SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2010/10/31

Iruñea, octubre de 2010

Iñigo Saldise Alda
Juan de Labrit ¿Último rey de Nabarra?
Soberanía de Navarra

El domingo día 31 de Octubre del año 2010, en el periódico Diario de Noticias de Navarra, concretamente en lo aparecido en su página 35, la cual está dedicada a la columna de nombre “Adiós Pamplona”, y que lleva por título Calle de Juan de Labrit, 1919, que ha sido realizada por mi compañero, el historiador Joseba Asiron Sáez, dentro del colectivo Nafarroa Bizirik! 1512-2012, me extrañó la incorrecta afirmación realiza por este historiador contrastado, que dice lo siguiente:

“(…) Juan III de Navarra, último rey legítimo (…)”

Ciertamente como nos indica mi compañero del importantísimo colectivo nabarro, de nombre Nafarroa Bizirik! 1512-2012, fue sin ninguna duda en el año 1512, cuando las tropas españolas (castellano-leonesas y aragonesas) invadieron los últimos territorios de nuestro Estado, al sur del Pirineo y ciertas comarcas al norte de la cordillera. Dichas tropas invasoras españolas, intentaron continuar con la invasión en todas las tierras del Reino de Nabarra, mediante la intrusión militar en el Vizcondado del Bearne, el cual ya estaba unido al Reino de Nabarra desde el año 1484, como ya conocía el Falsario Fernando, por voluntad recíproca de los vascones del Bearne y de Nabarra. Conocido este importante detalle político, no cabe ninguna duda, que el genial historiador Joseba Asiron Sáez miente, quizas inconscientemente, al afirmar que Juan de Labrit u originariamente de Albret, fuera el último Rey del Estado soberano de Nabarra, ya que este fue realmente, y tú compañero Joseba lo sabes, el bearnés-nabarro para los franceses-Enrique de Bourbon, III de Nabarra, que posteriormente fue coronado como Henri IV de France, una vez que renunció a su fe protestante por ambiciones personales.

Es triste y lamentable que un simple electricista nabarro, investigador amateur de nuestra historia política, tenga que llamar la atención a un historiador reconocido en la sociedad de Nabarra; pero más terrible e indignante a mi parecer, para una correcta enseñanza y apreciación de nuestra historia verdadera, y substancialmente importante para que nuestra continuada labor independentista, soberanista o estatalista nabarra, es vejatorio o insólito ver como uno de los nuestros, nabarros, predica las verdades a medias, las cuales indubitablemente son las peores mentiras que podemos realizar a nuestros compatriotas.

Por ello pretendo con estas línea presentar la verdad. Unas líneas las cuales positivamente, están realizadas desde la libertad de expresión y junto a un amplio conocimiento histórico-político. Indudablemente están realizadas de forma autodidacta, pero con la obligación patriótica de escribir la verdad en estas líneas, y siempre con la única intención de procurar que no se vuelva a cometer este importantísimo le imperdonable error histórico y político por nuestra parte, ya que indudable y ciertamente es contrario a la labor que viene realizando el colectivo patriótico nabarro de Nafarroa Bizirik! 1512-2012, del cual ambos somos miembros.

2010/10/30

La soberanía nacional como bandera

La soberanía nacional como bandera
J. J. Labiano, Arazuri-Nabarra

Lamentablemente vemos cada día como nos instrumentalizan a los ciudadanos de la colonia de Nabarra, en pos de objetivos y beneficios que no son ciertamente de nuestra incumbencia. Por un lado, tanto españoles como franceses, procuran hacernos partícipes de victorias deportivas que en nada tienen que ver con nuestro Pueblo, con la trillada táctica romana de “pan y circo”. Pretenden que seamos un Pueblo amaestrado, aborregado y alienado, que sólo sea capaz de salir a la calle por eventos deportivos, los cuales están debidamente instrumentalizados por su política imperialista, pero que no se nos ocurra reivindicar mejoras en nuestras condiciones de vida o para hacer frente a la pérdida de derechos de los trabajadores y por supuesto para reivindicar nuestra libertad y el fin de este periodo de esclavitud que vive el Pueblo nabarro.

Para colmo, la mayoría de los medios de comunicación nos recluyen en una burbuja de continuas falsedades, con la exclusiva intención de que no percibamos la realidad más inmediata, el triste día a día en nuestra colonización. Nos intentan vender como positivo que una de nuestras más significativas y bellas ciudades, pueda ser elegida finalmente como Capital Cultural Europea, cuando ni siquiera podemos presumir de defender nuestra propia cultura desde la totalidad de las instituciones impuestas en nuestro territorio, cuando vemos que tras tanta suntuosidad y pretendiendo con ello títulos de patrimonio histórico, la política cultural en la Nabarra plena, deja realmente mucho que desear. A través del deporte y de su política imperial, pretenden que sintamos como nuestra la rivalidad predicada desde las hegemónicas castas políticas españolas-y también francesas-existentes en las diferentes divisiones impuestas por ellos para nuestro territorio global, simplemente por el mero hecho de repartirse y coger su parte, más o menos grande del pastel.

El proyecto que defendemos los soberanistas nabarros, palpablemente es cuanto menos ambicioso y por supuesto integra a todo el Pueblo nabarro. La cuestión de la Independencia no es un capricho pasajero ya que esta es anhelada desde el primer día que nos fue rebatada. La independencia de Nabarra es algo realmente necesario y que será inevitable en algún punto de nuestra futura historia política. Los estatalistas nabarros defendemos la independencia y la soberanía de Nabarra, a través de la aplicación del ancestral Derecho Pirenaico, el cual existía con anterioridad a cualquier proyecto socialista. Este Derecho que nos ampara ante cualquier acción despótica, ya sea esta monárquica o de cualquier otro tipo, concibe como participante y debe hacer finalmente partícipe al Pueblo nabarro, del devenir de nuestro País de una vez por todas.

Los estatalistas nabarros, defendemos una Independencia formal, donde cambiemos las banderas del reino de España y de la república de Francia, por la bandera colorada de Nabarra. No concebimos este proceso como revolucionario, sino más bien como un proceso natural con el cual recuperaremos verdaderamente nuestra libertad. Nuestro trabajo soberanista encaminado a que la independencia cambie realmente la situación de sojuzgamiento de nuestra Nación. Queremos una Nabarra libre desde la cual podamos hermanos a otros Pueblos del mundo y por supuesto mantener buenas relaciones diplomáticas, comerciales y económicas con nuestros vecinos españoles y franceses, incluso disfrutando de enfrentamientos deportivos oficiales en todas las disciplinas.

Toda casa se construye desde los cimientos y partiendo desde esta, nosotros los estatalistas nabarros queremos reconstruir nuestro País bajo el importantísimo prisma político que nos da el Paradigma nabarro. Indudablemente mucho hemos avanzado en las últimas tres décadas de nuestra historia, pero hay que seguir profundizando en este proyecto. Todavía las nabarras y los nabarros, en términos generales, tienen una necesidad de libertad pre-consciente, intrínseca a su ser. Eso hay que convertirlo y canalizarlo en un sentimiento patriótico nabarro, consciente y consecuente. Hay que ir más allá del mero folclorismo barato, venga de donde venga, que nos venden continuamente como “navarridad”; debemos trabajar para que nuestro Pueblo sea consciente de su propia realidad, la cual nos obligan a vivir. Este es el punto número uno en el trabajo de los independentistas, soberanistas y estatalistas nabarros, que deberá finalizar con Nabarra como Estado independiente y soberano de nuevo.

Estado de Nabarra. Hacia la libertad

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra. Hacia la libertad
Soberanía de Navarra

“Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano.” Isaac Newton Matemático y físico Británico

Hacia la libertad: Ciertamente nada podremos hacer si nos dedicamos a aceptar cualquiera de las imposiciones imperialistas, pero también debemos tener claro y muy presente, que también poco haremos si actuamos o trabajamos de manera individual. Es evidente para cualquier patriota nabarro, la obligada búsqueda unión en torno a una estrategia común, tanto en la acción civil, política y también fiscal. La mayoría de las veces, nuestro individualismo o partidismo nos enfrenta funestamente entre nosotros, debido en gran medida a ese insultante ego narcisista antes mencionado, que evidentemente emana de nuestros pensamientos, el concebimos como correcto, olvidándonos incluso que todos nosotros somos necesarios para alcanzar nuestro noble y leal objetivo, pero que a su vez, nadie es imprescindible para ello; y esto yo debo incluirme el primero. Bien, dicho esto, a continuación voy a plantear en este trabajo, bajo mi humilde punto de vista, la necesidad de una acción de insurgencia planificada y conjunta dentro del amplio espectro del Movimiento Soberanista Nabarro, contra los actuales sistemas impositivos, tanto civiles, como políticos y fiscales, emanados desde los imperios colonialistas español y francés, que actualmente soportamos y sufrimos todos los nabarros, indistintamente si nos encontramos al norte de los Pirineos o al sur de esta cordillera.

La desobediencia civil y política, cuyo padre es el norteamericano Henry David Thoreau(31), en su más amplio sentido o significado, es una forma de disidencia o desavenencia política desarrollada principalmente por algunos grupos o colectivos, en los cuales prima ante todo, la defensa de los derechos civiles y políticos. Uno de los rasgos más característicos de toda desobediencia civil y política, es su práctica y ejecución de forma consciente, pública y pacífica. Mahatma Gandhi(32) y Martin Luther King(33) son quizás, los dos personajes político-históricos más representativos de la historia mundial, que enarbolaron para sus respectivas causas la bandera de la desobediencia civil y política; uno contra la ocupación imperial y colonial inglesa que sufría por aquel entonces la India, mientras que el otro pugnó por el reconocimiento de los derechos civiles y políticos para los afroamericanos en la totalidad de los EE.UU., entre otras muchas cosas. Hoy, volviendo a esta parte del mundo, en el año 2010, debemos tener muy presente todos nosotros, los patriotas de este País, por el buen devenir de nuestra Nación Nabarra, en busca de un futuro en libertad del Pueblo Nabarro, la necesaria elaboración o preparación de un método, plan o régimen privativamente nabarro, de desobediencia civil y política con el cual poder, en un futuro más próximo que lejano, alcanzar la tan ansiada soberanía que nos fue arrebatada y secuestrada de forma violenta e ilegal, no se nos olvide, por los invasores, ocupantes, conquistadores, dominadores, usurpadores, genocidas y colonizadores provenientes de los estados de España y Francia.

Así pues, nuestra desobediencia civil y política debe comenzar con un rechazo frontal a toda autoridad impositiva. Los ciudadanos nabarros debemos mostrar una insubordinación general hacia los gobiernos de las metrópolis de España y Francia. Esto es posible mediante el boicot a los organismos legislativos y el boicot a las elecciones que desde ellos emanan y nos imponen buscando su legitimación. Incluso es necesario el boicot a empleos y cargos públicos desde los cuales se participe de forma activa en la esclavitud de la ciudadanía nabarra. Por supuesto, también es obligado el boicot a los departamentos, agencias y otros organismos u organizaciones impuestos y respaldadas por los gobiernos metropolitanos español y francés. Debemos realizar una interrupción o mejor dicho, una retirada total de apoyo a los diferentes representantes seudo políticos mediante la abstención activa, ya que dichos agentes de forma más consciente que inconsciente, legitiman con su presentación a las elecciones españolas y francesas, nuestra colonización y la expoliación brutal de nuestro Estado, mediante el engaño continuado de la búsqueda de la independencia dentro de unas instituciones extranjeras, claramente antidemocráticas e impositivas, que cierran cualquier vía posible hacia la libertad e independencia de los nabarros, mediante sus blindadas constituciones. Este episodio primario y obligado, debe estar secundado por la negativa total a mostrar apoyo alguno en público, a cualquiera de esas opciones seudo políticas y por ende colonizadoras, para a continuación realizar las necesarias, pertinentes y diferentes alocuciones o discursos públicos en favor de la resistencia, de la insubordinación y de la independencia del Estado de Nabarra.

Siempre debe ser trabajando con inteligencia, tanto por el bien de nuestro movimiento, de nuestra Patria, como incluso por bien físico y personal de nosotros, realizando una desobediencia civil y política conforme con las circunstancias personales actuales de cada nabarro, pero siempre teniendo como claro objetivo final el bien común de nuestra Nación. No debemos llegar en ningún caso a enfrentamientos violentos con los diferentes agentes policiales y militares de las metrópolis colonizadores, aunque estos lo busquen d forma reiterada y activa. Tenemos que tener presente que verdaderamente son simples y meros peones de los imperios español y francés. Debemos incluso ser amables con ellos, pero para nada colaboradores, demostrando nuestra resistencia sin perder nunca nuestro humanismo. Debemos mostrar un auténtico carácter reacio al cumplimiento de todas sus normas impositivas, originarias evidentemente en las altas esferas del poder existentes en el reino de España y en la república de Francia, buscando finalmente incentivar con esta actitud una desobediencia popular, organizada, pero también ciertamente camuflada, ocultando siempre los datos personales de los activistas o resistentes nabarros, perpetrando así una desobediencia civil y política efectiva ante las leyes españolas y francesas, que son concluyentemente ilegales para nosotros, ya que provienen de esas metrópolis indudablemente imperialistas y colonialistas.

