió para engordar sustancialmente las arcas del Reino Pirenaico, pero no trajo ningunas cadenas para el escudo rojo de Nabarra o para esclavizar a los nabarros. La gloria acompañó desde entonces al portador del Arrano Beltza, Sancho VII el Fuerte, convirtiéndolo posteriormente en un auténtico mito. Este mito fue aprovechado por el colonialismo imperial español tras el asentamiento de la última invasión y ocupación militar de las tierras nabarras en el año 1521. Desde el Reino de España y apoyándose en la Reforma Católica o Contrarreforma, se inventan la leyenda del “moro” Miramamolin y de las cadenas que incorporaron unilateralmente al escudo de Nabarra. Unas cadenas que no son nuestras, pero que tristemente hoy continúan colonizando las mentes de los nabarros y físicamente siguen esclavizando la Nación de Nabarra.

NOTA: Imagen del Monumento inagurado en el año 1912 en conmemoración de la batalla de las Navas de Tolosa, existente en la provincia de Jaen, Reino de España.

SOBRE EL RIGOR HISTÓRICO Y OTROS RIGORES.

SOBRE EL RIGOR HISTÓRICO Y OTROS RIGORES.
Joseba Asiron (Historiador y miembro de la iniciativa “1512-2012 Nafarroa Bizirik”)

Al hilo de escritos sobre rigor histórico remitido por “navarristas”, estas son las consideraciones que, a vuela pluma y sin demasiadas profundidades, se me ocurren hacer.

1. Es insostenible desde un punto de vista histórico decir que Navarra estuviera en 1512 “en plena guerra civil”. La guerra entre agramonteses y beaumonteses no tiene prolongación más allá de 1507, fecha para la cual la facción beaumontesa está desactivada, y su principal valedor, el Condestable Luis III Beaumont, desterrado. Para sostener lo contrario habría que enumerar (lugar y fecha y protagonistas) cuáles son los enfrentamientos con carácter de “guerra civil” habidos tras esa fecha y hasta el verano de 1512 en suelo navarro.

2. De hecho, es preciso aceptar como premisa, antes de cualquier otra consideración, que 61 años después de iniciada la guerra civil, y muertos hacía 51 y 33 años, respectivamente, los dos protagonistas de la controversia dinástica (El príncipe Carlos en 1461 y Juan II en 1479), la guerra civil no hubiera tenido viabilidad si no fuera por la continua injerencia de Castilla, que amparaba y azuzaba a los Beaumont para dividir y debilitar a Navarra. Así que al hablar de las penalidades sufridas en Navarra en la segunda mitad del siglo XV no puede considerarse a Castilla como mero elemento pasivo.

2. Item más, cada vez parece más claro que fue, precisamente, el cese de la guerra civil lo que hizo ver a Castilla la necesidad de emplear métodos más expeditivos y definitivos, es decir la guerra abierta, toda vez que el bando beaumontés, sostenido por ellos, había fracasado. En 1512 los reyes Juan y Catalina habían conseguido una estabilidad en el reino sin parangón en los 50 años anteriores, y sin embargo fue ese precisamente el momento en el que Castilla (mejor dicho, España) eligió para la conquista. El momento más sosegado. Difícil de sostener la teoría de Javier. J.M. Lacarra, eminente medievalista y personaje poco sospechoso de veleidades nacionalistas, va más allá, y dice que, hasta el momento mismo de la invasión, los reyes navarros habían dado muestras de ejercer el gobierno “con buen tino” (creo recordar que es expresión literal).

3. Consecuentemente, presentar como se hace desde determinada historiografía navarrista, la conquista española de Navarra como la última fase de las guerras civiles es, sencillamente, una impostura, interesada y sobrevenida.

4. Tampoco es cierto que la división entre beaumonteses y agramonteses obedezca a un criterio geográfico, ni siquiera sociológico o económico. Esta es una teoría superada hace décadas por la práctica totalidad de los autores que han tratado el tema en profundidad. Javier realiza una lectura demasiado simplificada al describir el panorama, y habla de un Baztan agramontés (cierto para el caso de los Zozaia, Bertiz, Azpilkueta y demás), pero obviando la existencia de linajes baztaneses beaumonteses tan relevantes como los Iturbide y los mismísimos Ursua, tal vez el mayor linaje baztanés, con su red de parentescos con los Santa María etc. y que serán claves en la conquista, sin que puedan ser considerados “excepción aislada”. Por desgracia, me permito añadir. Otra cosa es que hubiera lugares en los que una u otra facción podía ser mayoritaria en un momento dado, por supuesto que sí, pero adscribir una comarca a un único bando no es ajustado, y justificar la división del reino en criterios geográficos es abiertamente falso. Dice Javier que la Navarra media era “fiel a la dinastía francesa”, es decir, según puede interpretarse de lo que dice, que era agramontesa, pero sin embargo ciudades como Viana, Puente, Lumbier, Artajona, Larraga, Mendavia o Lerín eran esencialmente beaumontesas. La misma Pamplona, enclavada en la zona media, era una ciudad esencialmente beaumontesa. Lo cual no era óbice para que hubiera en ella importantes familias agramontesas, y que en el momento de la conquista todos ellos aceptaran de mal grado la invasión castellana (mejor, española). Insisto, las guerras civiles no tienen una lectura geográfica. En otro lugar y momento podríamos hablar de sus causas, que venían en realidad de lejos.

5. Una cuestión central. Navarra no tenía en 1512 dos dinastías, una francesa y otra española, luchando por el poder. Navarra tenía una dinastía propia, depositaria de los derechos dinásticos, y reconocida al 100% en el concierto político europeo, con embajadas y relaciones con todos los estados, desde Francia, Castilla, Aragón e Inglaterra hasta los mismísimos Estados Pontificios, que reconocían unánimemente su legalidad. Francamente, no se de donde saca Javier la idea de dos dinastías compitiendo, pero me gustaría que, también en este caso, citara referencias bibliográficas (autor-título-fecha-página) o, en su defecto, las fuentes documentales en la que fundamenta esa aseveración (archivo-signatura), porque constituirían historiográficamente todo un hallazgo.

