SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2007/10/29

Iruñea, Octubre de 2007

Iñigo Saldise Alda
Etxeko lanak eginda
Nabarralde

Mus jokalarien hizkeran esanda, euskal nazionalista askok Espainiako estatuaren aurkako ordagotzat hartu dute Ibarretxe lehendakariak 2008ko urriaren 25ean demokrazia osoz egin nahi duen herri kontsulta. Egia esateko, «hiruko enbido» soila da, enbido bana EAE Euskal Autonomia Erkidegoko probintzia bakoitzeko; Espainiako Gobernuak erantzun dio dagoeneko enbido horri, berrogeita hamaikako enbido bat gehiagorekin.

Espainiako eskuinak, sozialisten gobernuarekiko oposizioan izaki, argiago jokatu du, eta ordago handira eskatu. Ibarretxe jaunak, eta nahiago nuke oker banengo, ezezkoa erantzungo dio. Esparru inposatu baina legezko horretan, espainolek gaizki esaten diotenez, galdua dago partida.

Erreferendum horretan, baldin eta kontsulta egitea lortzen bada, EAEko euskal herritarrek bakarrik erabili ahal izango dute bozkatzeko eskubidea. Ni bezalako euskal herritarrek, alegia beste erkidego batzuetakoek -Espainiakoek nahiz Frantziako Errepublikakoek-, ezin izango dute bozkatzeko eskubidea baliatu; beraz, ez daiteke esan Euskal Herriari egingo diotenik kontsulta, baizik eta EAEko herritarrei.

Halakorik gertatuko balitz, eta Espainiako Gobernuak erreferendum hori onartuko balu ere -bere Konstituzioak dioenaren kontra, eta Espainiako eskuinaren presioari amore eman gabe-, hark ez luke ezertara behartuko. Erkidego horretako herritar guztiek bozkatzen badute ere beren lehendakariaren proposamena, proposamen hori baztertu egingo dute, emaitza jakin baino lehen ere -diot nik, ausarki-.

Sinesgaitza egiten zait, bestalde, Ibarretxe jauna alde batera geratu izana bere alderdiak ezker abertzalearekin -Espainiako epaitegiek eta jarduneko gobernuak legez kanpo utzitakoarekin- izandako negoziazioetan. Sinetsita nago begirale gisa ez ezik, Euskal Herri ia osoa egon zen bezala, erabakietan esku hartuz egon eta jardun zela bilera haietan.

Nik, EAEko lehendakari gisa, bide demokratikoak aldezten ditut gure Estatua berreskuratu ahal izateko. Badakit, ordea, hori ezinezkoa dela EAEtik, gure lurraldea konkistatu ostean inposaketa gailendu baitzen, eta funtzionario desertoreek Espainiako subiranotasuna onartu zutenez geroztik, ezinezkoa zaigu gure nahi eta eskubide independista lortzea Espainiaren gaur egungo lege esparruan, ezen ez demokratikoan.

Heredentzia madarikatu horren ispilu da Gernikako Batzar Etxean dagoen margolana, zeinak ageri baitu Bizkaiko jaunak Fernando II.a Katolikoa Aragoikoa faltsutzaileari, eta Espainiako Erresumaren sustatzaile nagusiari, egindako basailutza. Horrek legezko eragozpena dakarkio EAEri Espainiako Estatuaren barnean, Lakuan aldarrikatzen duten subiranotasun ideia erdietsi ahal izateko.

Behin etxeko lan horiek eginik, Espainiako estatuaren mende gaudenok aukera bakarra daukagu, zeina demokratikoa baita, eta legezkotasunaren barnean baitago, militarren konkista bortxazkoak inposaturikoan. Aukera hori, hain zuzen ere, gaizki esanda Foru Hobekuntza deituriko horretan dago NFE Nafarroako Foru Erkidegoaren barnean, eta Lege Itundua delakoa da. NFE da gure Estatuko lurralde hondarra, hari berari erreferentzia egiten dion lurralde bakarra.