Por otro lado, todas aquellas personas que actualmente ya se encuentran dentro de la vorágine imperial franco-española, ostentando diferentes cargos y/o empleos dentro de esos sistemas imperiales y conquistadores, si objetivamente portan un gran sentimiento patriótico nabarro, también pueden y hay que decirlo claramente, inclusive deben aplicar y fomentar la desobediencia civil y política dentro de su ámbito laboral, en esos sistemas impuestos en la totalidad del territorio de los nabarros, mediante un ejercicio de obstaculización y obstrucción al sistema imperial impositivo. También mediante la no cooperación judicial, mostrando continuadamente una ineficacia deliberada y una no contribución selectiva. Igualmente es necesaria una indisciplina en los actuales centros de enseñanza por parte del profesorado leal a Nabarra, especialmente en materia de historia. Incluso hay que recordar a aquellos agentes denominados de la autoridad que por supuesto están obligados a colaborar con los insurgentes nabarros, si en lo más profundo de su ser aman efectivamente a Nabarra. Inclusive, desde las actuales instituciones impuestas en este bello País por los agentes colonialistas franco-españoles, debe iniciarse un obligado proceso de desobediencia e insubordinación civil y política, por aquellos patriotas nabarros existentes en ellas. Esta desobediencia debe ser realizada a los diferentes estamentos metropolitanos, negándose primeramente a colaborar con los departamentos gubernamentales del reino de España y de la república de Francia, mediante evasivas y retrasos cuasilegales, buscando facilitar así el trabajo libertario del Movimiento Soberanista Nabarro, el cual ya está presente en las Naciones Unidas a través de la Comisión Soberanista de Nabarra(34), que se ha unido a la demanda interpuesta en su día por la Casa Real de Nabarra, contra el reino de España y la república de Francia.

La desobediencia, objeción o resistencia fiscal, consiste en negarse u oponerse a pagar un o unos determinados impuestos, debido a un desacuerdo con la naturaleza de la institución recaudadora de dichos impuestos o con algunas políticas de ciertas instituciones. Esta desobediencia está vinculada a razones de cognición pacíficas y de conciencia, que puede ser tanto moral como religiosa, para no financiar así las actividades violentas del gobierno o gobiernos pertinentes. Esta objeción o desobediencia fiscal, suele estar promovida por ideologías antiestatalistas y antiautoritarias, pero también ha llegado a ser una técnica utilizada por los movimientos de resistencia no-violenta, como durante la campaña por la independencia de la India, dirigida y realizada por Mahatma Gandhi. Hay que decir, que los argumentos para la realización de una desobediencia fiscal son variados y numerosos, pero en lo que nos concierne a nosotros, la Nación Nabarra, simplemente nos vale con uno de ellos. El realizado por la Nación Hindú, nos vale para inclinarnos prontamente a efectuar una desobediencia fiscal, la cual debe estar necesariamente unida a la activación de la desobediencia civil y política, contra la economía verdaderamente recaudadora provenientes del reino de España y de la república de Francia. Esta sencilla y clara razón es la siguiente:

“Los gobiernos español y francés no son en ningún caso para los nabarros legítimos, ya que sus gobiernos fueron impuesto a los nabarros de forma ilegítima y fraudulenta, tras numerosas invasiones sin previas declaraciones de guerra, sumadas a que fueron realizadas con supremacía de número, conquistas con genocidio y colonización”.

No debemos olvidar que nosotros los nabarros, desde la perdida de la soberanía de nuestro Estado y por consiguiente de nuestra independencia civil, política y fiscal, nos hemos visto obligados a pagar una serie de continuados e incrementados con el paso de los años, ciertos tributos y cupos que por su supuesto son españoles y franceses.

Además los colonizadores se basan en su supuesto derecho de conquista. Ello hay que sumarle el más que sangrante y reiterado pago a unas haciendas extranjeras, las cuales no llegan jamás a reportar al territorio de los nabarros ni una quinceava parte de lo tributado. También debemos tener muy presente, nosotros los nabarros, que el pago consciente de estos tributos, cupos e impuestos, legitima diariamente la continuada expoliación de nuestra amada tierra e incluso certifica nuestra esclavitud. Por tanto, la negativa a pagar dichos tributos, cupos e impuestos, debe comenzar desde aquellos seudo políticos que dicen sentir y amar nuestro País, que incluso dicen reiteradas veces que trabajan por la independencia del mismo o la recuperación de la soberanía de Nabarra. Para ello debe de dar ejemplo a la ciudadanía, no solo negándose a pagar dichos tributos o cupos, sino también impidiendo o paralizando todas las campañas dirigidas a la recaudación de impuestos extranjeros sobre el Pueblo Nabarro.

De no hacer esto, estarán demostrando públicamente su leal compromiso con el ocupante, aliándose junto a los tiranos que esclavizan a los nabarros, en lugar de cerrar filas junto al Pueblo al dicen representar y defender. Así bien y por nuestra libertad, todos los ciudadanos nabarros nos obligamos desde este preciso instante, a dejar de pagar cualquier tipo de impuesto, ya que con esa acción fiscal hay que tener presente claramente que también legitimamos nuestro sometimiento y por consiguiente, alargamos nuestra sumisión dentro de las metrópolis española y francesa, desde donde solo se nos quiere esclavizar, no se nos olvide. Hay que convenir el negarse a pagar cualquier tipo de contribución, impuesto y demás, tanto española como francesa, siempre de forma pacífica, ya que el sueldo de aquellas personas que bajo un aparente discurso independentista o de contenido supuestamente soberanista, hipotéticos por no decirles falsos en ambos casos, trabajan realmente al servicio de los imperios colonialistas español y francés, eternizado su hospedaje en los diferentes cargos establecidos por sus amos, los invasores, ocupantes, conquistadores, genocidas y colonizadores.

NOTAS

31. La Desobediencia civil, obra del escritor y filósofo anarquista Henry David Thorea, realizada en el año 1849. Me gustaría destacar la siguiente afirmación que aparece en dicha obra: “No importa cuán pequeño pueda parecer el comienzo: lo que se hace bien, bien hecho queda para siempre”.
32. Mohandas Karamchand Gandhi, abogado, pensador y político indio. “No hay camino hacia la paz, la paz es el camino”.
33. Martin Luther King, pastor estadounidense de la iglesia baptista. “Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda”.
34. Nabarrako Burujabetza Komisioa. Primer punto de la demanda: En base al Derecho Internacional, el Estado de Nabarra tiene derecho a la independencia. Este derecho también está reconocido en el artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, hecho en New York, el 16 de diciembre de 1966, ratificado por el reino de España el 13 de abril de 1977 y revalidado por la república de Francia el 4 de noviembre de 1980, que preceptúa que todos los pueblos, incluido el Pueblo Nabarro, tienen el derecho de libre determinación, y de establecer libremente su condición política y proveer su desarrollo económico, social y cultural.


Extraído del libro “NABARRA, Reflexiones de un Patriota” Iñigo Saldise Alda 2010

2010/10/28

Cultivar la independencia

Cultivar la independencia
J. X. Mauleon, Cadreita-Nabarra

Los gobiernos Forales, Autonómicos y Departamentales impuestos en nuestro territorio desde los imperios español y francés, están ciertamente fatigados y finalmente no nos sirven para alcanzar la independencia de nuestro verdadero y único Estado, Nabarra. En nombre de un futuro para el Pueblo de Nabarra, practicando la independencia desde la libertad que me otorgan estas líneas, exijo a vosotros, colonizadores y colonizados, agentes que se contradicen al predicar la independencia y acudir a la llamada electoral realizada por un rey español y/o por un presidente republicano francés, que ya no me engañáis más. No tenéis legitimidad ni soberanía alguna, pues no representáis en ningún ámbito a la Nación Nabarra.

Actualmente no tenemos Gobierno elegido, incluso tristemente puedo afirmar que no hay perspectivas para tenerlo a corto plazo, aunque éste sea simplemente provisional, así que escribo estas líneas sin más autoridad que aquella con la cual la libertad de expresión siempre habla. Declaro mi fuero físico independiente de los españoles y franceses, soberano por naturaleza ante las tiranías que buscáis imponernos con vuestras elecciones y vuestras leyes. No tenéis ningún derecho moral ni político para gobernarnos a los nabarros, ni ostentáis método alguno de coacción que tengamos verdadera razón de temer.

Vuestros gobiernos derivan sus poderes sencillamente del consentimiento de vuestros gobernados, nunca de aquellos a los que esclavizáis. Nunca habéis solicitado ni recibido el consentimiento de los nabarros. No os hemos invitado, nos habéis conquistado militarmente y continuáis intentando colonizarnos a los patriotas nabarros. No nos conocéis ni a nosotros, ni a nuestras leyes. En nuestra mente independiente, Nabarra no se encuentra dentro de vuestras fronteras, de donde finalmente saldrá y se plasmará mediante la recuperación de la soberanía e independencia del Estado de Nabarra.

La labor colonizadora franco-española ha consistido en ir modificando e incorporado nuestras legítimas Instituciones a sus imperios hasta la total eliminación de las mismas. Habéis expoliado nuestros numerosos bienes humanos y naturales, pero nunca habéis creado riqueza en nuestros mercados. Ni conocéis, ni realmente queréis conocer nuestra cultura, nuestra lengua, nuestras leyes, incluso nuestra ética y nuestros códigos de conducta no escritos, que mantienen el suministro a nuestra sociedad, a pesar de estar sometida por vuestra maquinaria imperialista-militar, jurídica y política-de más orden incluso del que podría conseguir cualquiera de vuestras fanáticas imposiciones.

Intentáis sostener ante la opinión pública europea y mundial, que tenemos problemas que necesitáis resolver y mira tu por donde resulta que ¡Sois nuestros salvadores!, no te jode. Pero nosotros mantenemos la mente descolonizada e independiente, sabemos que ya utilizastéis esto como una excusa en el pasado, simplemente para invadir nuestro territorio, destruir nuestro Estado y esclavizar a nuestro Pueblo. Muchos de los problemas que nombráis no existen y la mayoría de los otros son gracias a vosotros.

Donde amargamente hay auténticos conflictos internos, es en conseguir o alcanzar nuestra total unidad dentro del espacio del independentismo y del soberanismo nabarro, donde se puede afirmar que a día de hoy hay claras disonancias y ciertas discordias, siendo nuestro primer deber el identificarlas, enfrentándonos a ellas partiendo del reconocimiento mutuo. Esto nos obligará a formar nuestro propio Contrato Político, el cual debe basarse en nuestras leyes o Derecho Pirenaico. Así se deberá formar finalmente nuestro propio Gobierno, el cual crecerá acorde a las circunstancias de nuestra Nación, no de las de españoles y franceses. Nuestro Estado es distinto al vuestro.

Estado de Nabarra. (S.C.D.A.)

J.M. Unzueta
Estado de Nabarra. (S.C.D.A.)
Soberanía de Navarra

“Los gobiernos español y francés no son en ningún caso para los nabarros legítimos, ya que sus gobiernos fueron impuesto a los nabarros de forma ilegítima y fraudulenta, tras numerosas invasiones sin previas declaraciones de guerra, sumadas a que fueron realizadas con supremacía de número, conquistas con genocidio y colonización”. NABARRA. Reflexiones de un patriota de Iñigo Saldise Alda.

(S.C.D.A.) Síndrome del Colonizado Debidamente Asumido: Una vez que se toma conciencia de que se está contaminado con el (S.C.D.A.) es cuando se empieza a buscar los remedios adecuados. Esta enfermedad a nivel individual pasa desapercibida y el problema se agrava cuando es colectivo, siendo catastrófico cuando observas que la clase política y sindical llamada “abertzale”, que en teoría debería ser guía y referente en el proceso de la recuperación de nuestra SOBERANIA e independencia, esto es, el Estado Baskon de Nabarra, es el sector más contaminado de todo el tejido humano de nuestra Patria.

Leyendo unos trabajos de un compatriota y estatalista nabarro me he encontrado con las estrofas de esta bella canción, cuyo poema es de nuestro compatriota Jose Antonio Artze “Hartzabal” y la música del bardo y compatriota también, Benito Lertxundi, en la cual a pesar de ser un texto y la música bastante antigua narra a la perfección nuestro drama.

Txori ttikia nintzelarik
esan zidaten,
kaiolan bizitzeko
sortua nintzela,
gero arrano bihurtu nintzanean
kaiola hautsita
aldegingo nuen beldurrez,
libro nintzela sinistarazi
nahi zidaten,
horregatik iriki zizkidaten ateak
egin nezan hegaz,
bainan luze gabe ohartu nintzen
hanka harkaitz bati
lotu zidatela
kate motz eta astun batez.


Cuando era un pequeño pájaro
me dijeron
que había nacido
para vivir en la jaula
luego, cuando me convirtiera en águila
rompería la jaula y huiría aterrado
me querían hacer creer que sería libre.
Por eso, me abrieron las puertas
para que volara.
Pero al de poco me di cuenta
de que me habían atado
la pata a una roca
con una cadena corta y pesada.

No me quiero alargar mucho más en mi escrito, pero sí recalcar que nuestra clase política en general, está imbuida en una loca carrera por el reparto de las migajas que les da el imperialismo, prostituyéndose en el fango que va en una dirección “a ninguna parte”, totalmente cortoplacista y con el agravante de que se está hipotecando nuestro futuro y el de nuestros hijos y nietos. Es una huida hacia la absorción, un derroche de caudal nabarro echado a perder, en la cual el único vencedor es el imperialismo franco-español-vaticanista que juega en su terreno y con las cartas marcadas.

Un de las graves consecuencias del estar contaminado por el (S.C.D.A.) es el haber dejado escapar esta gran oportunidad: El Tribunal Internacional de Justicia de La Haya falló a favor de la descolonización y el derecho de independencia de los Pueblos. El Derecho Internacional a través de la resolución del 22 de julio del 2010 de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, máxima instancia judicial de Naciones Unidas, y que se resume en que: “NO HAY NORMA EN EL DERECHO INTERNACIONAL QUE PROHÍBA LA DECLARACIÓN UNILATERAL DE INDEPENDENCIA".