6. Si estos “navarristas” consideran que Navarra no tenía dinastía propia por ser depositaria de sus derechos dinásticos el conglomerado Albret-Foix, que lo recibió a su vez de los Evreux, me gustaría saber cómo consideran al conglomerado dinástico Haugsburgo/Austria-Bourbon, que lleva 500 años ocupando la corona española sin ser aparentemente cuestionado desde un punto de vista dinástico en relación a su procedencia.

7. Por cierto, un comentario al margen, Navarra no tenía siervos en el siglo XVI. La alusión es errónea y totalmente anacrónica. Lo digo porque justamente en las 2 líneas siguientes habla, literalmente, de la necesidad de dejarse de símbolos y mantener un rigor histórico. La servidumbre es un sistema de relaciones (personales, políticas, económicas…) perfectamente definido en el ámbito de la historia, y no tiene transposición posible al siglo XVI navarro.

8. Tal vez el mayor desenfoque sea sostener, como estos “navarristas” hacen, “que nadie defendía la independencia del Reino de Navarra”. Esto es, dicho sea con todo respeto, una barbaridad. Los tres intentos de recuperar el reino (otoño de 1512, primavera de 1516 y la campaña de 1521-1522) deberían hablar por sí mismos. Pero existe además la constatación de que hubo una parte de Navarra que sí siguió independiente tras la guerra de 1512-1530. Se trata, por supuesto, de la Baja Navarra, que siguió siendo independiente a pesar de haber sido ocupada tres veces por los españoles, que al final renunciarían a su control. Baja Navarra siguió siendo independiente, y siguió siendo gobernada por los reyes navarros hasta 1620. Cosa que determinada historiografía ha olvidado “muy oportunamente” durante décadas, pero que es hoy ya insostenible. Y difícilmente podría haber subsistido ese pequeño y seguramente inviable territorio navarro durante más de un siglo de forma soberana si “nadie defendía la independencia de Navarra”.

9. Nada que objetar a ciertas consideraciones morales y personales, más que históricas y por tanto científicas, que suelen hacer. Yo, particularmente, me siento vasco, y europeo, y de Pamplona, y de Zizur, y de Osasuna, y de izquierdas y muchas cosas más. Pero no español. No veo dónde radica lo de “excluyente”. Imagino que cuando hablan de nacionalismos de derechas se refiere al nacionalismo español, que por desgracia ha sido casi siempre (o siempre) de derechas, entre otras cosas porque ha basado sus fundamentos en mitificadas epopeyas como las guerras contra los “moros” o contra los “gabachos”, según terminología propia.

10. Enfin, esto nos llevaría muy lejos. Posiblemente es cierto que a la gran mayoría de los navarros de a pie les daba igual quién gobernara en Pamplona. Dudo mucho, en cambio, que les diera igual la destrucción de los recintos amurallados de las ciudades, que afectaban a su vida cotidiana (podemos hablar en otro momento del verdadero papel de las murallas en la Edad Media y Moderna), los apresamientos masivos de vecinos, la obligación de alojar y sostener en sus propias casas a los invasores, o el hecho de que fuera Navarra quien tuviera que financiar el precio de su propia ocupación, como ya demostrara Esarte hace una década. Los motines populares, perfectamente documentados, ocurridos por ejemplo en Sangüesa, Pamplona y Estella en el periodo inmediato a la conquista no hablan de un pueblo indiferente. Cuando Miguel de Añués escribe al rey exiliado diciendo “apareced tan solo y hasta las piedras se levantarán de vuestra parte”, no describe una situación de indiferencia. Cuando el coronel Villalba dice que “no hay ni una sola persona en Navarra de la que puedan fiarse”, incluyendo por cierto ya en este momento a los beaumonteses, y cuando, tras destruir los castillos y murallas de las ciudades, escribe a Cisneros diciendo aquello de que “desde que vuestra señoría reverendísima mandó derrocar los muros no hay hombre en Navarra que ose levantar la cabeza”, no describe una situación de indiferencia. Tampoco creo que pueda hablarse de indiferencia cuando sabemos que hubo procesos judiciales masivos en los que se juzgo a cientos de vecinos, muchos de ellos de a pie, que fueron condenados al destierro, cuando no a prisión o a galeras (con nombres y apellidos, cfr. obras de Esarte, Monteano, Adot etc.), por no hablar de las ejecuciones públicas o de los que fueron asesinados en prisión, también con nombres y apellidos.

11. No había un concepto de nación al uso contemporáneo en el siglo XVI. De acuerdo. Pero ello no quiere decir que les diera igual ser una cosa u otra. España trajo muchas más cosas a Navarra con la conquista, más allá de un cambio de dinastía o de “nacionalidad”. Por ejemplo la inquisición. No es casualidad que, tras la recuperación eventual del reino operada en 1521, una de las primeras y más populares medidas adoptadas fuera la de suprimir la inquisición impuesta por los españoles. Los navarros de a pie del sur de los Pirineos fueron incorporados por la fuerza al oscurantista proyecto imperial, a la cruzada, a las guerras de religión en Europa y a la aculturación y la masacre de los pueblos indígenas americanos. ¿Qué habría pasado de seguir independientes?. Hombre, no vamos a ser tan tontos de pensar en una suerte de utópica arcadia a la navarra, desde luego, pero las pistas que nos da la Baja Navarra independiente del XVI distan mucho de la caverna española. Especialmente su corte humanista y renacentista, de la que el mismo Shakespeare dijo que “asombraría al mundo”. Yo, personalmente, no creo que a los navarros del XVI, incluso a los que salieron indemnes del proceso de conquista, les diera igual una cosa que otra. Lo que sí se es que, como navarro del siglo XXI, a mí no me da igual ni minimizo su papel. Ni el de los conquistadores ni, desde luego, el de los navarros que quisieron seguir siendo única y exclusivamente navarros.

Extraído de la web 1512-2012 Nafarroa Bizirik!

2011/02/10

Bidaxune, febrero de 2011

Política colonial española actual y el año 1512
Iñigo Saldise Alda

La maquinaria nacional española mantiene su enorme artillería política imperialista y dialéctica colonizadora a pleno rendimiento. Esto es debido a la inminente llega de la efeméride que tendrá lugar en el año 2012, más concretamente la del V Centenario de la ilegal invasión y ocupación militar del Reino de Nabarra por parte de dos columnas del ejército español, las cuales eran capitaneadas por el Duque de Alba y por el Arzobispo de Zaragoza.