Espero dut euskaldun guztiok etxeko lanak eginda izatea. Kontsulta egin aurretik ere, nahiz eta kontsulta horretarako, niri, Euskal Herrian jaiotako beste hainbati bezala -eta ez diot herritarri, ez baitago herritar gisa ditugun eskubideak bermatuko dizkigun Estaturik-, ez didan inork deirik egin. Espero eta nahi dut, halaber, gaur egungo Nafarroa murriztuan bizi ez diren euskaldunek beren instituzioei eskatzea Nafarroako Foru Erkidegora lot edo sar daitezela berriro ere; horixe baita gure Estatu independentearen, Nafarroaren, erreferente bakarra.

Espero eta nahi dut gaur egungo Nafarroa murriztuan bizi ez diren euskaldunek beren instituzioei eskatzea Nafarroako Foru Erkidegora lot edo sar daitezela berriro ere; horixe baita gure Estatu independentearen, Nafarroaren, erreferente bakarra.
(Erredakzioan itzulia BERRIA)

Iñigo Saldise Alda
Con los deberes hechos
Nabarralde

Hablando en términos de mus, muchos nacionalistas vascos consideran un órdago al Estado español la consulta que el lehendakari Ibarretxe pretende que se realice democráticamente el 25 de Octubre del 2008. En realidad es un simple “tres envido”, uno por cada provincia que conforma la C.A.V., que ya ha sido contestado por el gobierno español con un cincuenta y un envido más.

La derecha española, que está en la oposición al gobierno socialista, ha sido mucho más clara lanzando un órdago a la grande. El señor Ibarretxe, ojalá me equivoque, contestará con un no quiero. En ese marco legal impuesto, que los españoles malamente llaman democrático, la partida está perdida.

Los vascos de la C.A.V. son los únicos, en el caso que la consulta siga adelante, que podrán ejercer su derecho a votar en ese referéndum. Los vascos como yo, de otras comunidades, tanto en el reino de España como en la república de Francia, no podremos ejercer dicho derecho; por lo tanto no se puede hablar de una consulta al pueblo vasco-Euskal Herria-, sino a los ciudadanos de la C.A.V.

Llegado el caso, aunque dicho referéndum sea aceptado desde el gobierno español, a pesar que contradiga a su Constitución, y sin ceder a la presión de la derecha española, nunca podrá ser vinculante. Aunque todos los vascos de dicha comunidad voten la propuesta de su lehendakari, ésta será rechazada, incluso me atrevo a decir antes de conocerse el resultado.

Por otro lado me cuesta creer que el señor Ibarretxe se encontrara apartado de las negociaciones que mantuvo su partido con la izquierda abertzale ilegalizada por los tribunales españoles y el partido en el gobierno. Estoy convencido que no sólo estuvo de observador, como lo ha estado la mayoría del pueblo vasco, sino que participó en las decisiones que tomaba su partido en dichas reuniones.

Yo, como el lehendakari de la C.A.V., defiendo las vías democráticas para recuperar nuestro Estado. Sé que desde la C.A.V. es imposible lograrlo, ya que la imposición tras la conquista de nuestro territorio, más la aceptación de la soberanía española por los funcionarios desertores, han llevado a la imposibilidad, en el actual marco legal español, que no democrático, a alcanzar nuestro deseo y derecho independentista.

Esta maldita herencia la encontramos plasmada en el cuadro de la casa de Juntas de Gernika, donde podemos ver el vasallaje que realiza el señor de Bizkaia al católico Fernando II de Aragón, el falsario, regente de Castilla y principal impulsor del reino de España. Esto significa un impedimento legal para la C.A.V., dentro del estado español, donde poder alcanzar la idea soberanista, que promulgan en Lakua.

Con estos deberes realizados, los vascos que estamos sometidos por el estado español sólo tenemos una opción que, a la par de democrática, se puede considerar dentro su legalidad, impuesta por la violencia de la conquista militar. Esta opción se encuentra en el mal llamado Amejoramiento del Fuero, en la C.F.N., y es la ley impuesta conocida como Ley Paccionada. La C.F.N. es el resto territorial de nuestro Estado, el único territorio que mantiene la referencia al mismo.