2010/10/27

ACTIVAR LAS DEFENSAS

ACTIVAR LAS DEFENSAS
Obanos-eko infanzoia

Ante la aparente dificil coyuntura que estamos atravesando los abertzales de este país se impone, a mi entender, una urgente toma de posición. Y digo "aparente" ya que en realidad entiendo de que no se trata simplemente de una coyuntura, sino más bien de un mal endémico que afecta a este pueblo y consecuencia de ello le incapacita para poder avanzar hacia su objetivo más anhelado: el de recobrar su libertad.

Si estamos dispuestos a reconocer que padecemos una enfermedad que nos imposibilita del todo para desarrollarnos como pueblo libre y estamos determinados a buscarle el remedio entonces habremos superado el primer peldaño para vencerla.

El siguiente paso, crucial para el posterior éxito, es acertar en el diagnóstico. Tenemos que caracterizar el cuerpo atacado e identificar al agente agresor. Con estas coordenadas nos será por fin posible operar y por lo tanto convertirnos en agentes operativos.

Es imprescindible ponernos de acuerdo, todos los abertzales, en la interpretación de los hechos, sino no hay las más mínima posibilidad de restablecernos.

Lanzaré la primera piedra, y con la obligatoriedad que se me impone al ser miembro de un Estado invadido y ocupado, despojado del derecho de ciudadanía y por lo tanto de todos mis derechos, expondré de manera breve y concisa el diagnóstico que yo percibo y que espero sirva para algo más que una simple reflexión.

Cuerpo atacado: Un pueblo que se autodeterminó y creó sus propias instituciones al más alto nivel: el Estado.

Agente agresor: Los Estados francés y español con la complicidad activa de otro Estado, el vaticano, que contra todo derecho invadieron, sometieron, asesinaron, expoliaron y desactivaron de forma brutal un Estado legítimamente constituído y reconocido en el concierto internacional.

Me refiero evidentemente al único Estado que los vascos hemos y seguimos reconociendo como nuestro, y que desde entonces no reconocemos a ningún otro como propio: el Estado Europeo de Nabarra.

Partiendo de esta premisa, es evidente que todo lo que se nos ha ofrecido en estos ultimos años para vencer la enfermedad desde posturas autodenominadas abertzales, quedan no solamente trastocadas, sino que evidencian una falta de capacidad política y un alarmante proceder a todad luces infraestratégico, y no sólo en su concepción política sino tambien territorial.

Aún siendo consciente de que la piedra angular sobre la cual todo girará y decidirá es la aplicación de la política (fijarse y perseguir objetivos adecuados a la fuerza que se dispone en cada momento), ésta debe estar estructurada en base al diagnóstico común.

De lo contrario, seguiremos la estela poco alentadora de estos últimos decenios: conflictos y guerras fraticidas, imposibilidad de quitarles espacios a las potencias ocupantes y asentarnos nosotros en ellos. Condenados a seguir la senda de la espontaneidad que sólo malgasta la energía popular en multíples batallas inconexas, desplazadas e inoportunas que además fomentan la creación de expectativas falsas que unicamente sirven para engañar a los eternos incautos, llevando a este pueblo, de manera inexorable, hacia la integración definitiva en el sistema totalitario de los Estados invasores, suponiendo todo ello la desaparición como pueblo al haber perdido por completo su poder.

Busturia, octubre de 2010

Iñigo Saldise Alda
Las verdades a medias son las peores mentiras
Soberanía de Navarra

“La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio”, Marco Tulio Cicerón.

Las medias verdades o verdades a medias, tiene la capacidad de corren como la pólvora. Te atraviesan como un vendaval poniendo todo del revés por el gusto perverso de llevar la contraria o de marcar la diferencia que es otro tipo de perversión. Son verdades sobre términos, con eslóganes que pasan a la velocidad trepidante del viento antes de poder reaccionar, se incrustan como dogmas en las vidas de los Pueblos. Este es el caso de nuestro Pueblo-Nación de Nabarra, el cual sufre medias verdades provenientes de los imperios español y francés, e incluso de gentes pertenecientes a este País.

La autenticidad en las verdades políticas es sencillamente que nunca dicen nada para no mentir. Si en cambio, suelen decir medias verdades para que todos entiendan lo que ambicionen entender y al final, solo se ven grandes mentiras, pues las verdades a medias como la fruta madura que fermenta si no se come al momento, se pudren y se convierten en grandes mentiras. Son supuestas verdades que se eructan sin compasión en los diferentes mítines o que se esculpen en cabeceras de periódicos leales y afines, que por supuesto van sin subtítulos que les haga salir del engaño a los lectores y lectoras.

La historia política de nuestro Estado, Nabarra, siempre ha sido manipulada y deformada desde las plumas más sobresalientes del imperio español. A su vez, el imperio francés oculta la existencia de forma reiterada y descarada, la historia política de Nabarra. Ejemplo de ambos casos son la falsa unión entre el reino de España y el Reino de Nabarra, denominada sin escrúpulos como por vía principal y de igual a igual, cuando en realizar fuer impuesta por la violencia de las armas a los nabarros surpirenaicos o que Iruñea, en el año 1521, fue defendida por el español Ignacio de Loyola de los invasores franceses, cuando ciertamente estos eran los patrióticos nabarros legitimistas que seguían las órdenes de Enrique II de Nabarra, llamado el Sangüesino; mientras que al norte del Pirineo, y simplemente mediante una pequeña y rápida visita a la chica ciudadela de Donibane Garazi, podemos comprobar en los paneles informativos la inexistencia del término Nabarra o nabarros, mediante una estudiada ocultación de toda la verdad histórica.

Las medias verdades son en definitiva un conjunto de conceptos que perciben la realidad de manera distorsionada, parcial y siempre de forma intencionada. Los que las utilizan, siempre pretenden construir otra realidad funcional o paralela a la realidad histórico-política, debido a sus intereses impositores, basados exclusivamente en sus preconceptos nacionales y finalmente a un interés político concreto, el suyo. No hay ninguna duda que esto es debido a que es una visión no objetiva de la realidad histórica. Ciertamente las medias verdades pueden servir para el autoconvencimiento de quienes las exteriorizan, que terminan por creer e interiorizar rápidamente, que son verdades absolutas. Lo peor que tiene esta extraña actitud es que, igualmente, se autopersuaden de que los demás también creen que sus medias verdades o mentiras absolutas son, en efecto, verdades plenas.

El auto convencimiento de medias verdades es una de las principales causas del descalabro en materia independentista del denominado nacionalismo vasco. Durante mi instancia en Busturia, he podido leer la obra del padre Bernandino de Estella, fechada en el año 1931, la cual lleva por título Historia vasca. Una obra de gran contenido nacionalista vasco existente en aquellos años, el cual tenía incluso sentido en el contexto histórico que le toco vivir. La verdad que es una obra interesante, que a pesar de tener unos grandes detalles en la Historia de Nabarra, practica varias veces la utilización de medias verdades, intentado exclusivamente reafirmar el paradigma aranista, es decir, imponer su ideario político.

Pero lo que realmente nos llama la atención a los soberanistas e independentistas nabarros, es que actualmente se siguen manteniendo estas verdades a medias en la actualidad. Especialmente irritantes son las relacionadas con nuestra bandera y nuestro escudo, con el nombre de nuestro Estado y con la territorialidad del mismo. Las personas que practican estas medias verdades intentan imponernos unos dogmas políticos, casi como si serían de cualquier fe. La única explicación que logro percibir, ante el continuado e insistente error de estas personas que se podrían encuadran incluso dentro del movimiento de liberación de Nabarra, es la afirmación que realiza mi amigo y compatriota Joxemari Unzueta: Estas personas pertenecen al club del Síndrome del Colonizado Debidamente Asumido (S.C.D.A.).

2010/10/26

Nabarralde, S.L.; robo y censura


Iñigo Saldise Alda
Nabarralde, S.L.; robo y censura
Soberanía de Navarra

Es triste para cualquier patriota nabarro como yo, que en su día pensó que la empresa Nabarralde, S.L, podría ser beneficiosa para la recuperación de nuestra soberanía, la cual recordemos fue usurpada manu militari por los Estados de España y de Francia, arremeter contra esa apócrifa estrella guía del supuesto firmamento independentista nabarro, y más concretamente por motivos económicos y de una censura continuada contra numerosos escritos basados exclusivamente en el Paradigma Nabarro-historia política del Reino o Estado de Nabarra-, por motivos ciertamente ajenos al soberanismo existente en el Pueblo-Nación de Nabarra. Pero siendo como soy, una víctima del robo realizado por el Sr. D. Tasio Agerre, el cual está a la cabeza del Consejo de Administración de esa Sociedad Limitada, de la inestimable y respetable cantidad de 6010’12 €, que en teoría debían de ser para formar parte de dicha empresa como socio-accionista y a la vez, como apoyo mercantil para la recuperación de la soberanía plena de nuestro Estado de Nabarra, finalmente he tenido que comprobar y de forma especialmente triste para mi corazón nabarro, soberanista e independentista, que realmente dicha cantidad económica ha servido para el beneficio exclusivo de unos pocos y sus planes empresariales dentro del contexto político del reino de España.

Por cierto, no se me olvida y espero que no se le olvide al lector y lectora de este escrito, el cual ha sido meditado en plétora, que actualmente como en su día, el valor vigente y originario en reino de España, imperialista y colonizador donde los haya, con respecto a la política monetaria actual, patentemente colonialista e impositora, significa en la moneda primaria de los esclavistas españoles, la nada despreciable cantidad de un millón de sus antiguas pesetas. Esa es la cantidad final que me ha robo el señor presidente de Nabarralde, S.L., el Sr. Agerre, con la complicidad explícita y manifiesta de todo el Consejo o Junta de Administración de la Sociedad Limitada Nabarralde. Físicamente, esto fue facilitado por la labor llevada a cabo por un “gancho”, la cual fue necesaria para dicha estafa monetaria. Este “gancho” fue el Sr. D. Ángel Rekalde, actualmente gerente de dicha S.L., el cual, si yo habría sido realmente socio en el momento que ingresé los 6010’12€ vía transferencia bancaria, habría sido despedido indisputablemente hace dos años aproximadamente, por insubordinación con un accionista o socio. Esto es así de sencillo por la siguiente razón. Su negativa consecuente con publicar un escrito nabarrista que le envié para su publicación es motivo de despido procedente; claro está, eso si yo finalmente fuese socio o accionista como los miembros del Consejo de Administración de esa S.L. siempre han pretendido vender al entorno que rodea a dicha empresa e incluso, si es menester o llegado el caso, a la opinión pública del Estado de Nabarra.

Pero no hay que pasar por alto que esto no es así, ya que es debido en gran medida a una continuada actitud, solo calificable como fascista, contra diferentes escritos que se encuadran en el Paradigma Nabarro y el nabarrismo integral. Esta actitud es realizada concretamente de la mano del Sr. Rekalde, el cual realmente es un simple peón o un vulgar soldado, ya que ésta actitud oscura de obstinación contra algunos sectores del soberanismo e independentismo nabarro, es especialmente la que viene realizado el Sr. D. Luís María Martínez G., el cual incluso se ha autotitulado fundador de la mencionada S.L. Dichos individuos o personajes, un empleado y uno accionista, nunca han consultado o comunicado al resto de accionistas o mejor dicho, a la totalidad de socios y socias, que finalmente son los dueños y dueñas de dicha empresa, este importantísimo tema no solo de carácter editorial, sino también ideológico, el cual transciende incluso en la imagen que da la empresa Nabarralde, S.L. al resto de la sociedad independentista y soberanista nabarra. Por lo tanto, estos y estas inocentes nabarras, desconocen realmente la reincidente acción fascista y las labores de estas personas, las cuales solo se pueden calificar de estafadores, que vienen realizado de forma perpetuada por dichos individuos, que poseen el único respaldo cómplice de la Junta de Administración de esa S.L., que definitivamente no solo van contra mi persona, sino contra cualquier nabarro que muestre en sus escritos un mensaje soberanista nabarro.

Con este nuevo mensaje realizado ciertamente desde un corazón, dogmáticamente roto, debo reconocer que estos hechos pasados son debidos también a mi ingenuidad, al confiar en personas supuestamente patrióticas, que objetivamente no son dignas de considerarlas nabarros y nabarras. Mi malestar con dichos “capos” de esa S.L., se puede comprobar al contemplar diariamente su página web, la cual rinde pleitesía diariamente a paradigmas ajenos al nuestro, al Paradigma Nabarro. El independentismo catalán, junto al ideario aranista con territorialidades falsas, equivocadas y nunca existentes a lo largo de la historia del Reino o Estado de Nabarra, es el menú de cada día con el cual nos intentan encandilar para sacarnos nuestros cuartos y seguir así dentro de las estructuras políticas y económicas del reino de España. Mientras que de forma reiterada y constante, practican la censura al más puro estilo trasnochado del franquismo, a escritos realmente soberanistas nabarros y para colmo, de manera eternizada aparecen escritos totalmente opuestos a nuestra realidad histórico-política, los cuales podríamos encuadrar unos dentro de un paradigma catalán y otros dentor de un paradigma aranista e incluso pactista con el reino de España, por supuesto publicados todos ellos gracias al supuesto teorizador o ideólogo de la Sociedad Limitada, el ya mencionado Sr. D. Luís María Martínez G., que también en su día se auto-proclamó como el creador del Paradigma Nabarro, el mismo al que ahora echa de lado de la web de Nabarralde, S.L.

Este último personaje o individuo, pese a engañarnos con una imagen pública de demócrata, ejerce finalmente la censura a cualquier artículo nabarrista, venga este desde la izquierda republicana nabarra o de un parecer monárquico nabarro, es decir, desde un amplio abanico independentista y soberanista que actualmente convive en la colonia de Nabarra, ya que estos mensajes independentistas, soberanistas y legitimistas nabarros, no están identificados con su particular visión, la cual es catalanista, republicana y españolista tal vez, y para ello no duda en coartar o eliminar cualquier atisbo de libertad de expresión en escritores indudablemente nabarros y nabarras.