Los numerosos actos y manifestaciones pacíficas llevadas a cabo desde la iniciativa popular nabarra, 1512-2012 Nafarroa Bizirik!, junto al extraordinario y necesario coloquio de Biana bajo el nombre de I Congreso de Historiadores de Navarra. Hacia el Vº Centenario de la conquista española organizado por la empresa Nabarralde, S.L., entre otros ejercicios sobre la memoria histórica del Estado de Nabarra,a los que hay incluso que sumar acciones políticas y jurídicas llevadas a cabo nivel Internacional por la Casa Real de Nabarra y la Comisión Soberanista de Nabarra, han obligado al nacionalismo español a sacar su artillería pesada contra las ansias libertarias de un Pueblo cuyo origen histórico-cultural es el Vasco(n)-Euskal Herria-, un Pueblo cuyo carácter político-histórico es el Nabarro-Nabar Herria-.

Desde unos planteamientos políticos claramente anacrónicos, el nacionalismo imperial español busca la división entre las filas soberanistas, independentistas, legitimistas y estatalistas nabarras. Para lograr su proposito, actualmente, el principal objetivo a atacar es el paradigma aranista o nacionalismo vasco. Incluso no dudan en utilizar ese planteamiento político, que ciertamente podemos afirmar que carece de unos cimientos histórico-políticos correctos, surgido a finales del convulsivo siglo XIX, como pieza clave de su machaqueante artillería imperial y colonial contra la noble causa patriótica nabarra, intentando conseguir que aquellos que han mamado la doctrina aranista se cierren en banda a la vía histórico-política real de Baskonia, ruta directa que nos permitirá alcanzar la libertad e independencia mediante la recuperación de la soberanía de nuestro único Estado existente a lo largo de los siglos, Nabarra.

Un ataque imperialista español que centra sus ataques constantemente contra el idioma más antiguo de Europa, el euskara. El único idioma que hablaban los vasco(ne)s independientes o nabarros cuando nombraron a Eneko Aritza primer Rey de Pamplona(Nabarra); es decir, lo eligieron como el primer Jefe de Estado de los nabarros ante las reiteradas agresiones militares provenientes del Imperio de los francos. Un Estado propio que aglutinó a todas las Tierras de Baskonia durante el reinado de Alfonso I el Batallador; un Estado que basó su primer Tratado Fronterizo con el Condado de Castilla en base a donde, o hasta donde, se hablaba la lingua vasconum, la cual fue reconocida como lingua navarrorum por Sancho VI el Sabio en un documento oficial del Reino de Nabarra.

Otro punto importante de ese ataque colonialista español, se centra en la utilización de tropas castellanas formadas por vascos de Guipúzcoa, Álava y Vizcaya-se olvidan malintencionadamente de las tropas vascas de la Rioja entre otras-en el ejército español durante la ilegal invasión y ocupación del Reino de Nabarra. Este es un arma arrojadiza importante para el nacionalismo español, la cual tiene como estandarte los “cañones” de Belate, donde tropas castellanas capitaneadas por señores oñacinos y al grito de ¡España! ¡España! ¡España!, hicieron huir a los mercenarios alemanes que portaban diversas piezas de artillería en la retaguardia de un ejército formado por nabarros y sus aliados por aquel entonces franceses, junto a los mencionados mercenarios alemanes y algunos albaneses, que se retiraban al norte del Pirineo tras fracasar estrepitosamente en el intento de reconquista de la capital del Reino vasco(n), Iruñea. Pero no dudan en ocultar que estos vasco(ne)s habían perdido su estatus político de nabarros hacía más de 300 años antes, algo debido a anteriores invasiones y ocupaciones ilegales de tierras pertenecientes al Estado de Nabarra, junto a las numerosas traiciones de tenentes o funcionarios del Estado nabarro, únicamente semejantes a las traiciones ejecutadas posteriormente en el año 1512 por la mayoría de los beaumonteses y algunos agramonteses. Unas tierras vasc(on)as que estaban militarmente ocupadas, y donde sus gentes llevaban sufriendo la imperial colonización castellana desde el mismo día de la pérdida de su libertad.

Los nacionalistas, imperialistas y colonialistas españoles también defienden un inexistente pacto; con todo esto y más, intentan ocultar la existencia de lo que podíamos llamar Movimiento Patriótico y de Liberación de Nabarra, el cual engloba a comienzos del siglo XXI a nabarros de cualquier tipo de raza, sexo, color, ideología, religión, credo, etc., y que verdaderamente es capaz de asegurar el respeto efectivo de los Derechos del Hombre y de las libertades fundamentales para toda la Humanidad, todo y simplemente gracias a nuestro ancestral Derecho Pirenaico, solo con la única intención política e a imperial de mantener la violencia colonizadora española sobre el Pueblo Nabarro.

Nosotros los soberanistas, independentistas, legitimistas y estatalistas nabarros no debemos facilitarles a los nacionalistas españoles su continuado trabajo imperialista y colonial. Por ello, nosotros, debemos cerrar filas y en muchos de los casos algunos de nosotros, liberarnos de las pesadas cargas nacionalista vasca y pactista que llevamos con nos en nuestras alforjas. Para ello debemos reconocer, como así nos dice la historia, la inexistencia de otro Estado vasco(n) a lo largo de los siglos que no haya sido el Reino Pirenaico y Europeo de Nabarra. Debemos no hacer caso del antivasquismo y falso pactismo que se ejecuta desde el nacionalismo imperial español, el cual solo busca de la división entre los extrañamente denominados vasquistas y nabarristas, ya que lo verdaderamente importante e inequívoco del dogma aranista, no somos franceses ni españoles, se encuentra en la verdadera historia política de nuestro Estado de Nabarra, la cual cuenta con una irrefutable esencial cultural vasc(on)a, mientras que políticamente somos nabarros. Esto junto a la inexistencia de un esclavista pacto con el Reino Imperial de España, la actual subordinación, sumisión y sojuzgamiento actual que padecemos los nabarros, se desprende claramente que fueron impuestos por la ilegal acción militar, a sangre y fuego, con aterrante genocidio y brutal colonización.