Espero que todos los vascos tengamos los deberes hechos. Incluso antes de la consulta, a la cual, al igual que muchos otros naturales de Euskal Herria (y no ciudadanos, porque no tenemos un Estado que garantice nuestros derechos de ciudadanía), no estoy llamado. Espero y deseo que los vascos que no residen actualmente en la Navarra reducida pidan a sus instituciones la anexión o reintegración a la C.F.N., la última referencia que queda de nuestro Estado independiente, Navarra.

2007/10/25

Iruñea, Octubre de 2007


Iñigo Saldise Alda
I have a dream
Nabarralde


“Yo tengo un sueño” es el título con que se conoce el discurso que realizó Martin Luter King Jr., tras la marcha del millón de hombres. Es probablemente el discurso más famoso de este predicador, defensor de los derechos civiles. Desde la escalinata del monumento a Lincoln, de una manera poderosa y elocuente, nos expuso su deseo de convivencia entra la nación negra y blanca, dentro de su estado. Para ello invocaba la Declaración de Independencia para los Estados Unidos de Norte América.

Yo como vasco también tengo un sueño. En él, la nación vasca se une, olvidando sus ideologías y diferencias sociales, en busca de la recuperación de la soberanía para nuestro Estado. También caminamos junto a los miembros de otras naciones, que respetan y abrazan nuestra cultura, enseñándonos la suya, unidos en pos de la tan ansiada independencia de los vascos.

Quiero despertar de la pesadilla que me impide soñar. La pesadilla de continuar sometido, sin poder disfrutar del bello sueño de la libertad sin opresores. La pesadilla de ver cómo la lengua de los navarros está siendo aniquilada. Tengo ganas de dejar de gritar en esos oscuros sueños donde no hay futuro para nuestro pueblo. Quiero poder soñar que nuestra nación está unida, para que así pueda volver a ser dueña de su destino.

Tengo el sueño de que los estados democráticos atienden a nuestra reivindicación, presionando a los estados que nos impiden recuperar lo que nos han quitado por la violencia de las armas y la imposición de sus leyes, poco (por no decir nada) democráticas para nuestra nación. Tengo el sueño de ver llegar la primavera para el pueblo vasco.

Tengo el sueño de ver a nuestros representantes políticos en el marco mundial de las Naciones Unidas. Tengo el sueño de viajar por este bello planeta con un pasaporte propio, y no uno prestado o, peor, impuesto. Tengo el sueño de que la presidencia de la Comunidad Europea esté en manos de nuestro representante alguna vez. Tengo el sueño de ver a nuestros deportistas tras la bandera roja en las olimpiadas.

Tengo el sueño de que toda la nación vasca tenga el mismo sueño que yo. Tengo el sueño de que los pueblos o naciones que conviven con nosotros, busquen a nuestro lado la recuperación de la soberanía para ese estado que nos representó ante los demás europeos durante ocho siglos.

Tengo el sueño de recuperar la soberanía para el Estado de Navarra. Se que este sueño es posible y para alcanzarlo debemos empezar por buscar la unidad de nuestra nación. Con ello podremos despertar un día cercano, en esa bella realidad, tan merecida como necesaria para nuestro pueblo. En definitiva quiero despertarme siendo simplemente navarro.

2007/10/23

Iruñea, Octubre de 2007

Iñigo Saldise Alda
Erreferenduma? Auzia Nafarroa da
Nabarralde

Espainiako nazionalismoan erreakzio andana eragin du EAEko herritarrei kontsulta egiteko Ibarretxe lehendakariak egindako proposamenak. Ibarretxe jaunaren plan (berri?) honek Espainiako erresumako gobernuaren oposizio gogorra izan du, espainiar gobernuburuari aurkeztu aurretik ere bai, agian plan hori Ibarretxeren lehenbiziko eta bakarra den planaren jarraipena delako.