Por ello y en el total y verdadero ejercicio, legítimo en cualquier sociedad democrática, de la libertad de expresión, los nabarros y nabarras que hemos sido estafados y censurados reiteradamente, y que no compartimos u aceptamos la figura de Caudillo que posee el Sr. D. Luís María Martínez G. dentro de dicha S.L., aunque por otro lado no debe haber ninguna duda respetamos sus planteamientos políticos pese a no compartirlos en absoluto, algo que se puede comprobar al repasar nuestros escritos, estamos y nos vemos obligados a denunciar que sufrimos su perpetua imposición dictatorial, la cual puede ser tal vez por unos gravísimos errores que se niega a admitir el Sr. D. Luís María Martínez G., o quizás él nos pueda responde por fin a esta pregunta… ¿Ha existido un estado catalán a lo largo de la historia política de Europa a semejanza del Estado de Nabarra? O ¿Ha existido un Estado en Europa llamado Euskadi o Euskal Herria?

Estado de Nabarra. Autodeterminación, Soberanía, etc.

J.M. Unzueta
Estado de Nabarra. Autodeterminación, Soberanía, etc.
Soberanía de Navarra

"No pueden ser libres los pueblos que oprimen a otros pueblos" Vladimir Ilich Uliánov (Lenin)

Para la realización de este artículo me he guiado por uno consumado por auténticos patriotas independentistas canarios, pues ellos si que lo tienen claro. Ellos, los canarios, exigen la descolonización e independencia del archipiélago canario. Archipiélago que fue conquistado a sangre y fuego por la vaticanista España.

Los conceptos de autodeterminación, soberanía, etc., se prestan a confusión con demasiada frecuencia. Creo conveniente, aún sin ser este planteamiento por mi parte cuestión de fe, introducir algunas precisiones para evitar la ambigüedad en estos conceptos, a la vez que sortear tanto el oportunismo como el aventurerismo en determinadas propuestas políticas, las cuales están muy arraigadas, no solo en los herederos del imperialismo franco-español-vaticanista, sino mas grave aun, entre los colonizados institucionalistas autóctonos.

AUTODETERMINACION: Se aplica a naciones que voluntariamente han decidido unirse. En caso contrario, cuando se produce una invasión, como es el caso del ESTADO DE NABARRA, se aplica la Resolución 1514 (que ni siquiera cita el concepto de soberanía) de las Naciones Unidas, sobre el derecho de independencia, que exige la descolonización de la Nación ocupada.

SOBERANIA: Un País conquistado genocidamente y colonizado, lo que pide es: La descolonización y la restitución plena de la SOBERANIA secuestrada “manu militari” sobre todo su territorio. En el caso que nos incumbe la territorialidad del Estado Baskón de Nabarra comprende desde Atapuerca hasta Foix (Andorra) y desde Burdeos hasta el Moncayo. Jamás debemos olvidar que no hay independencia sin SOBERANIA sobre la territorialidad.

No es entendible que la clase política de CANARIAS, la equivalente a los independentistas de aquí, estén exigiendo la descolonización e independencia del Archipiélago canario y en nuestro Pueblo, el lenguaje real es que sería el reivindicar una y mil veces el de que hemos sido conquistados genocidamente, colonizados, alienados, pero ciertamente se sigue practicando con saña desmesurada el negacionismo. Los partidos y sindicatos autóctonos parecen ignorar de que todo esto haya ocurrido, y se dedican algunos, como verdaderos bufones palaciegos, a ensalzar las bondades de la pseudo-democracia impuesta por el conquistador, y mientras los otros tratando de que les otorguen el LABEL de demócratas con el fin de ingresar en el pesebre de los justos y ungidos por el imperio.

’Qué desgracia es para los pueblos el haber sojuzgado a otro’. La clase obrera de España y Francia no podrá liberarse, mientras NABARRA no se libere del yugo hispano-francés. La esclavización de NABARRA fortalece y nutre a la relación entre España y Francia uniendo su reacción, por lo tanto no nos engañemos, hoy hablar de izquierda, derecha, centro etc., es un sarcasmo de muy mal gusto. Es imposible que ningún ciudadano que este integrado o simpatice con los partidos del imperio franco-español, sean de izquierda, ya que todos ellos son imperialistas o colaboradores del mismo. De los autóctonos solo puedo decir que unos con “sus mitos y los otros con sus dogmas” mientras participen en las instituciones impuestas, son y seguirán siendo españoles y/o franceses.

El derecho a la independencia asiste a aquellas naciones cuya libertad ha sido arrebatada por la fuerza de las armas, como es el caso del ESTADO DE NABARRA; éste derecho es reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En resumen la Autodeterminación se aplica a naciones que voluntariamente han decidido unirse. En caso contrario, cuando se produce una invasión, una anexión violenta, como es el caso de NABARRA, se aplica la Resolución 1514 de las Naciones Unidas, que exige la descolonización y facilita la RECUPERACION DE LA SOBERANIA e independencia de la Nación NABARRA.

Una vez conseguido estos objetivos el Pueblo nabarro decidirá la forma de gobierno que más le convenga, recuperando el sistema de legislar del “Derecho Pirenaico actualizado”, “antes leyes que reyes”.

No quiero dejar de recordar esto una y mil veces si hace falta: En nuestro caminar hay un hito histórico en la cual todas las organizaciones políticas y sindicales hicieron causa común con las organizaciones representativas del imperialismo, haciendo oídos sordos o no queriendo enterarse deliberadamente; algo que personalmente supongo que a muchos compatriotas nos dejó perplejos y verdaderamente enrabietados. Esto fue cuando el Tribunal Internacional de Justicia La Haya falló a favor de la descolonización y el derecho de independencia de los Pueblos. El Derecho Internacional a través de la resolución del 22 de julio del 2010 de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, máxima instancia judicial de Naciones Unidas, y que se resume en que: “NO HAY NORMA EN EL DERECHO INTERNACIONAL QUE PROHÍBA LA DECLARACIÓN UNILATERAL DE INDEPENDENCIA".

2010/10/25

Estado de Nabarra. Conceptos reactualizados

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra. Conceptos reactualizados
Soberanía de Navarra

Conceptos reactualizados: Ahora que en cada acto popular y manifestaciones nacionales cada vez se observa más la presencia de la enseña nacional del Estado Baskón de Nabarra, hay que destacar la misma, y su evolución, para ello es de vital importancia el trabajo realizado por nuestros compatriotas y estatalistas nabarros, Eneko del Castillo del cual he extraido de su blog nabarlur este trabajo que lo reproduzco integramente, y del heraldista Jaime Albillos el cual coincide plenamente con este trabajo.

--------------Evolución del escudo de Navarra después de la conquista.

Descripción: El escudo del rey de Nabarra según el Libro de Armería del Reino de Nabarra (s.XVI) y otros armoriales como el de Urfé (s.XV-XVI) es: De gules (rojo), carbunclo cerrado pomelado de oro, una esmeralda sinople (verde) en forma de losange en abismo. Timbrado de una corona de tres florones. La boca o perímetro es en forma de U, como corresponde a todos los escudos vascos del Libro de Armería del reino de Nabarra. Es un tipo de blasón de gran antigüedad y que se ha utilizado en muchas armerías europeas.

El campo o parte interior del escudo es de gules (color rojo). Carbunclo cerrado: El carbunclo es una piedra preciosa a la que se le atribuyen propiedades extraordinarias. El libro afirma que tiene forma de losange (rombo) y una esmeralda verde colocada en el abismo o centro del escudo. De él salen ocho rayos de oro, en forma de cruz y sotuer (aspa), estos quedan unidos por unos trazos en forma de orla siguiendo la forma del escudo. Carbunclo pomelado: Los puntos de intersección de todos los trazos quedan cargados por las pomas que los unen. Cada trazo en su parte interior lleva dos pomas, menos los que llegan hasta los cantones (ángulos) diestro y siniestro del jefe (parte alta del escudo) que llevan tres.

El escudo a partir de 1512. Tras la conquista castellana de la Alta Nabarra, los reyes de Nabarra siguieron reinando en sus territorios al norte de los pirineos. La representación del escudo de Nabarra dentro del escudo de los Austrias responde a una falsificación ya que fuera del territorio nabarro apenas se encuentran escudos imperiales con las armas de Nabarra. En cambio desde la subida al trono de Francia del rey Enrique IV (III de Nabarra) las armas de Francia van unidas a las de Nabarra hasta la revolución de 1789.

Su representación, sobre todo a partir de la contrarreforma católica que trajo consigo el estilo barroco, fue sustituida por las cadenas debido a que se había creído ver de manera equivocada o interesada las cadenas que supuestamente trajo Sancho VII “el Fuerte” como botín de la batalla de las navas de Tolosa en 1212.

Siglos XIX y XX. La llegada al trono de José Bonaparte (1808-1813) supuso la inclusión del escudo de Nabarra en el de España de manera fugaz. En 1841 el ocupado reino de Nabarra pasó a ser provincia española tras la derrota de los carlistas.

En 1910 la Diputación Foral y Provincial propuso un escudo para la confección de una bandera que sería izada en el aniversario de la batalla de las Navas de Tolosa. Para ello fueron consultados distinguidos miembros de la comisión de monumentos como A. Campión, H. de Oloriz y J. Artadill.

Pocas semanas después de proclamarse la segunda república (1931-1937) la diputación acordó sustituir la corona real por una corona mural.

En marzo de 1937, la Diputación, en manos de los sublevados franquistas, restableció la corona real y en noviembre del mismo año el general F. Franco concedió a Navarra la Cruz Laureada de San Fernando “como recuerdo a las gestas heroicas de Navarra en el movimiento nacional”. En 1981 se dejó de utilizar el escudo con la laureada y fue en 1985 cuando el gobierno de la Alta Navarra confió a Domingo Aznar la actualización del diseño oficial del escudo. Sin ningún conocimiento ni respeto, los diseñadores gráficos han irrumpido en el mundo de la heráldica. Además, las autoridades municipales y provinciales, en su ignorancia y desidia han aceptado todo lo que se les ha presentado. Desde 1985 se viene usando un logotipo creado por Ricardo Bermejo como símbolo de identificación gráfica del gobierno de la Alta Navarra.

Conclusiones: El diseño actual del escudo de Nabarra dista bastante del original. No solo ha cambiado la forma del escudo sino que se ha sustituido equivocadamente el tradicional carbunclo cerrado pomelado por las cadenas, que por mucho que a algunos les guste sacarles brillo, una cadena es un símbolo de imposición más que de unión, ya que esta no se da, menos aún desde la creación de las comunidades autónomas que nos separan a los vascos para amortiguar el potencial que pudiera tener una Baskonia unida.

La corona abierta del rey de Nabarra ha sido cambiada por una corona cerrada muy similar a la corona real borbona usada en el escudo de España. No hay más que observar los escudos de Pamplona u otros pueblos de Nabarra para darse cuenta de cuál es la verdadera corona de Nabarra. De todos modos, no colocar la corona sobre el escudo, no contraviene las normas heráldicas, es más, de esta manera se ven las enseñas desde más distancia y es más acorde a los tiempos en que vivimos, en que la monarquía hace tiempo que es una forma de gobierno obsoleta.

La no aceptación de nuestros símbolos originales y la proliferación de logotipos y banderas provocan su desnaturalización. El hecho de no tener un estado propio que vele por ellos provoca que cada vez haya más diseños de escudos, banderas, himnos y todo tipo de símbolos nacionales. Parece que esto sea un concurso para elegir cuales deben ser los símbolos que nos identifiquen ante el mundo y así nunca nos pondremos de acuerdo. Ni siquiera nos ponemos de acuerdo en cuál debe ser el nombre de nuestro país: Nabarra, Euskadi, Euskal Herria, Baskonia… Hasta un consejero de Napoleón quiso entrar en el debate y llamarnos Nueva Fenicia.

2010/10/23

Iruinea, octubre de 2010

Iñigo Saldise Alda
El arco de la historia
Soberanía de Navarra

“El arco de la historia puede que sea largo, pero siempre se curva hacia la justicia”. Martin Luther King

En el año 1960, la Organización de las Naciones Unidas adoptó la resolución 1514, en la cual se establece que todos los Pueblos tienen Derecho a la autodeterminación y que el colonialismo debía ser conducido a un final rápido e incondicional. Medio siglo después, son casi 20 los territorios existentes en el Mundo que todavía exigen, demandan y esperan lograr la descolonización. Entre ellos el territorio pleno del Pueblo Nabarro, divido y en forma colonia española y francesa cincuenta años después de la resolución 1514 de la ONU, que durante aproximadamente VIII siglos conformó nuestro Estado libre, independiente y soberano, Nabarra.

Esta territorialidad plena, se alcanzó completamente durante el reinado-en el Estado de Nabarra-del vascón Alfonso I el Batallador (1104-1134). Tras la muerte de este rey nabarro, comenzó nuestra expoliación, debido en gran medida al remarcado carácter imperialista de todos nuestros vecinos, más concretamente al noreste por el reino de Francia, al suroeste por el reino de León y Castilla o Castilla-León, y al este por condado perteneciente a la Orden Religiosa-Militar del Temple de Barcelona,-estos dos últimos territorios conformarían finalmente el actual Reino de España-. Este vio claramente beneficiado por la labor impositora e dominadora del Estado Papal, quien incentivó y patrocinó continuamente desde el año 1134, la violación incesante de nuestras fronteras, la consiguiente y trágica ocupación extranjera-tanto militar, civil y por supuesto eclesiástica-de nuestro territorio, junto al posterior genocidio y la brutal colonización de nuestro Pueblo-Nación, hasta que finalmente el Estado de Nabarra desapareció de los mapas políticos Europeos y Mundiales.