2011/02/09

Martín de Azpilicueta

Martín de Azpilicueta
Antonio Urra Maeztu

Nació en Barásoain en 1492 y murió en Roma en 1586. De familia agramontesa oriunda del Baztan, del mismo linaje que la madre de san Francisco Javier. Se le llamó el doctor Navarrus y fue célebre en Europa. Huyó con su familia a Toulouse tras la usurpación de la Alta Navarra por los españoles, y continuó sus estudios de Derecho. Volvió tras el indulto de 1523. Se ordenó sacerdote y fue canónigo en Roncesvalles.

Difícil resumir toda su vida de jurista, teólogo e incluso economista. Profesor en Salamanca y Coimbra (allí se carteó con su pariente Francisco de Javier que estaba en Lisboa). Escribió 28 obras. Los humanistas de aquella época, verdaderos heterodoxos navarros, entre ellos Martín de Azpilicueta, no tuvieron una vida fácil desde la invasión, y muchos se vieron obligados a emigrar fuera de Navarra, padecieron la condición de extranjeros, franchutes, estuvieron sujetos a permanente investigación de la justicia española por ser defensores de nuestras instituciones milenarias y por representar el humanismo y modernismo navarro al que se oponían España y el Papado.

Fue valiente en la defensa de Navarra y destacó el robo que supuso la conquista por parte de los españoles en 1512. Sostuvo que los reinos no son de los reyes ni del Papa, sino del pueblo. Estas ideas intranquilizaban a las autoridades civiles y religiosas del XVI. En Salamanca, ante el Rey, disertó sobre El origen democrático del poder. Discrepó en muchos puntos con Felipe II, que se opuso a que el papa Pío V lo nombrase cardenal. En 1570 en una carta al virrey de Navarra, duque de Albuquerque, le dice abiertamente que el rey de España, entonces Felipe II, ostentaba antijurídicamente el título de Rey de Navarra que correspondía a la reina legítima Juana de Albert. Al plantearse la restitución del Reino, sostiene en el manual de confesores que lo robado debe ser restituido, pero que en el caso de Navarra quizá los perjuicios serían muy graves con una restitución. Defendió al navarro de Miranda de Arga Bartolomé de Carranza, que había sido acusado de herejía por la Inquisición. Incluso se le considera a Martín de Azpilicueta como precursor de la economía moderna. Define, por ejemplo, la teoría del valor escasez: "Toda mercancía se hace más cara cuando su demanda es más fuerte y su oferta escasa".

Martín de Azpilicueta perteneció a una pléyade de intelectuales navarros de la época. Nunca sabremos cómo hubiera evolucionado aquel modernismo y humanismo que despuntaban en Navarra sin la invasión de los españoles. Puede que hoy diésemos más importancia a nuestra cultura. Cuando domina la fuerza, decae la cultura de los pueblos.

Extraído de la web del Diario de Noticias de Navarra

2011/02/06

Gartzain, febrero de 2011

Nabarrako gorri
Iñigo Saldise Alda

“De gules, carbunclo cerrado pomelado de oro, una esmeralda verde (en forma de losange) en abismo”. Escudo de Nabarra

Las primerísimos escudos heráldicos, nobiliarios o de armas, tienen sus inicios entorno a los años 1120 y 1140. En ellos los reyes y señores buscaron colorear los escudos que llevaban incorporados blocas o refuerzos de metal que protegían la superficie exterior del escudo ante los golpes de espadas, mazas y hachas, con la única función de que los escudos no se descompusieran, ya que los escudos medievales no estaban fabricados inicialmente con metal, sino que eran elaborados con listones de madera que las blocas aseguraban. Son las armas más antiguas aquellas que solo poseen un color.

Tan habituales era las blocas en los escudos medievales, que estas han sido el mecanismo que ha determinado los posteriores fraccionamientos que hoy podemos apreciar en los escudos. Concretamente, las primeras armas de Nabarra son de gules o rojo pleno y datan de tiempos de Sancho VI el Sabio (1150-1194). Las armas de Nabarra solían representarse con blocas superpuestas, como podemos verlo en San Miguel de Lizarra, en la Catedral de Chartres e incluso en el Monasterio de Monreal de Sicilia, estando las blocas formadas por ocho brazos flordelisados con el carbunclo en el centro, de manera que contribuían a reforzar el escudo rojo de Nabarra. Esta representación, no son consideradas por la mayoría de los heraldistas nabarros y del resto del mundo específica para las armas de Nabarra, ya que las blocas no son muebles heráldicos sino refuerzos del escudo; pero también debemos saber que aparece en la Biblia ilustrada editada en el año 1197 tras petición o mandato de Sancho VII el Fuerte.

Las armas personales que portó el sucesor de el Sabio, Sancho VII el Fuerte, era un águila de sable en fondo de gules, si bien, algunos heraldistas españolas afirman que el fondo era de plata, mientras que posteriores interpretaciones realizadas desde el nacionalismo vasco del siglo XIX, afirman que el águila de sable estaba sobre fondo de oro. Al acabar con este rey la dinastía Jimena, el siguiente rey de la dinastía de Champaña buscó las armas más antiguas de Nabarra, que eran las de Sancho VI, unas armas de gules, de gules pleno, pero añadiéndoles lo que dilucidó como parte de las armerías, el carbunclo y las blocas sobre el escudo. Concretamente el carbunclo tomó forma de trébol de cuatro hojas y los ocho brazos perdieron sus flordelisados y se cerraron, algo que podemos admirar al contemplar los escudos de Nabarra en la Catedral de Tutera. Este y no otro, es el origen verdadero del escudo del Estado de Nabarra.

Conforme van transcurriendo los tiempos y con ello las dinastías, van apareciendo los pomelados en los brazos de una manera siempre homogénea y simétrica, llegando así hasta el siglo XVI. Tras la ilegal invasión y ocupación de gran parte del Reino de Nabarra realizada por las tropas españolas en el año 1512, los españoles dan comienzo a su brutal colonización, en la cual se incluye la modificación del escudo de Nabarra con la entrada de la Inquisición española, la Contrarreforma y el estilo Barroco en las tierras nabarras ocupadas por el Reino de España al sur del Pirineo, dando introducción a las cadenas. Con ello se busca la subordinación absoluta de los nabarros surpirenaicos, ante la política llevada a cabo por los legítimos titulares del Reino de Nabarra, que lo mantenían en independencia y soberanía al norte del Pirineo, donde además la Reforma cristiana daba paso al Nabarrismo auténtico.