Espainiar eskuinak, frankismoaren oinordekoak, batasun espainiarraren defendatzailerik handienak garrasi egin du. Bere haserrea bere espainiar patriotismo inperialistaren tamainakoa da. Kontsulta, onartua baldin bada, espainiar estatuko herritar guztiengana zabaldu behar da, edo beraiek esaten duten moduan, espainiar guztiengana. Alegia, espainiar sentimendu patriotikoaren alfonbrapean ezkutatu nahi dute kontsultaren bitartez agerian utzi nahi dena eta espainiar guztiek ongi dakitena: EAEko euskaldunak (eta gainontzeko erkidegokoek), gehiengo nagusiak, ez direla espainiar sentitzen, ez direla espainiar.

Lau haizeetara diote espainiar Konstituzioak ez duela uzten batasun nazionalaren gaineko kontsultarik egiten, erkidego batean izan edo estatu osoan. Batasun hori eztabaidaezina da konstituzio horren arabera, eta gogorarazten digute espainiar inperioaren «barneko» ezein lurralderen bereizketari aurre egiteko dagoela espainiar armada.

Egiazki, gobernu sozialistak eta eskuinak arrazoi dute: diktadura militar frankistatik jasotako marko estu horretan ezinezkoa da kontsulta hori egitea. Ibarretxe jaunaren saio demokratikoa gorabehera, kontsulta hori, egun, ezinezkoa da egitea espainiar legeriaren barruan.

Espainiar marko konstituzional horretan badago bide bat Nafarroako Foru Erkidegoa EAEn barneratzeko. Espainiar eskuina aukera horren aurka dago, berek bakarrik dakiten arrazoiren batengatik. Neu ere, gure estatua berreskuratzearen alde nagoen euskaldun bezala, Konstituzioaren xedapen horren aurka nago. Espainiarrek xedapen hori onartu zuten inperioaren konkistei eusteko, aurrera aterako balitz, Nafarroaren subiranotasuna berreskuratzea ezinezkoa litzatekeelako.

EAEn sartuta, NFEk 1841eko Ley Paccionada deritzona hausteko aukerarik gabe geratuko litzateke. 1841eko lege hori haustea litzateke gure estatuaren subiranotasuna berreskuratzeko aukera bakarra, geurea ez den legeriaren baitan. Nafarroaren auzia Estatu auzi da espainiarrentzat. Horixe da Espainiako erresumako egitura hormigoizkoan dagoen arrakala bakarra. Independentzia nahi dute EAEko euskaldunek presio egin beharko lukete Nafarroako Foru Erkidegoan sar daitezen. Horren bitartez lortu ahalko genuke gure estatuaren, Nafarroaren, subiranotasuna berreskuratzea.
(Erredakzioan itzulia BERRIA)

Iñigo Saldise Alda
¿Referéndum? La cuestión es Navarra
Nabarralde

La propuesta del Lehendakari Ibarretxe de realizar una consulta a la ciudadanía de la Comunidad Autónoma vasca ha traído innumerables reacciones dentro del nacionalismo español. Este ¿nuevo? plan del señor Ibarretxe ha supuesto una oposición frontal por parte del gobierno del reino de España, incluso antes de ser presentada al presidente del gobierno español, tal vez porque dicho plan sea una continuidad del primer y único plan Ibarretxe.

La derecha española, la heredera del franquismo, defensora como ninguna de la unidad nacional española, una vez más, ha puesto el grito en el cielo. Su indignación es tan alta como su patriotismo imperial español. La consulta, en caso de que sea permitida, debe ser realizada al conjunto de ciudadanos del estado español, como dicen ellos a todos los españoles. Con ello ocultar bajo el sentimiento patriótico español que los vascos de la C.A.V. (esto es extensible a otras comunidades), en su inmensa mayoría, lo que se pretende demostrar con dicho referéndum, algo que los españoles ya saben, que ni se sienten, ni son españoles los vascos de dicha comunidad.

Braman a los cuatro vientos que la Constitución española no contempla la posibilidad de realizar un referéndum sobre la unidad nacional, ya sea en una comunidad o a la totalidad del estado español. Esta unidad es indiscutible según dicha constitución, recordándonos, además, que el ejército está para impedir cualquier intento de secesión de algún territorio “perteneciente” al Imperio español.