De vuelta a la triste actualidad existente dentro de la violada y ocupada Nabarra, la población nabarra sufre la discriminación por parte de Francia y de España, sumado al continuado abuso de Derechos Humanos, al mantener la colonización militar, política, jurídica, fiscal, económica, cultural y lingüística sobre el Pueblo-Nación de Nabarra; unos hechos que definitivamente han sido ocultados a los Organismos Internacionales por la labor diplomática de los diferentes gobernantes españoles y franceses, sumado al eternizado silencio cómplice del Estado Vaticano. Pero esta ocultación no solo es realizada por el imperialismo franco-español-vaticanista, sino que incluso se viene realizando de forma explícita por agentes colonialistas o colonizados residentes dentro de nuestro territorio, bien por ignorancia de nuestro largo periplo histórico-político o más bien por seguir llenado sus personales arcas a costa de perpetuar la esclavitud existente sobre los nabarros y nabarras, llegando incluso a prepara la conmemoración de nuestra colonización y del expolio perenne de nuestros recursos humanos, naturales, económicos e incluso espirituales.

El conocimiento de nuestra historia, nos indica que nuestro Estado fue invadido en innumerables ocasiones, sin existir una declaración específica de guerra previa, sustentada únicamente en documentos papales-algunos reales, otros falsificados-. No existe un solo documento, firmado por un Jefe de Estado de Nabarra que haya contado con el apoyo final del Pueblo-Nación de Nabarra, siguiendo la jurisprudencia propia que nos otorga nuestro ancestral Derecho Pirenaico, donde se puedan verificar las políticas colonizadoras de la historiografía franco-española, que nos habla de anexiones o uniones, las cuales únicamente buscan legitimar lo ilegitimable, es decir, la invasión, ocupación, conquista con genocidio y colonización del Pueblo, de la Nación y del Estado de Nabarra.

2010/10/19

Estado de Nabarra. Baskones Nabarros

J.M. Unzueta
Estado de Nabarra. Baskones Nabarros
Soberanía de Navarra

«Una sociedad que no piensa, que no reflexiona, es una involución absoluta en el desarrollo» Xabier Arakistain “ARAKIS” Artista de vanguardia, natural de Elgoibar Gipuzkoa (NABARRA)

“Pentsatu, Sentittu eta egin” “Pensar, sentir y hacer” Pirritx eta Porrotx. Payasos baskones nabarros

Pensar, sentir y hacer: Un principio Baskón Nabarro que lo han puesto de moda nuestros compatriotas Pirritx y Porrotx, payasos defenestrados por el “establishment” franco-español, que lo utilizan en todas la actuaciones circenses ante los niños, niñas y mayores, que tuve el honor de ver por primera y por su puesto fue debido al escuchar su actuación, que me emocionó por el transfondo del espíritu LABEL de País que con ellos transmiten con total naturalidad. Es algo finalmente, que los baskones nabarros sentimos y por lo tanto actuamos en consecuencia.

Desgraciadamente hoy bajo la bota imperial de España, de Francia y del Vaticano, hablar de pensamiento es una involución absoluta en el desarrollo, debido a que por medio de la conquista, genocidio y colonización, el pensamiento es transgénico, no refleja el nabarrismo humanista que antaño tuvimos. Estamos impregnados de una mediocridad y lo peor, alimentada de todo lo que es “PSEUDO” la contaminación mental aderezada con una información y cultura mediocre retroalimentada por los llamados colaboracionistas autóctonos conscientes e inconscientes.

Ha llegado el tiempo de la reivindicación y exigencia de la Estatalidad de Nabarra, en todos los órdenes de la vida, sencillamente porque es lo nuestro, nuestro Estado. Es la “SOBERANIA” que nos la secuestraron los tres Estados más impositores de Europa. Los tópicos, palabras y frases, se han llenado de vació y ya ningún estatalista nabarro, se fía de ninguna organización que se autoproclama defensora de nuestro País, puesto que solo vemos a los políticos que dicen representarnos, defienden y trabajan a diario, por la sacrosanta unidad de la patria española y francesa, con la bendición siempre vaticana.
Pretender a estas alturas del contexto, pactar con España o Francia, participar en las instituciones españolas (Gobierno Vasco. Parlamento de Navarra) y las francesas, entablar una fase de negociación, pedir que se nos reconozca como Pueblo, buscar un nuevo marco político, pedir que legalicen los partidos dentro de esos Estados imperialistas y luego integrar en los discurso de campaña la palabra independencia, es simplemente incongruente, contraproducente y realmente inviable. El pacto nunca nos llevará a la soberanía. Aquí no se trata de pactar, se trata de exigir nuestra “SOBERANIA” la cual fue secuestrada “manu militari”.
Nabarra engancha y une, esta es la conclusión a la cual voy llegando y de manera muy acelerada. A medida que van apareciendo las miserias del imperialismo Franco-Español-Vaticanista y de sus colaboradores vascos, aparece más nítidamente nuestro referente “NABARRA” en toda su plenitud; por mucho que se quiera ignorar esta realidad por el imperialismo y sus aláteres, no se puede ocultar esta circunstancia. La degradación y el olor a podrido que desprende todo lo que rodea a…, llámese instituciones impuestas, no aportan más que miseria y es ciertamente como un virus que te impide respirar.

Las realidades son tozudas. Como muy bien decía el filósofo Rouseau, a un Pueblo se le puede engañar fácilmente pero no corromperlo, porque si así fuere no habría Pueblo. Si algo está lo suficientemente claro es que en NABARRA hay Pueblo, pero desgraciadamente no hay liderazgo. Ya lo apunté en un artículo anterior, nuestro Pueblo no se merece semejante casta de seudo líderes sin nada que aportar, que solo se dedican a retroalimentarse constantemente unos contra los otros, en esta guerra pseudo-dialéctica donde ciertamente, todo el pescado está vendido es un teatro malo y decadente.

El Estatalismo Baskón Nabarrista, es un movimiento de conciencia individual proyectada hacia la recuperación de la soberanía plena para nuestro Estado Baskón de Nabarra. Ante el desbarajuste político actual, el estatalismo nabarro levanta una barrera de individuos dispuestos a lograr la completa recuperación de todos los derechos usurpados a la Nación Nabarra. El patriota baskón del estado nabarro no quiere que las cosas sigan como hasta ahora de manera insensible. Con indiferencia nunca, sino con la sana intención independentista y soberanista, de que tomen un ritmo nuevo y vigoroso; para ello es necesaria la unión de todo el espectro político del País que tenga sensibilidad suficiente, de que ante todo somos Baskones Nabarros y asumimos los principios inspirados en el decálogo del “PENSAR, SENTIR Y HACER” siempre todo ello en nabarro.

1) La territorialidad, comprendida esta: Desde Atapuerca hasta Foix, y desde Burdeos hasta el Moncayo.

2) Reconocer la variedad de las situaciones vividas en la Memoria Histórica de Nabarra y lo que cada corriente de pensamiento ha aportado a nuestra realidad.

3) Desenmascarar el negacionismo sobre los genocidios, la destrucción del patrimonio y la subordinación, padecidos por Nabarra.

4) Desarrollar la libertad individual y colectiva, las instituciones de participación de la sociedad civil propia con sus valores cívicos en democracia, así como el derecho a la diferencia y el respeto del pluralismo.

5) Igualdad de todas las personas, sin excepción.

6) Convicción de que todos somos hijos de inmigrantes, sea de la primera o de la
trescientas generación.

7) Presencia de las raíces culturales e históricas para lograr entender la complementariedad de cada grupo en una sociedad laica y multicultural.

8) Paz y reconciliación de la sociedad nabarra, basadas en la justicia, la verdad y el mutuo reconocimiento entre vencidos y vencedores; nabarros, españoles y/o franceses.

9) Poner fin a la partición de Nabarra, eliminando las mugas impuestas por el imperialismo franco-español.

10) Ejercer todos los derechos personales y colectivos bajo los principios del “Derecho Pirenaico” y recuperar la soberanía de Nabarra.

2010/10/17

Estados forajidos

Estados forajidos
J. X. Mauleon, Cadreita-Nabarra

Los Estados forajidos, ateniéndonos a las indicaciones del filósofo norteamericano John Rawls, son aquellos cuyos gobiernos combinan decisiones internas y externas sin ninguna consideración por los derechos humanos, donde la supuesta justicia está basada ciertamente desde una invención unilateral y en los que la coyuntura ética que deberían brindar la moral y las leyes, ha sido suplantada por un comportamiento propio de bandidos, los cuales son integrantes aventajados de una cínica puesta en escena que parte de la mentira, donde todo se finge y en la que a todo se manifiesta con dosis de pantomima inverosímil.

Pero en el vocabulario político a nivel Universal, los Estados forajidos son aquellos que incumplen los Convenios, Concordias y Tratados internacionales legítimamente suscritos y vigentes; sumado al descarte de las decisiones tomadas por los Organismos Internacionales, encargados en última instancia de garantizar la paz y el orden Mundial. Esta definición, actualmente, es utilizada por la Unión Europea, Japón, Israel y EE.UU., contra aquellos Estados que son miembros permanentes de las Naciones Unidas, como Venezuela, Bolivia, Irán, Libia, Cuba, entre otros más, que no siguen las directrices políticas y económicas originadas de los diferentes gobiernos U.S.A. y sus diferentes aliados, entre ellos los Estados de Francia y España miembros de la Comunidad Económica Europea.

Así pues, para poder buscarle un significado preciso a este término, hemos de señalar que un Estado forajido genera y cobija por sí mismo, un Gobierno forajido. Esta es una peligrosa y terrorífica asociación, que siempre es totalmente devastadora. De tal forma que sin dejar de ser ambos indisociables, tendríamos que hablar de Gobierno forajido por ser este quien actúa en nombre del Estado, ser éste su representante final, pues es quien aplica las diferentes políticas por cuenta del mismo. Así, podemos concluir sin ningún tipo de rubor, que un Gobierno forajido es todo poder político de una Nación, que reiteradamente se sale de las normas del Derecho Internacional. Es decir, hay que concluir que toda Nación, que por decreto de su Gobierno o de quien ostenta el poder y comete tropelías, desmanes,… que sin ninguna duda van en contra de la Legalidad Internacional.

La historia Universal está llena de naciones agresoras y transgresoras; pero el caso más paradigmático a escala planetaria de Estados forajidos, lo representan el reino de España y la república de Francia. Son Naciones rancias, con importantes antecedentes político-históricos ¡y penales!, cuyos territorios fueron cohesionados artificiosamente por imposición de la fuerza militar ¡y terrorista!, a través de violentas invasiones y ocupaciones, saldadas tras cruentas batallas, y que desde su fundación, incluso desde antes de su gestación con los denominados Reyes Católicos en el caso de España y de Luís XIII en el caso francés, pues invadieron y masacraron Pueblos enteros por todo el Mundo, como también lo hicieron con nuestro Pueblo-Nación de Nabarra, el cual sigue soportando una feroz colonización franco-española.

España y Francia, Estados forajidos, incumple de manera reiterada y flagrante la Resolución 1.514 (XV)(1) de las Naciones Unidas, la cual firmaron en su día y que es relativa a la descolonización de los Pueblos, como lo es el nuestro, el Pueblo nabarro, al que colonizaron y expoliaron despiadadamente desde hace más de seis siglos. Estos y otros acontecimientos, sitúan a los Estados de España y Francia, ante el juicio sumarísimo de la historia, al ser culpables ¡nada de presuntos! de genocidio y delitos de lesa humanidad perpetrados contra poblaciones aborígenes indefensas que habitaban pacíficamente sus diferentes territorios y que aún mantienen por desgracia en la actualidad, en pleno siglo XXI, la esclavitud sobre el Pueblo de Nabarra. Delitos estos que son imprescriptibles, pues no importa el tiempo transcurrido de los mismos, y de los que los Estados forajidos español y francés, tendrá que rendir cuantas finalmente, tarde o temprano, ante el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, máxima instancia judicial de las Naciones Unidas.

NOTA

1. Interesante visitar el blog de NBK.

Estado de Nabarra. Conclusión

J.M.Unzueta
Estado de Nabarra. Conclusión
Soberanía de Navarra

“La más estricta justicia no creo que sea siempre la mejor política.” Abraham Lincoln Dieciseisavo presidente de EE.UU

Conclusión: Últimamente ante la sociedad de este País, se están presentando diferentes planes estratégicos, todos ellos podríamos afirmar que están encuadrados dentro del Movimiento Soberanista Nabarro. En todos ellos se reclama como primer paso una obligada unidad de acción. A pesar de ello, continuamos cada uno por nuestro lado, mirando incluso primero nuestras ambiciones personales, las cuales están incentivadas por un ego claramente narcisista, el cual incluso nos lleva a censurar y ocultar las estrategias de personas o grupos de nuestro País, cometiendo incluso el grave error de buscar la ilegitimidad del mensaje de nuestros propios compatriotas, el cual es tan soberanista como el de nosotros, lo que genera una lucha interna entre patriotas, muy dañina además para nuestro interés nacional, mientras nos observan y disfrutan frotándose las manos los imperialistas españoles y franceses, ya que así les facilitamos ciertamente y en gran medida, el trabajo de su “imparable” maquinaria colonialista. Por ello, es nuestro deber y obligación, aparcar dichas pretensiones personales y buscar la creación de un bloque compacto y sin fisuras, desarrollando así el necesario primer paso con el cual poder alcanzar el objetivo, común a todos, de la recuperación plena de la soberanía para nuestro Estado.