Cuando el rey Enrique III de Nabarra accede al trono del Reino de Francia como Enrique IV, una vez mostrada su renuncia a la Fe protestante y por ende faltando al planteamiento Nabarrista de su madre, la reina Juana III de Nabarra, las cadenas que fueron impuestas por el estilo Barroco de la Contrarreforma cristiana y española en las tierras ocupadas del sur del Pirineo, lo cual implicó en concordancia con la Fe Católica, la aceptación representativa de las cadenas en el escudo del Estado de Nabarra de los nabarros independientes del norte del Pirineo por mandato de Enrique III de Nabarra y IV de Francia, algo semejante a lo sucedido en las tierras vasconas al Sur de la Cordillera, pero con la salvedad o diferencia de que las cadenas fueron impuestas a los nabarros del sur por el invasor imperial español.

Para ello los españoles y siempre buscando dar legitimidad a la forzosa unión de las tierras vasconas surpirenaicas pertenecientes al Reino de Nabarra, se inventaron una famosa leyenda. Esta va sobre unas cadenas que ataban a los esclavos africanos entorno a la tienda del Emir musulmán Miramamolim durante la batalla de las Navas de Tolosa del año 1212. Según dice esa leyenda de origen español y no nabarro, las cadenas que aparecen impuestas por los españoles y aceptadas posteriormente por los franceses, actualmente representativas en el escudo de la Comunidad Foral de Navarra, y que realmente solo servían para evitar la huida de los esclavos africanos del Emir, teniéndose por ello que protegerse de las acometidas violentas de su enemigo cristiano y que servían para proteger así al citado jefe árabe, fueron rotas por Sancho VII el Fuerte, provocando con su valentía y la de los 200 nabarros que le acompañaban, un giro en la crucial batalla por la Fe cristiana en la Península Ibérica, alcanzando con ello la victoria para los cruzados. Ello sirvió posteriormente al nacionalismo español para su hipótesis unificadora española, pues sigue siendo pieza clave de la forzosa unidad nacional española que sufrimos en la actualidad los nabarros surpirenaicos.

Lo cierto es, que durante la Contrarreforma cristiana en el Reino de España, los brazos pomeados del escudo del Estado de Nabarra son cambiados o reemplazados desde España por las esclavizadoras cadenas, aunque por suerte para el espíritu patriótico nabarro, todavía se mantiene el primogénito fondo de gules pleno o rojo absoluto, color de los vascones libres y de nuestro Estado de Nabarra independiente y soberano.

2011/02/04

"Nafar Estatua" aldarrikatuko dute herriko festetan Ojaolaaitzeko Naparrak taldekoek

"Nafar Estatua" aldarrikatuko dute herriko festetan Ojaolaaitzeko Naparrak taldekoek

Idiazabalgo Ojaolaaitzeko Naparrak taldekoek, sanblas jaietan “Nafar Estatua” erreibindikatzeko hainbat ekintza antolatu dituzte.

Festetako bigarren astean, txosna irekiko dute Idiazabalgo plazako karpan Ojaolaaitzeko Naparrak taldekoek. Karpako txosnan, bideo emanaldiak antolatu dituzte.

Otsailaren 3an, gauean, “Goierri eta inguruetako Nafar gazteluen arrastoen atzetik” bideoaren irudiak proiektuatuko dira. Otsailaren 4 eta 5ean, berriz, arratsaldeko lauretan “Vascones” eta “1512 Nafarroa Garaiaren Konkista” dokumentalak eskainiko dituzte.

Nafar Estatua aldarrikatzeko kontzentrazioa

Txosna eta bideo emanaldiez gain, kontzentrazioa ere antolatu dute Ojaolaaitzeko Naparrek. Otsailaren 3an, osteguna, eguerdiko 13:00etan, “Euskal Herria Nazioa. Naparroa gure Estatua” lemapean, elkarretaratzea egingo dute plazan. Honez gain, eskuorri banaketa ere egingo da.


Otsailak 5 zapatua:arratsaldeko 16:00tan baskones dvd emaldia herriko plazan.

Otsailak 6 igandea:arratsaldeko 16:00tan naparroa garaiaren konkista dvd emanaldia.
(baitaere txoznan nabarralderen materiala salgai egongo da.)

2011/02/03

ELECCIONES... ELECTIONS... HAUTESKUNDEAK...

ELECCIONES... ELECTIONS... HAUTESKUNDEAK...
Obanosko Infanzoiak, (2011.2.2)

De nuevo una parte de nuestros territorios va a sufrir un ataque directo de una de las potencias ocupantes, España en este caso. Nuestra determinación política se va a ver sacudida por las embestidas de unos enemigos que pretenden, y por desgracia, conseguirán organizar unas elecciones en territorios que no son suyos, sometiendo de manera deliberada la voluntad y el pensamiento de parte de nuestro pueblo. Ante una agresión de tal magnitud, donde fuerzas exógenas y sin ningún tipo de legitimidad van a dejar asentado su poder de violencia, caben una serie de respuestas políticas por parte de los agredidos, de los autóctonos, colonizados por medio de las armas del ocupante.

Se me ocurren cuatro tipos de respuesta, lo cual no significa que no hayan más. Algunas previsibles, y contrarias a nuestros intereses y por lo tanto sub-políticas, otra, mucho menos previsible y más acorde a la situación de enfrentamiento en la cual vivimos.

Las voy enumerando según el grado de resistencia a la agresión, de menos a más: la participación plena en dichas elecciones ilegales, la abstención, el boicot y el ejercicio del poder.

La participación: es de prever de que veremos a miles de sujetos colonizados acercándose a las urnas, con el erróneo pensamiento de que con el depositar su voto en las urnas españolas conseguirán alterar la relación de fuerzas, de que un "nuevo poder" surgirá a través de esa "acción". A estos sujetos, ni tan siquiera les parece sospechoso de que las urnas donde vayan a depositar su voto estén custodiadas por fuerzas de ocupación. Quizás piensen que éstas están ahí para facilitarles el camino que conduce a liberarse de estas fuerzas bien pertrechadas, y no precisamente de argumentos democráticos. Pues bien, el poder no surge del resultado de un proceso electoral sino que las elecciones las diseña el poder para precisamente mantenerlo. En nuestro caso, el poder ocupante necesita de esas elecciones para perpetuar la ocupación y sólo lo puede conseguir con la colaboración de los propios ocupados, que si caen en la trampa, legitimarán con su voto la estrategia de los ocupantes, financiaran con su voto los agentes del poder ocupante y aprovisionarán con su voto las armas de las fuerzas ocupantes. En las condiciones actuales, constatamos como después de más de tres decenios de participación en elecciones extranjeras, hechas a medida de quienes las convocan, nuestro pueblo se ha ido debilitando elección tras elección en contra de lo que nos decían y siguen diciéndonos los "sesudos" líderes de éste país que se autodenominan abertzales.