El segundo paso que debemos realizar todos los agentes culturales, lingüísticos, económicos, sociales y políticos de este País, es el tener bien claro cual es el objetivo final que perseguimos y una vez concretada dicha meta, preparar el consiguiente plan operativo con el cual poder diseñar la necesaria estrategia, común y global a nuestros intereses, donde cualquier ambición particular debe de estar supeditadas al beneficio general o bien común, buscando así la vía correcta con la cual dar salida a las necesidades libertarias existentes en nuestro Pueblo. Este objetivo solo puede corresponderse con la naturaleza del problema significativo que conlleva que nuestro histórico Estado, sea en la actualidad una mera colonia de los imperios español y francés, analizando detenidamente las causas histórico-políticas que nos han llevado a la triste situación actual, y que comenzaron con las diferentes invasiones, ocupaciones y amputaciones territoriales sufridas por el Reino o Estado de Nabarra, a las cuales hay que sumarle el continuado sometimiento político, eclesiástico, jurídico y policial sufrido por el Pueblo Nabarro hasta la actualidad.

El análisis de nuestra historia política, que siempre corresponde ser realizado desde una visión propia y por lo tanto no contaminada así por agentes externos, facilita de gran modo la cohesión de nuestro mensaje soberanista, llegando así más fácilmente a todos los ámbitos socio-culturales del País, pues en dicha historia queda demostrada, sin discusión posible, una unidad política nacional existente en el pasado, siendo esta en torno al Estado de Nabarra. Algo realmente lejano en el tiempo y que durante muchos años permaneció aletargado dentro del imaginario del pueblo más antiguo de Europa, debido en gran medida a la represión continuada ejercida por los invasores y ocupantes extranjeros en este País, concretamente españoles y franceses. Esto, dio como resultado inevitable la búsqueda de otras teorías con las cuales poder alcanzar la libertad. Por ello, es una obligación con nuestra historia y sus personajes, el deber de analizar desde la perspectiva que nos otorga el Paradigma Nabarro, los diferentes intentos libertarios realizados por nuestro Pueblo, siempre examinándolos con su debido respecto, intentando no herir con ello las diversas sensibilidades existentes en nuestro País con sus diferentes actuaciones con las cuales buscaron alcanzar la libertad. Pero una cosa es el respeto a unos planteamientos y otra muy distinta el considerarlos como dogmas de fe, que ciertamente dificultan la consecución del objetivo final.

Cuando un nabarro plantea el importante tema de la recuperación de la plena soberanía del Estado de Nabarra, normalmente a su alrededor aparecen ciudadanos colonizados que piensan a ciencia cierta, que dicho planteamiento político es una quimera o utopía, es decir, algo inalcanzable para la Nación Nabarra en la actualidad. Esta supuesta imposibilidad, intentan o pretenden justificarla del mismo modo y con los mismos argumentos que utilizan los propios agentes colonizadores españoles y franceses; la soberanía de Nabarra es algo inverosímil, además de ser nefasta para la economía de los nabarros. Pero todos estos y algunos otros argumentos de agentes pseudo políticos, debemos decir que realmente son un engaño más de los muchos que normalmente proviene de los estados de España y Francia. Y es así para que la colonia de Nabarra siga sometida a ellos, beneficiarse así de manera continuada del Pueblo Nabarro en su totalidad. Una parte de la población nabarra piensa, bueno, mejor dicho, ha sido engañada para creer o pensar que la economía de Nabarra depende de España y/o Francia y que sin ellas, llegaríamos los nabarros incluso a morirnos de hambre.

Evidentemente esto es sólo una mentira más. Actualmente, nuestra economía está orientada al beneficio del reino de España y/o de la república de Francia, y esto hace que Nabarra sea una región europea muy frágil ante cualquier crisis económica, como la existente al tiempo de la realización de este trabajo. Esto nos lleva paulatinamente a la miseria total. Los nabarros estamos siendo arrastrados al abismo económico por las malas gestiones realizadas por franceses y/o españoles, estos últimos principalmente, acentuándose peligrosamente el crecimiento del paro entre la juventud nabarra, el fomento de perennes eres, el sangrante y continuado cierre del pequeño comercio, el incremento de la desesperanza entre los autónomos y pequeños empresarios que ven como se les acerca la ruina, etc., etc., etc.

El colonialismo español y francés impide y frena el impulso definitivo para nuestro gran potencial económico. Intentan indagar como acabar definitivamente con nuestros sectores primarios, dificultar, negar e incluso impedir cualquier desarrollo industrial, hipotecando así peligrosamente nuestro futuro. Este colonialismo económico hace que algunos nabarros sientan un claro complejo de inferioridad respecto al reino de España y la república de Francia, coartando en gran medida su espíritu emprendedor y su capacidad inventiva. En muchos rincones de esta Tierra Nabarra, son numerosos los terrenos rurales recalificados como terrenos urbanos para poder así edificar de forma desmesurada en ellos, por eso, poliki poliki, se están cargando toda nuestra flora y fauna autóctona, además de los bosques y grandes zonas de pasto. Están acabando con el precioso paisaje de Baskonia, que realmente forma parte de nosotros y todo hay que decirlo, es algo que desde España y Francia no tienen ningún tipo de interés en defender, ya que nunca podrá sentir ese gran orgullo que es ser nabarro y pertenecer a esta Nación.

Otra consecuencia importante que cabe destacar del colonialismo político, es la tremenda corrupción que hay, prácticamente en todas las instituciones de la Nabarra Plena. Ya en el pasado se han desmantelado algunos de los muchos casos de corrupción política, peor aún quedan otros descarados casos de corrupción que tardarán en mostrarse al pueblo nabarro, o quizás nunca se lleguen a descubrir todos los movimientos corruptos realizados por esos agentes seudo políticos, que solo buscan enriquecerse a costa del Pueblo al que dicen representar. Nuestra cultura ha sido y está siendo destruida por la brutal colonización proveniente de España y Francia. Por ejemplo, los yacimientos arqueológicos unas veces se ocultan, otras se falsifican, otras se destruyen. Algunos importantísimos hallazgos acaban sencillamente en vertederos de material de construcción. No se señalan, no se marcan, no se clasifican y muchos de estos yacimientos son violados y destrozados por agentes nacionalistas españoles y franceses. ¡Ah! Y que decir del euskara, el idioma más antiguo de Europa; nada, los franceses lo prohíben y los españoles lo menosprecian, pero pese a ello, la lingua navarrorum subsiste gracias al espíritu de los nabarros.

Ni que decir tiene que el colonialismo imperial español y francés, ha ocultado, falseado y tergiversado nuestra historia. Un claro ejemplo de ello lo tenemos al comprobar el decadente y corrupto sistema de enseñanza, en el cual todo lo relacionado con Nabarra carece de la importancia debida, y es mucho más importante conocer todo lo referente a España y/o Francia. De hecho, se olvidan que vivimos en Nabarra, un Estado con larga historia europea, cuya soberanía permanece secuestrada y pasan de darte exclusivamente y con embudo sólo la historia, el mapa de España y/o Francia. El deber de toda metrópoli es formar ignorantes, sumisos y controlables, todo ello por el bien del imperio. En conclusión, si queremos que nuestra nación se libere de la opresión colonizadora de España y Francia, que impiden y retrasan nuestro desarrollo económico; destruyen nuestra cultura; ocultan, falsean y manipulan a su antojo nuestra historia; nos impiden evidentemente nuestro desarrollo como Pueblo, como Nación con un autogobierno ciertamente propio y bajo nuestro ancestral pero democrático Derecho Pirenaico, debemos unirnos en nuestra lucha y dejar de lado cualquier otro tipo de interés que no sea el de recuperar la plena soberanía de Nabarra, nuestra amada Patria.


Extraído del libro “NABARRA, Reflexiones de un Patriota” Iñigo Saldise Alda 2010

2010/10/15

La persecución sistemática del euskera por Francia y el Vaticano

La persecución sistemática del euskera por Francia y el Vaticano
Alots Gezuraga, Errigoiti (Nabarra)

“Out particulierment pour objet de substituir la langue française au basque” perfecto francés en el País Vasco, año 1846.

“El pueblo vasco-navarro, tiene derecho perfecto e indiscutible a su lengua (…) si el hombre no le ha de ser dado hablar su idiomas materno, preciso será confesar que carece de derechos” Diputación Foral de Alta Navarra, año 1896.

Además de España, los otros dos Estados causantes del menosprecio, exclusión y persecución sistemática del euskera, son el imperio francés y el Estado Vaticano.

En el territorio del actual Estado francés, la fuerte conflictividad bélica entre Francia-Inglaterra durante toda la Edad Media, sobre todo entre 1337-1453, guerra conocida como “la de los Cien años” (aunque su origen realmente se remonta al siglo XII), hizo que el euskera se perdiera en tres cuartas partes de su territorio de habla natural de la Baskonia continental por el gascón, guerras que terminaron por configurar Francia entorno a su rey frente a los pequeños Estados feudales anteriores. Tanto Normandía como Akitania compartían corona con Inglaterra desde el siglo XII. Dentro de Akitania estaba integrada por la fuerza de las armas toda la Baskonia Continental: Gaskuña -donde poco a poco se impondrá el romance gascón, uno de los romances euskaros-, como la Baskonia que seguía hablando preferentemente el idioma baskón o nabarro -el euskera-, territorio que terminará llamándose País Vasco (Pays Basque en francés, traducible como “tierras del euskera”) o Iparralde, al unírseles Baja Navarra, tras la pérdida foral, a Lapurdi y Zuberoa. Los idiomas gascón y su dialecto bearnés son fruto de la sobre posición sobre todo del celta, latín y del euskera, idioma éste del que derivarían el 20% de las palabras en gascón. Como los propios gaskones señalan con orgullo, ellos son “vascos romanzados”. Sobre la pérdida del euskera en Akitania (que abarcaba toda la Baskonia continental como hemos comentado), dice Julio Caro Baroja en su libro “Sobre la lengua vasca y el vasco-iberismo”: “no hay razón para dejar de admitir que en Aquitania se habló vasco hasta la Edad Media”.

El mismo temprano desprecio que se dio en España hacia los idiomas de las naciones invadidas, se observa también en la Francia imperialista, donde en 1539 su rey Francisco I impuso la Ley “Villers Cotterêts”, por la cual la lengua francesa se convertía en única en la vida oficial y en los tribunales de todo el imperio francés –lengua hablada originariamente tan solo en la pequeña isla de Francia sobre el río Sena-, desbancando al latín, pero sobre todo, menospreciando las “lenguas provinciales”. Por suerte para los nabarros, manteníamos libre una pequeña porción de nuestro Estado en lo que se llamará, a partir de la invasión francesa en el siglo XVII, “Baja” Navarra, no así Lapurdi y Zuberoa, que sin embargo rendían doble vasallaje a su reino originario de Nabarra y a Francia(1).

Desde el Imperio Romano se produjo una fuerte implantación como lengua escrita del latín en todo acto oficial, tanto en la administración como en la religión. Tras la caída del Imperio Romano se impuso en toda Europa la transmisión del latín como lengua de una elite frente al iletrado pueblo que no lo entendía. Pero en la Edad Media los romances euskaros, como lo eran el romance navarro o el gascón-bearnés, fueron sustituyendo al latín en la administración dentro de nuestro reino, frente al idioma del pueblo nabarro, la “lingua navarrorum”. El euskera tuvo dificultades con la grafía al ser una lengua no latina -ni siquiera indoeuropea, siendo la única lengua nativa europea conservada-, pero no es una cuestión de relevancia, pues desde el siglo XVI es una lengua literaria.

La imprenta -empleada por primera vez en 1455 por Gutemberg-, llegó al País Vasco en 1489, pero hasta 1495 no se imprimió el primer libro en Pamplona –por tanto cuando aún era libre-, pero su introducción y uso fue muy paulatino. En España, por ejemplo, la primera obra impresa fue "Sinodal de Aguilafuente" de Juan Párix de Heidelberg en 1472 en Segovia y el primer libro impreso en inglés fue “Recuyell of the Historyes of Troye”, elaborado en 1475.

Hasta entonces, casi todos los libros se publicaban en latín, después, gracias a la imprenta y el abaratamiento de costes que supuso (aunque seguían siendo muy caros), se pudo sacar la literatura de debajo de las sotanas. Pero todavía, por ejemplo, los filósofos Spinoza (Holanda 1632-77), Leibniz (Alemania 1646-76) o Hobbes (Inglaterra 1588-1679) y matemáticos y científicos como Copérnico (Polonia 1473-1543), Kepler (Alemania 1571-1630), Linneo (Suecia 1707-1778) o Newton (Inglaterra 1647-1727), escribieron sus obras en latín, pues consideraban sus lenguas vernáculas de plebeyos, irreductibles a las reglas del latín y de las ciencias, incluidos los idiomas romances, los cuales se veían superiores a otros idiomas por su proximidad al latín; así Inglaterra, por ejemplo, dejó de usar en sus tribunales el francés en 1362 por el inglés -durante la mencionada Guerra de los 100 años contra Francia-, hablado hasta entonces por el pueblo y menospreciado por su clase dirigente.

Por tanto, la imprenta, la apertura de ideas del renacimiento y la aparición del protestantismo, hicieron que se empezaran a escribir algunos libros en los idiomas romances por su parecido con el latín, para así poder llevar el conocimiento al pueblo, luego les tocó a los idiomas con Estado propio como era el euskera en la parte libre de su territorio y después al resto de culturas minorizadas, como era el caso del euskera en la parte ocupada de Nabarra.

No es baladí observar que los primeros libros escritos en euskera sean dentro del reino de Nabarra que sigue libre en Baja Navarra y el Beárn, es decir, en el Estado vasco o baskón que amparó el nacimiento de la literatura vasca. Un bajo navarro libre, el cura Bernard Etxepare escribió "Linguae vasconum primitiae", primer libro escrito en euskera, que vio la luz en 1545 y que contó con la ayuda del rey de Nabarra Enrique II, “el sangüesino”. El primer libro impreso en ruso e irlandés datan de 1564 y en eslavo de 1587, por ejemplo.

“Los Albret (o Labrit), señalaron que el primogénito (Enrique II “el sangüesino”) sería criado en el idioma del reino de Navarra “en la lengua de aquel” ”, Peio Esarte, historiador nabarro.

En 1571, el también cura, el labortano de Beraskoitz Joanes Leizarraga, por mandato de la reina nabarra Juana III de Albert y el sínodo de Pau, tradujo el Nuevo Testamento al euskera, tomando para su traducción la versión griega de Erasmo de Rotterdam y publicándolo en la Rochelle; tampoco es baladí constatar que reina y cura eran protestantes (calvinistas hugonotes tras abjurar de la religión católica en 1559). La primera Biblia en alemán, por ejemplo, es del año 1522 traducida del griego por Lutero –usando como base también a Erasmo-, en realidad, como en el caso de Leizarraga, sólo tradujo el Nuevo Testamento.

Aunque reducido al campo religioso, la escuela de Sara (Lapurdi) supuso un movimiento literario importante dentro del siglo XVII. Los curas de Sara, Donibane Lohitzune (San Juan de Luz) y Ziburu, bajo el amparo que les daba el rey Enrique III el bearnés, rey de Nabarra y después también Francia (donde era llamando “el navarro”), se juntaban en un convento franciscano para criticarse mutuamente los trabajos que escribían antes de publicarlos, formando un círculo de autores que trabajó en estrecha colaboración. En torno a ella se agruparon hombres tan capaces como Harizmendi, Joannes Haramboure (Haramburu), Joannes Haraneder, Joannes Etxeberri de Ziburu, P. Argainaratz, Silvain Pouvreau, Hirigoiti, Klaberia, Guillentena Heguy y Votoire, todos dentro del reino nabarro, en el momento que está luchando por su independencia frente a Francia. Etienne Materre, franciscano, francés y euskaldun-berri, escribió “Doctrina Cristiana” en 1617, primer libro en prosa en euskera.

Pero la Escuela de Sara tuvo sus imitadores y el euskera llegó a otro tipo de libros. El protestante Jackes Belakoa (1586-1667) escribió el primer libro de gramática en euskera en Sahüta (Zuberoa), además de numerosos trabajos como diccionarios o enciclopedias, pero se perdieron en las represiones religiosas, lo mismo que los escritos de Beltrán Zalgise de Zuberoa, del que sólo se han salvado 196 versos en euskera por el mismo motivo seguramente.

Siguiendo en Zuberoa, el sacerdote Athanase de Belapeyre, teólogo y vicario mayor de la diócesis, ordenó a sus párrocos abrir escuelas que enseñaran en euskera. Este sacerdote escribió en euskera suletino o zuberotarra la doctrina cristiana “Catechima laburra” (Pau, 1696), ya invadido el reino nabarro en su totalidad en la parte continental, y fue miembro de la mencionada “Escuela de Sara”, primer intento de unificar el euskera y primer movimiento literario en euskera, el primer verdadero “Euskal Pizkundea”, que no tuvo continuidad por la invasión del ejército francés de Donapaleu (Saint Palais) y de Pau, donde se reunían las Cortes de Nabarra y los estados del Beárn respectivamente, por mandato del rey Luis XIII –el hijo de Enrique el bearnés y contraviniendo lo que dejó dispuesto su padre-.

Los idiomas no romances sin Estado, tomaron importancia en la literatura y en cualquier escrito en general como idiomas hablados por el pueblo -“el volks”- sobre todo a partir del siglo XIX con el romanticismo alemán, para entonces los euskaldunes teníamos la totalidad de nuestro Estado ocupado militarmente. Por tanto, la pérdida definitiva del reino de Nabarra provocó un parón de siglos en la publicación de libros en euskera, los cuales se pueden contar con los dedos de las manos frente al gran número y materias iniciales, lo que alejará al idioma nabarro del mundo literario y científico.

De todos modos, mientras mantuvimos y defendimos el derecho pirenaico plasmado en nuestras leyes forales o Fueros: “Las instituciones propias, mientras existían, le fueron favorables (al euskera) al menos por omisión”, así lo explicaba el ilustre filólogo Koldo Mitxelena en “Historia de la literatura vasca”.

El gran cambio vino con “La Revolución Francesa”, con la cual llegó al poder una nueva clase social: la burguesía; burguesía asentada en las ciudades y que basada su riqueza en el comercio, frente a otra en decadencia: los terratenientes y señores que vivían de sus tierras, pero además supuso un cambio en Francia como Estado, que pasó del despotismo, monárquico, totalitario y obsoleto, al totalitarismo de los Estado-nación, ejerciendo para ello una limpieza política de las naciones (y sus lenguas) y Estados ocupados en los siglos anteriores, comenzando hacia el exterior un nuevo ciclo de nacionalismo imperialista.

La propia Revolución Francesa fue la que cortó brutalmente la continuidad de las incipientes escuelas en euskera, eliminó los Fueros -que habían ejercido de colchón frente al idioma francés- y pasó a perseguir todos los idiomas del Imperio que no fueran el francés con quemas masivas de publicaciones (los 90 libros escritos hasta entonces en euskera fueron quemados), además se convirtieron en habituales los castigos físicos y las multas, llegando incluso a dictaminar deportaciones masivas de población euskaldun con acusaciones tan graves como no hablar francés (4.000 vascos acabaron en las Landas durante el etnocidio, sobre 1.600 murieron). El juez de Ezpeleta, por ejemplo, fue guillotinado por mandar una carta a un amigo suyo exiliado, la carta no decía nada en especial, el delito punible con la pena máxima era que estaba escrita en euskera, convertido un idioma en enemigo de la patria francesa, todo ello tras los informes de Grégorie y Barére.

Grégorie y Barére consideraban en su informe el euskera como "un idioma de personas proclives al fanatismo y un obstáculo para la propagación de las luces". Barére, jacobino, en 1794 advertía a la Convención Nacional: “¡Ciudadano! El lenguaje de un pueblo libre debe de ser el mismo para todos. Hemos visto cómo el dialecto bretón (sic), el dialecto que se llama vasco (sic), y las lenguas alemanas e italianas perpetúan el dominio del fanatismo y la superstición, que apoyan el mando de los sacerdotes y los aristócratas favorecen a los enemigos de Francia…Es una traición contra la patria dejar a los ciudadanos en la ignorancia del idioma nacional”.

Según el propio Grégoire, sobre 8 millones de “franceses”-uno de cada cuatro- cometían el delito de no saber francés y se expresaban en 30 variedades lingüísticas sobre una población de 29 millones -el país más poblado de Europa-: “Ni en Europa ni en ninguna parte del globo que yo sepa sucede que la lengua nacional no sea universalmente usada por la nación. Francia tiene en su seno quizás 8 millones de personas, de las cuales algunas apenas pueden balbucear unas palabras mal dichas en nuestro idioma: los otros lo ignoran completamente”, por lo que proponía directamente el “aniquilamiento de las lengua locales”. Para imponer el francés la mejor arma era la educación, y así, Barére propuso nombrar un instructor de la lengua francesa para cada pueblo que enseñase las leyes, los decretos y los mandatos de la Convención.

Los informes de Grégorie y Barére, además de una férrea educación, establecían que para conseguir una Francia monolingüe, era necesaria la creación de las sociedades patrióticas y el control absoluto de la prensa escrita en exclusiva en el idioma del Imperio, los llamados "rapports", cuyos nombres eran "Le Journal Universel" y "Le Journal des Hommes Libres", que buscaban lo contrario a lo que sus pomposos títulos decían.

En Francia empezaron a construirse escuelas con cierta continuidad en el siglo XVIII, el siglo de la ilustración, pero en 1848 todavía no estaban extendidas del todo. Durante la 3ª República francesa (1852-70) se sistematizó la apertura de colegios, sobre todo de primera enseñanza, y en Baiona apareció el Liceo de enseñanzas medias, todos íntegramente en francés. La 3ª República consideraba de nuevo vital la eliminación de lo que llamaba "lenguas étnicas", por lo que la enseñanza en euskera siguió proscrita. Algunas de esas escuelas se abrieron al amparo de la Iglesia, como en el caso de Ustaritze, según explica Eukeni Goyheneche.

También fueron nefastas para el euskera todas las guerras de los siglos XVIII y XIX (la Revolución Francesa, Guerra de la Confederación, las Guerras del Imperio o “guerras napoleónicas” etc.) que supusieron un gran trajín de tropas extranjeras en suelo vasco, guerras provocadas y causadas por los ocupantes y sus ejércitos, de las que salimos mal parados los vascos, y que buscaban la uniformización, en todos los ámbitos, del Imperio francés o la invasión de nuevas tierras. Guerras que fueron el arranque para la creación de la actual nación francesa, así como para la imposición definitiva del idioma francés, continuando la labor inacabada que comenzó con la persecución en nombre de la “libertad, fraternidad e igualdad” de todo lo que no fuera francés, entendiendo este término como monolingüe y uninacional; proceso que no ha terminado pues seguimos vivos al igual que el euskera, pero sí se ha conseguido la imposición del idioma francés en todo su Imperio.

La negativa a la enseñanza del euskera mostrada desde siempre por la administración gala y una meditada ruralización de la zona que ha obligando a emigrar por razones económicas a los vascos a Francia o a otras de sus colonias, tuvo como consecuencia que la cada vez más escasa población sí conservara el euskera en su entorno familiar, pero nada más (ni en la escuela, ni en la administración…), tras quedar el pueblo mediante la represión armada-judicial-educacional sin fuerza para poder defenderse. Bretaña, Córcega, el Rosellón catalán y el País Vasco (incluso Gascuña-Occitania) son las naciones más marcadas de Francia junto con la francesa y son, en general, las regiones menos desarrolladas, condenadas a vivir básicamente del turismo.

Durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial (1914-18 y 1939-1944) murieron millones de seres humanos, muchos jóvenes vascos de Iparralde fueron obligados a defender Francia al ser obligatorio el servicio militar desde la pérdida foral durante la Revolución Francesa, lo que llevó a cimentarse un sentimiento francés en este territorio vasco, pero fueron más los que decidieron no ir a luchar y tuvieron que desterrarse para nunca más volver; a los caídos, Francia se preocupó de hacerles vistosas tumbas, pero la mayoría de los vascos murieron en América en su destierro, considerados traidores a Francia, traidores a los que intentaban eliminarlos como nación como hicieron primero con su Estado, así durante el siglo XIX la mitad de los desertores del ejército galo eran vascos, siendo éstos tan solo el 1% de la población de Francia. En Zuberoa la influencia de gascón-bearnés es medieval sin desplazar al euskera, el francés no se introdujo hasta las mencionadas dos Guerras Mundiales.

El escritor vasco Etienne Salaberri (Baja Navarra 1903-1981), escolarizado y educado como francés, acudió a la Segunda Guerra Mundial, fue hecho prisionero por los alemanes y comentaba en sus memorias: “Gerla aintzinean ez nekien euskalduna nintzala. Alemania zolan ohartu naiz odolez eta mintzairez euskaldun nintzala, Euskal Herriari zorretan nere izaitearen itxura bereziaz” (Antes de la guerra no sabía que era vasco. En tierra alemana me he dado cuenta de que de sangre e idioma era vasco, deudor al País Vasco de mi forma de ser diferente).

“Es bien sabido que los pueblos que han sido conquistados y colonizados, se caracterizan psicológicamente por una serie de rasgos personales y pautas de comportamiento, que pueden ser agrupadas dentro de la etiqueta, Síndrome del Colonizado”. José Tomás Bethencourt Benítez.

NORA ZOAZ ESKUAL SEMEA

“Nora zoaz eskual semea,
arma hori eskutan?
Armen hartzera deitzen naute
frantsen aldera.

Eskualerritik urrunduz,
ta atzerrira joanak,
a ze negarra entzunen duzu
Eskualerrietan!

Morts pour la patrie,
eskuara baizik
etzakiten haiek
morts pour la patir...”
Gorka Khnör


En el siglo XX el turismo y la llegada de jubilados franceses a las costas de Lapurdi, supusieron el último gran retroceso del euskera en Iparralde. En la zona Biarritz-Baiona-Angelu, donde se concentra la mayor parte de la población de Iparralde, el 64% de sus habitantes no ha nacido allí, proviene de otras partes del Imperio francés, sobre todo de la zona de París, su integración en la cultura vasca y conocimiento del idioma nativo es prácticamente nulo, por lo que su forma de actuar responde al modelo colonialista, ya que los vascos no tenemos forma de controlar el número de los llegados ni podemos exigir que aprendan el idioma de la tierra de acogida, básicamente por no tener ninguna de las armas para defender nuestra idiosincrasia que da un Estado propio (leyes, escuelas, policía, medios de comunicación etc.), y estar lejos el Estado imperialista francés de ser democrático y por tanto de reconocer ningún otro idioma o cultura que no sea el de la nación central francesa, entendida ésta como una nación monolingüe y por tanto lingüicida.

En Francia no se puede hablar siquiera de diglosia o del uso del idioma imperialista en todos los ámbitos públicos de la vida de forma casi única, sino que en Francia, en pleno siglo XXI, el linguicidio continúa, en el país de las “libertades” no cabe más que hablar el francés; es más, todas las demás pluralidades ya sean étnicas, religiosas, sexuales etc. sí se respetan y salvaguardan con gran ahínco, en el caso del idioma sin embargo no, qué vamos a decir de aceptar la realidad de una Francia plurinacional o siquiera de “nacionalidades” a la española, por tanto, como España, Francia no existe, es sólo un proyecto que va en el buen camino pero que no ha llegado a su meta: un Estado, una nación, un idioma, el cómo lograrlo o costa de qué o quiénes, es secundario para Francia como lo es para España.