La abstención: si bien se trata de una forma de resistencia que se sitúa en un peldaño por encima de la participación en cuanto a forma de oposición, tiene sin embargo unas connotaciones parecidas a ésta. Responde, por un lado, al llamamiento de una autoridad que no reconocemos y a la que no tenemos por qué dar explicaciones ni indicios y por otro lado, no se enfrenta, con esa actitud ambigua, a esa autoridad. Es una forma de resistencia de demasiada baja intensidad que queda difuminada, dentro de una situación de confusión que siempre produce un ataque del enemigo, y donde no se expresa nítidamente el nivel de poder que emana de la fuerza opositora. El poder ocupante recuperará e integrará sin mucha dificultad este nivel de oposición hacia sus propias posiciones. Es adentrarse en una fase intermedia de lo que realmente hay que hacer, y visto que el coste va ser el mismo, procedamos en una escala superior en cuanto a nuestro nivel de respuesta. El no acudir a las urnas extranjeras colocadas en nuestros territorios es condición sine-quanon pero no es suficiente. La agresión no quedará frenada. Abogar por la abstención es un error estratégico.

No nos acerca al camino que nos conduzca a la recuperación del poder, a la recuperación de la soberanía porque este tipo de respuesta es incompleta frente a la magnitud del ataque proveniente del exterior.

El boicot: tiene más intensidad que el anterior tipo de respuesta. Contiene también mayor implicación debido a que se trata de una acción más activa que la anterior y para ello hay que mover resortes de poder, despliegue de fuerza. Ahora bien, eso no significa que nos encontremos con la acción política adecuada. Adolece, en este caso también, de sentido estratégico. El boicot implica en la práctica la desobediencia activa a la autoridad. Se trata de nuevo de un elemento imprescindible que tenemos que adoptar para actuar pero sigue siendo incompleto. Estratégicamente no estamos llamados a desobedecer, no es nuestra función. Nuestro cometido es el contrario: debemos acatar, con hechos, las orientaciones que provengan de una Autoridad Nacional, de un órgano propio que canalice, regule, y marque en cada momento los pasos estratégicos a seguir. Obedeciendo a una autoridad propia desobedecemos a la autoridad ocupante. Ello no quiere decir que hasta que no tengamos esa dirección política no hagamos nada y nos crucemos de brazos, como intentaré explicar en el cuarto tipo de respuesta. Solamente quiere decir que el boicot y la desobediencia tampoco resuelven el dilema en el que estamos metidos, ni con relación a las elecciones, ni tampoco como práctica política, visto que una vez más, es el enemigo el que marca la agenda y los tiempos.

El ejercicio del poder: tenemos que ejercer poder. Poder ideológico que sirva para preparar esta batalla y todas las siguientes que vamos a tener que librar. Hay que educar las mentes en contra de las ataduras coloniales teniendo como patrón de que sólo desde una actuación propia, desde una centralidad propia, desde un pensamiento propio accionaremos los resortes de poder que tienen que ser también propios. Dentro de esos parámetros, nos será mucho más fácil dar respuestas a situaciones y problemas que se nos vayan presentando.

Reaccionaremos, por ejemplo con el tema que nos ocupa, de manera natural si recuperamos nuestra centralidad: los ocupantes no deben colocar ni una sola urna en nuestros territorios y nos tenemos que poner a ello. Ese debe ser nuestro pensamiento y nuestro enunciado.

Evidentemente, al día de hoy, no podemos ejecutar tal acción por carecer de fuerza suficiente. Sí podemos, en cambio, aleccionar en ese sentido. El sujeto que sea receptivo a este pensamiento, desde luego que no acudirá a las urnas. Lo veremos dispuesto a trabajar para preparar las condiciones que acumulen la fuerza necesaria para actuar en contra de los que nos agreden. Además, cobrará conciencia de que hay que institucionalizar el poder político que emana del pueblo ocupado, al cual pertenece, para proceder, entre otras cosas, a la desocupación de nuestros territorios por parte de las fuerzas invasoras. Esta institucionalización del poder político, con todos sus aparatos de fuerza y disuasión, es la única garantía de eficiencia para hacer frente a las pretensiones expansionistas e imperialistas provenientes del exterior.

El problema fundamental no es el que nuestras gentes acudan a esas urnas sino la presencia en sí de esas urnas en nuestros territorios.

Si solucionamos lo segundo, lo primero dejaría de ser un problema, dejaría de existir.
Con ello, ante la pregunta de qué hacer ante las elecciones que convoquen los ocupantes:
¡Impedir que pongan una sola urna!

Insistir, insistir e insistir en ello.¿Qué no podamos cumplirlo? Es evidente, por ahora... pero ya ponemos a este país en la dirección adecuada. Resumiendo: En el segundo y tercer tipo de respuesta se sabe lo que no hay que hacer, lo cual es un avance con comparación al primero. Con el cuarto tipo de respuesta se sabe lo que hay que hacer y no queda margen de error, queda complementado lo que hay que hacer y por consiguiente lo que no hay que hacer.

Para ilustrar este cuarto tipo de respuesta emplearé uno ejemplo que a buen seguro se daría: Si le preguntaras a un inglés que opinión le merecería el hecho de que España le vaya a organizar elecciones españolas colocando urnas españolas en su territorio, te contestará:

"Chaval(a), estás loco(a) de atar, aquí no permitimos la instalación de urnas que no sean las nuestras!".

No se le ocurriría, desde luego, contestarte: "¡Ah...pues me abstengo!”