El Vaticano

A nivel individual la Iglesia Católica y Protestante ha dado grandes escritores e impulsadores del euskera, un listado sería casi interminable como impagables sus aportaciones: B. Etxepare, Pedro Agerre “Axular”, J. Leizarraga y casi todos los miembros de la escuela de Sara, además de A. Mogel, Aita Larramendi, A.Kardaberaz, S.Mendiburu, J.Aristimuño “Aitzol”, Esteban Urkiaga “Lauxeta”, Txomin Agirre, M.R. Azkue, o más recientemente, Bitoriano Gandiaga o Luis Villasante entre muchos otros.

A nivel de enseñanza de la Biblia, los franciscanos de Zarautz predicaban en un “vascuence inteligible, limpio y bien ordenado” según comenta Aita Larramendi –jesuita del s.XVII-, sin embargo los poderosos jesuitas predicaban en euskera pero enseñaban en sus colegios en castellano.

Pero como Estado, el Vaticano casi nunca fue favorable al euskera, otra cosa ha sido la actuación de la Iglesia parroquial –desoyendo a su jerarquía o evitándola-. La Iglesia Católica zonificó Alta Navarra o Alaba según el porcentaje de hablantes del romance navarro o castellano (daba igual que fueran bilingües), barriendo para los romanzados, despreciando el euskera y predicando en romance, tratando demasiadas veces al idioma ancestral de los nabarros como un idioma de incultos, primitivo, de ignorantes y retrasado.

En general, se puede decir que a la represión escolar se unió la Iglesia Católica oficial o vaticanista, salvo cuando tuvo que combatir el protestantismo, así, el obispo de Calahorra, el alabés Juan Bernal Díaz de Lupo, fue el primero en mandar predicar en euskera (1544-1555). La Iglesia vaticanista contribuyó de forma clara y definitiva a la ocupación militar del reino de Nabarra (tanto la Nabarra Occidental en el siglo XII como la Nabarra medular en el siglo XVI), por tanto y desde el principio, siempre se posicionó a favor del idioma del imperialismo (del que tenía el poder) y contra del idioma natural del reino.

En siglo XII, la Iglesia ya intentó dar una imagen de gente primitiva y mal cristiano de los nabarros con el “Codex Calistinus” o “Liber Peregrinationis” de Aymeric Picaud, así, Tomás Urzainqui, como hicieran otros historiadores antes, señala: “Aimeric Picaud –seudónimo que parece ocultar a personales de la aristocracia eclesiástica- con su obra-libelo Codex Calixtinus preparó a la opinión europea, al modo de las actuales campañas de intoxicación mediática, para una agresión definitiva contra Navarra”. La Inquisición que introdujo el rey aragonés Fernando el Falsario en Nabarra tras la invasión en el siglo XVI, contribuyó a dar de nuevo una imagen de “primitivización” de la gente euskaldun o vasco parlante.

Algo similar ocurrió con la Inquisición en Francia. Se mandaron quemar en la hoguera a 40 personas en Lapurdi en 1575 y hubo otras sentencias de brujas en Iparralde en 1575 y 1576, pero el comienzo de siglo XVII fue un auténtico reguero de sangre en estas tierras vascas gracias a la Iglesia Católica Vaticana y su Inquisición. Pierre Lancre se hizo jesuita en Turín, en 1582 lo nombraron consejero del Parlamento de Burdeos y en 1609 aceptó mediar en un conflicto secular, el de los Urtubia con los vecinos de Donibane Lohitzune. Se lo pidió el rey Enrique III de Navarra (IV de Francia) poco antes de ser asesinado por un sicario del Vaticano y de los jesuitas, recomendado así por su capellán Bertrand Echauz, de Baigorri, bajo-navarro también. Los Urtubia de Urruña, originarios de Alzate en Bera (Alta Navarra), reclamaban los derechos de un puente. En principio sería un episodio más de las Guerras de Banderizos, pero Lancre fue más allá de su cometido inicial.

Comenzó su investigación sobre la brujería en el País Vasco con la ayuda de una joven vidente de 17 años, llamada Morguy, la cual lograba identificar, gracias a la coloración de la piel, a los humanos que habían sido ungidos por el demonio, el stigma diaboli, la marca del diablo, marca que las brujas llevaban en lugares «muy secretos».

Mediante este infalible procedimiento, en 1610 Pierre Lancre quemó en Lapurdi 600 mujeres, niñas/os de corta edad y sacerdotes en sólo 4 meses, acusados todos de brujería. La locura o el genocidio, sólo fue detenido por los hombres que volvían de pescar en Terranova. La falta de maridos, alegaba el Inquisidor francés, era lo que provocaba estos casos de brujería entre las mujeres que quedaban en puerto y practicaban la brujería para tener noticias de sus maridos y mantener relaciones sexuales.

Otro elemento que empujaba a la herejía a los vascos, según Lancre, era la tendencia de los naturales a los bailes y fiestas, en los que también participaban los curas. Lancre llegaba en su paranoia a argumentar que la abundancia de hechiceros y brujas en el País Vasco era porque en las misiones católicas de las Indias y del Japón los habían expulsado previamente de esas tierras y, por razones desconocidas, se habían refugiado en el país de los vascos. Lo curioso del caso es que el que había comenzado la predicación católica y el misionado en esas lejanas tierras de Asia en el siglo anterior era el nabarro agramontés Francisco de Xabierr (tal y como firmaba él), miembro destacado de una de las familias rebeldes principales al ocupante español.

Lancre dejó escrito que en el País Vasco “hay más brujas que en toda Francia”. Lo mismo ocurría en el sur, donde había más brujas que en todo el Imperio castellano como en Zugarramurdi. Para Lancre el hecho probatorio de la culpabilidad de los vascos era aplastante: “Los vascos no se sienten franceses, ni tampoco españoles. Por tanto, no pueden ser cristianos”.

Morguy y Lancre lograron “desenmascarar” a 3.000 brujos y brujas vascas. Lancre creía que en un akelarre se habían reunido en Hendaia 12.000 personas. De Terranova llegaron entre 5.000-6.000 hombres de la caza de la Ballena y lograron parar la masacre expulsando al fanático genocida.

Tal y como afirma el antropólogo español Caro Baroja en su libro “Los vascos”: “es posible que en las persecuciones sistemáticas de un seglar como Pierre Lancre, hubiera intención política, más o menos velada, de espíritu centralizador”. Los motivos políticos son muy evidentes. La entrada definitiva de la inquisición y sus peores años (incluida la excomunión), coincide con la conquista de Alta Navarra (1512-24) y de Baja Navarra-Beárn-Foix, la cual que se plasmó definitivamente con la invasión de las tropas francesas de 1620.

La influencia de la Iglesia Católica en aquella sociedad es mayor de lo que la gente puede percibir hoy en día. Koldo Zuazo en su libro “euskalkiak, herriaren lekukoak”, relata como en el valle del alto Deba (Bergara, Arrasate-Mondragón, Aretxabaleta, Eskoriatza y Leintz-Gatzaga), el obispado de Vitoria del que dependía toda Gipuzkoa incluido este valle anteriormente bizkaino, mandaba en el siglo XIX curas nativos, pero sin respetar el euskera bizkaino que se habla en la zona. La consecuencia fue que los naturales de ese valle se acostumbraron al euskera gipuzkoano el cual se convirtió en el euskera de relación entre las clases altas y el euskera de escritura y lectura habituales, considerando a aquellos que sólo hablaban bizkaino como gente iletrada y el dialecto bizkaino como inferior al dialecto gipuzkoano.

Es representativo de la persecución que sufre el euskera, el hecho que desde el siglo XVI (el de la conquista de Alta Navarra) hasta 1904, no se pudiera inscribir nombre alguno en euskera en registro alguno, consintiendo ese año la Iglesia Católica en hacerlo, no pudiendo inscribir el nombre en los registros civiles españoles hasta 1930, cambiados después por nombres que "no ofendieran" a la gran nación española en 1936, año del alzamiento militar de la derecha española y posterior nueva represión sobre el pueblo vasco, prohibiéndose de nuevo la inscripción de nombres en euskera e incluso el uso del euskera en cualquier ámbito durante toda la dictadura nacional-española.

CONCLUSIÓN

Las naciones francesa y española son el fruto de centurias de violencia armada ejercida sobre todos los territorios y naciones conquistados y sometidos a sus mortales ejércitos y su posterior administración, educación y jueces colonialistas. La imposición cultural y nacional se hizo con la fuerza que tiene el conquistador sobre el conquistado (lingüicidio) y para lograr más poder, el que da una nación superior en número y más violenta (nacionicidio), que además se creía tenía la obligación de dominar a las demás para que estas se “ilustraran” también.

“Al morir el último rey carolingio de los francos en el 987, fue elegido rey Hugo Capeto. Se le corona como rey de los galos, de los bretones, los daneses, los godos, los habitantes de la Marca Hispánica y de los wascones. En otros territorios –que componen hoy Francia- ni siquiera le reconocían formalmente como rey. Muchos eran, pues, los pueblos que habitaban e suelo “francés”, no había ejército ni armada nacionales, ni administración, o ley común, ni cuerpo de funcionarios nacionales. Uno tras otro todos estos pueblos han sido suprimidos o incorporados e integrados contra su voluntad en la grande y única nación sin piedad alguna, por la fuerza de las armas.
Recordemos brevemente algunos destacados ejemplos: la cruzada contra los albigenses hasta la radical extirpación de la herejía por los Capetos y el proceso que culmina con las matanzas, derrota y posterior expulsión de los hugonotes, todo ello antes de 1789. A partir de esa fecha y ya bajo bandera republicana las guerras sin cuartel contra las antiguas “provincias” (“pueblos genuinos, con cultura y leyes propias”) hasta sustituirlos por departamentos a fin de hacer más fácil la penetración y la dominación estatal de la mano de funcionarios eficientes. Luego la escolarización obligatoria y gratuita (en francés por supuesto) y el servicio militar obligatorio. Con esta y otras medidas semejantes culmina el proceso de afrancesamiento y se consuma una forzosa política de uniformización: lenguas tradicionales acusadas como dialectos de atrasados, vida y cultura de pueblos rebajados a espectáculo folklórico para disfrute y consumo del civilizado turista parisino. De las entrañas del estado, como Minerva de la cabeza de Júpitar, ha surgido a sangre y fuego la nación francesa (…)” Joseba Ariznabarreta “Pueblo y Poder” pág 219-220.

Ortega y Gasset (Madrid 1883-1955) explicaba así como se crean los Estados nacionales actuales de Francia y España en su libro “La rebelión de las masas”: “No ha sido la previa comunidad de sangre, porque cada uno de esos cuerpos colectivos está regado por torrentes cruentos muy heterogéneos. No ha sido tampoco la unidad lingüística, porque los pueblos hoy reunidos en un Estado hablaban, o hablan todavía, idiomas distintos. La relativa homogeneidad de raza y de idiomas que hoy gozan - suponiendo que ello sea un gozo -, es resultado de la previa unificación política. Por lo tanto, ni la sangre ni los idiomas hacen al Estado nacional, antes bien, es el Estado nacional quien nivela las diferencias originarias, mediante la violencia institucionalizada previa, conquista de un ejército y bajo su constante “tutela” mientras los conquistados mantengan su conciencia, de una forma u otra, de pertenencia a otro Estado”.

Conviene recordar también lo que decía el lingüista J. Garrido Medina para el castellano, pero que vale perfectamente para el idioma francés: “No se trata, entonces, de una lengua del pueblo elevada a lengua de Estado, sino de un Estado que impone su lengua. En ese sentido transcurre la historia: primero se diferencia el castellano (o el francés) como variedad románica, luego se difunde hasta llegar a ser el idioma general de la nación”.

España y Francia quieren ser Estados-nación, por tanto son creados de arriba a bajo, es el gobierno imperialista quien impone a los pueblos sometidos sus intereses, “a partir de ahí se justifica el estado por ser una nación, pero ésta fue brutalmente creada primero” (Joseba Ariznabarreta), frente a Nabarra, un pueblo o nación que se da un Estado: naciones-Estado, de abajo a arriba, un pueblo que se constituye en sujeto político para darse un Estado democrático con el que defender sus intereses económicos e idiosincrásicos (culturales, idiomáticos, administrativo-legales etc.).

El latín fue el idioma oficial y lengua franca de comunicación durante siglos en tres continentes. Según cayó el Imperio Romano, el Estado que lo sostenía, fue retrocediendo su uso pasando a ser básicamente mero idioma litúrgico de la Iglesia, hasta hablarse en la actualidad sólo en…¡el Vaticano!, es decir, allá donde es idioma de Estado, ni tan siguiera la Iglesia ha podido mantener su uso fuera de las columnas vaticanas. El caso del latín es paradigmático de la imposibilidad de un idioma para sobrevivir a largo plazo sin ser idioma de Estado.

Por último, es una obviedad histórica, que los Estados español y francés (descabalgado del poder el Vaticano, convertido en mero comparsa), seguirán poniendo todos los medios posibles para la desaparición de cualquier idioma que no sean los del imperio: el francés y el castellano.

“El imperialismo es: genocidio/etnocidio, expolio y explotación” Joseba Ariznabarreta “Pueblo y Poder”.

Beñi Agirre, 10/06/2010: “Franko-espainiarrek gure herria okupatu eta gure lanaren errenta beretu ondoren, identitate euskalduna erabat ezabatzeko erasoan datoz”.

NOTA

1."Historia general del País Vasco" Manex Goyhenetche.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011