Bien, los ingleses, evidentemente, tienen institucionalizado su poder político y nosotros, no.
Pero si estamos convencidos, como pueblo, de que tenemos que equipararnos con el resto de los Estados, nuestro razonamiento debe ser el mismo que el del inglés que aparece en el ejemplo antes mencionado. Y nos conviene no eternizarnos en la consecución de la recuperación del poder que nos fue arrebatado.

Artículo extraído de la web OSOA. Ha sido publicado íntegramente una vez realizadas las necesarias y pertinentes correcciones ortográficas.

Sugerencias nabarras

Sugerencias nabarras
J.J. Labiano, Arazuri-Nabarra

Sugiero a los diferentes agentes políticos, nacionalistas y regionalistas, existentes en todos los territorios de Nabarra, asuman de una vez por todas el conjunto de retos políticos sin vacilación alguna buscando la obligada Unidad Nacional Nabarra; además deben tomar en cuenta todos los criterios estratégicos existentes fuera de los marcos constitucionales impuestos por el Reino de España y por la República de Francia, únicamente por el bien de nuestra Patria Nabarra. Los partidos políticos, nacionalistas y regionalistas, no deben dejarse contaminar más por esos pseudo-privilegios que supone la tentación de ciertas pequeñas cuotas de poder supeditado a la metrópoli de Madrid o Paris, y que se alcanza con cierta representatividad en las diferentes instituciones impuestas de forma ilegal en todos los territorios que integran la Nabarra plena.

Sugiero a todos esos partidos, agrupaciones y coaliciones políticas reconocer que formar parte del conjunto de agentes colonizadores del Estado español y/o francés, de lo contrario deben saber que les es incompatible exigir la independencia y soberanía de Nabarra que algunos de ellos proclaman, al coquetear y al colaborar sin discusión alguna posible con el colonialismo español y/o francés.

Sugiero más valentía y dedicación a quienes corresponde por derecho y profesión, reclamar y difundir nuestra cultura e historia desde los centros de educación existentes en los territorios de Nabarra.

Sugiero a todos los patriotas nabarros rechazar actitudes hipócritas realizadas por planteamientos mesurados de probados pseudo-soberanistas, pues estos planteamientos finalmente son afines a las asociaciones y agrupaciones políticas pro-españolistas y/o pro-francesas que existen en la actualidad en la totalidad del territorio nabarro, realizadas con la exclusiva disposición de distraer y fraccionar a los reales soberanistas nabarros.

Sugiero que los nabarros realicemos cuanto antes el ejercicio político supremo y legítimo de la descolonización e independencia, para poder así liberarnos realmente mediante la recuperación de la total soberanía de nuestro Estado, Nabarra.

Sugiero a los juristas nabarros la definición final del definitivo anteproyecto Constitucional para el Estado de Nabarra, sin olvidar ninguna institución pasada que pueda aportar aspectos soberanistas basados en los Derechos Históricos, cuya importancia es primordial ante la Jurisprudencia Internacional; y si es necesario preparar una Declaración de Independencia de Nabarra de manera legítima y unilateral.

Sugiero a todas las personas que nos encontramos dentro del ámbito independentistas, soberanista y estatalista nabarro, mostrar respeto por los diferentes planteamientos estructurales para nuestro Estado que se puedan dar, siempre que vengan de personas, agrupaciones, comisiones, etc., del entorno independentistas, estatalistas y soberanista nabarro. Para ello nos vemos obligado a no pretender imponer nuestro planteamiento personal, partidista y demás, evitando estúpidos enfrentamientos, pero sin olvidar ninguno que una vez recuperada la libertad de nuestra Nación y de nuestro Estado, la soberanía recaerá finalmente sobre el Pueblo de Nabarra, como así nos ampara nuestro ancestral Derecho Pirenaico.

Sugiero y animo a todas las fuerzas, comisiones y organizaciones políticas de éste nuestro País, cuyo ideario político sea de exclusivo carácter estatal, que se decidan cuanto antes para encabezar el Movimiento Patriótico y Libertario de Nabarra, trabajando al unísono y con el obligado consenso por el bien de la Patria Nabarra, con total independencia pero sin olvidar limar las posibles asperezas que tengan, para poder adquirir la fuerza política necesaria con la cual poder alcanzar el objetivo primordial y común a todos nosotros, que no es otro más que la total recuperación de soberanía del Estado de Nabarra.

2011/02/02

La autocrítica

La autocrítica
Joxe Iraurgi. Lekeitio, Nabarra

“Antes de leer historias de extrañas gentes, estudiad la de vuestro pueblo; ella os hará conocer y amar la Patria” Hermilio Oloriz. Escritor, historiador y político natural de IRUÑEA, NABARRA.

La autocrítica: Es la capacidad de distinguir los propios defectos y de, enfrentándolos, proponerse hacer lo mejor posible para que éstos no se sigan repitiendo. Es la capacidad de auto evaluarse y de ser sincero/a con uno mismo, admitiendo que nadie es superior que los demás, y que todos tenemos errores, por lo que debemos esforzarnos para ser mejores y así, con la autocrítica y la humildad que esto supone, se puede ir madurando y mejorando cada día más.

La autocrítica y la humildad para nuestra clase política y sindical llamada abertzale supone, antes que nada y prioritariamente, el reconocer que somos una colonia de España. Francia y el Vaticano. Asumiendo esta realidad y siendo consecuente con la misma, cambian todos los referentes tanto de objetivos como de tácticas y estrategias.

Por si hay algún despistado y todavía no se ha percatado del significado de lo que quiere decir “SER UNA COLONIA” lo hago a continuación: COLONIA es un territorio conquistado genocidamente, dominado y administrado por una potencia extranjera, en el nuestro las potencias extranjeras son los estados de España, Francia y el Vaticano incluyendo todo su entramado político, sindical, juridico, eclesiastico y militar

Una vez asumido esto, se es capaz de entender el principio básico para ganar que es el siguiente: NO SE PUEDE SEPARAR EL PROBLEMA NACIONAL DEL PROBLEMA SOCIAL, PUESTO QUE EL PROBLEMA NACIONAL ES ANTE TODO UN PROBLEMA SOCIAL, Y EL PRIMER PROBLEMA SOCIAL ES EL PROBLEMA NACIONAL. (Estatalistas nabarros)

No podemos perder más tiempo en marear al pueblo a quien tanto se insiste en defender pero al cual no se cree, utilizando para ello soflamas autodeterministas, soberanistas e independentistas demagógicamente, esto solo favorece al imperialismo, hay que cambiar todo el discurso utilizando la violencia dialéctica a tope contra el imperialismo franco-español-vaticanista. Ya hasta, el presidente navarrero de la Nabarra reducida ha reconocido que NABARRA fue conquistada por Castilla (ESPAÑA), hay que recordarle a este Sr. y a todos sus correligionarios que una conquista lleva aparejada el genocidio,colonización,alienación y negacionismo, por lo tanto aquí hay una gran oportunidad de practicar la violencia dialéctica contra las instituciones que estos personajes defienden y represntan.

No nos vuelva a ocurrir lo mismo, con la oportunidad histórica malgastada, haciendo oidos sordos en perfecta connivencia con el imperialismo, me refiero al enunciado del TRIBUNAL INTERNACIONAL DE LA HAYA y que lo vuelvo a recordar, dice lo siguiente:
El Tribunal Internacional de Justicia de La Haya falló a favor de la descolonización y el derecho de independencia de los Pueblos. El Derecho Internacional a través de la resolución del 22 de julio del 2010 de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, máxima instancia judicial de Naciones Unidas, y que se resume en que: “NO HAY NORMA EN EL DERECHO INTERNACIONAL QUE PROHÍBA LA DECLARACIÓN UNILATERAL DE INDEPENDENCIA".

Extraído del blog Le Républicain de Vasconie

Anteproyecto de Constitución del Estado Nabarro, 2005(X)


Anteproyecto de Constitución del Estado Nabarro, 2005(X)

VII. LA CORTE DE GARNTÍAS CONSTITUCIONALES

Artículo 81. El funcionamiento de la Corte de Garantías Constitucionales se establecerá por Ley Orgánica que regulará las siguientes competencias:

a) Recurso de inconstitucionalidad de las Leyes.
b) Recurso de amparo Constitucional y de garantías individuales.
c) Conflictos de competencias entre poderes, órganos y entes del Estado.
d) La responsabilidad criminal del Presidente del Estado, del Jefe del Gobierno y de los Ministros.
e) E) La responsabilidad criminal del Tribunal Supremo y Fiscal del Estado.

Extraído del libro del jurista e historiador nabarro Tomás Urzanqui Mina, Soberanía o subordinación. No hay democracia sin sociedad soberana, 2005

2011/02/01

Anteproyecto de Constitución del Estado Nabarro, 2005(IX)

Anteproyecto de Constitución del Estado Nabarro, 2005(IX)

VII. LA JUSTICIA


Artículo 67. La Justicia se administra en nombre de la ciudadanía nabarra.

Artículo 68. Los jueces solo están sometidos a la Ley, la cual amparará la independencia de la función judicial en todo caso y frente a cualquier otra potestad del Estado.

Artículo 69. La Administración de Justicia comprenderá todas las jurisdicciones, que estarán reguladas por las Leyes. No podrá establecerse Fuero alguno por razón de las personas ni de los lugares, ni aún en estado de guerra.

Artículo 70. El Presidente del Tribunal Supremo, que deberá ser jurista de reconocido prestigio, será designado por el Presidente del Estado en la forma que la Ley lo determine.

Artículo 71. El Presidente del Tribunal Supremo tendrá además de sus funciones propias, las siguientes:

a) Proponer al Ministro y a la Comisión Parlamentaria de Justicia Leyes de reforma judicial y de los Códigos sustantivos y de procedimiento.
b) Proponer al Ministro, de acuerdo con la Sala de Gobierno y los Asesores jurídicos que la Ley designe, los asce3nsos y traslados de jueces, magistrados y funcionarios fiscales.
c) El Presidente del Tribunal Supremo y el Fiscal General del Estado formarán parte de modo permanente con voy y sin voto, de las Comisiones Parlamentarias de Justicia, sin que ello implique asiento en las Cámaras.
d) El Presidente del Tribunal Supremo cuidará y velará por la eficaz independencia de la función judicial, la que deberá recordar y exigir de la Judicatura y de los demás poderes del Estado.

Artículo 72. Los Jueces y Magistrados en aras a su independencia efectiva no podrán ser separados, suspendidos ni jubilados en sus funciones, ni trasladados de sus puestos sino de conformidad a las Leyes.

Artículo 73. La responsabilidad civil y criminal en que puedan incurrir los Jueces, Magistrados y Fiscales en el ejercicio de sus funciones o con ocasión de ellas será exigible ante el Tribunal Supremo.

La responsabilidad criminal del Presidente y de los Magistrados del Tribunal Supremo y del Fiscal del Estado será exigida en la forma que las Leyes determinen.

Artículo 74. Si un Tribunal de Justicia se viera obligado a aplicar una Ley que estime contraria a la Constitución, suspenderá el procedimiento y se dirigirá a consulta al Presidente del Tribunal Supremo quien, de acuerdo con los trámites previstos en la Ley, dará traslado del expediente al Tribunal de garantías Constitucionales.

Artículo 75. La Ley establecerá recursos contra la ilegalidad de los actos de la Administración y disposiciones emanadas de su potestad reglamentaria y contra los actos discrecionales de la misma, constitutivos de exceso o desviación de poder.

Artículo 76. Las amnistías solo podrán ser acordadas por las Cortes o Parlamento. No se concederán indultos generales. El Tribunal Supremo informará los individuales, a propuesta del Juzgador, del Fiscal o a petición de parte, que serán otorgados por el Presidente del Estado.

Artículo 77. La ciudadanía participará en la Administración de Justicia mediante la institución del Jurado.

Artículo 78. El Ministerio Fiscal constituirá un solo cuerpo y tendrá las mismas garantías de independencia que el resto de la Administración de Justicia. Velará por el exacto cumplimiento de las Leyes y por el interés social.

Artículo 79. El Tribunal Supremo se ubicará en la capital del Estado. Los Tribunales y Juzgados de todos los órdenes jurisdiccionales se establecerán de conformidad a las Leyes.

Artículo 80. Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen Derecho a ser indemnizados de los daños y perjuicios que se les causen como consecuencia de la actividad de la Administración de Justicia, siendo responsable directa de la misma el Estado.

Extraído del libro del jurista e historiador nabarro Tomás Urzanqui Mina, Soberanía o subordinación. No hay democracia sin sociedad soberana, 2005

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011