Realmente tanto el gobierno socialista como la derecha tienen razón en que es imposible realizar dicha consulta, dentro de ese estrecho marco, heredero de la dictadura militar franquista. Pese al intento democrático del señor Ibarretxe, esta consulta, actualmente, es imposible realizarla dentro de la legalidad española.

En dicho marco constitucional español existe una vía para la incorporación de la Comunidad Foral de Navarra por parte de la C.A.V. La derecha española se opone a dicha posibilidad por algún motivo que sólo ellos saben y yo, como vasco que busca recuperar la soberanía de nuestro estado, también me opongo a dicha transitoria. Los españoles aceptaron la inclusión de dicha transitoria, la cual les favorece considerablemente en sus planteamientos de conservar las conquistas de su Imperio, pues de llevarse a cabo, la recuperación de la soberanía de Navarra se vería anulada.

Esta incorporación llevaría la pérdida de la opción, desde la C.F.N., de romper “el pacto” impuesto mediante la Ley Paccionada de 1841. Esta posibilidad es la única vía, dentro de una legalidad que no es nuestra, de recuperar la soberanía de nuestro estado. La cuestión navarra es una cuestión de estado para los españoles. Esta es la única grieta en la estructura hormigonada del reino de España. Los vascos de la C.A.V. que buscan la independencia deberían presionar para ser anexionados dentro de la C.F.N., desde donde podemos alcanzar la recuperación de la soberanía, de nuestro estado, Navarra.

2007/10/15

Iruñea, Octubre de 2007

Iñigo Saldise Alda
¿Quién es navarro?
Nabarralde

En la actualidad se considera navarros a todos los nacidos en esa provincia del Reino de España, estructurada en forma de Comunidad Foral, que conocemos como Navarra (reducida). Ésta es una imposición, por las invasiones y las acciones políticas de los Estados que nos intentan someter. Con dicha imposición, plasmada en la división de nuestro territorio, dicha división no es sólo entre el estado francés y español, sino a su vez, dentro de dichos imperios, se dirige a la continua manipulación de nuestra historia, para legitimar (ilegítimamente) sus conquistas militares e imponer sus leyes “especiales para los navarros”, siempre buscando la ocultación del estatus político del término navarro y de nuestro estado, Navarra.

Con la ocultación de la existencia de los (políticamente) navarros, la República de Francia intenta justificar su anexión del reino de Navarra, que ordenó un monarca francés, allá a comienzos del siglo XVII. Pero con ocasión de la revolución francesa, los navarros del norte de los Pirineos se esforzaron por recuperar la soberanía de Navarra, un estado mermado, pero soberano, al norte de los Pirineos.

Esta rebelión navarra fue aplastada por el ejército francés, en defensa de la revolución, una revolución tan imperial como la del mismísimo reino de Francia. Dicha acción militar, que se alargó a lo largo de los años, hasta llegar a la actualidad, conllevó una perdida del término político de navarros para los habitantes de esas tierras.

Antes, durante y después de estos sucesos, en la Navarra del sur de los Pirineos, los españoles se encargaron de amputar territorios al reino de Pamplona, Navarra, hasta conseguir dominarlo por completo. Estas sucesivas conquistas, con la consiguiente imposición política, han conducido al olvido del estatus político para gran parte del pueblo vasco(n), que fundó a principios del siglo IX el reino de Pamplona, posteriormente conocido con el nombre de Navarra.

En dicho estado no sólo habitaban los vasco(ne)s, sino que otros pueblos vivían en él y lucharon por mantener la soberanía de nuestro estado. Los ejemplos de rebelión y unidad colectiva son continuos en la Navarra del sur de los Pirineos. Claro ejemplo de ello lo tenemos en las llamadas guerras carlistas.

En la actualidad, por desgracia, muchos descendientes de los fundadores de nuestro estado no se reconocen como navarros. La imposición cultural e histórica, ejercida por los estados español y francés, está patente e interiorizada en el sentimiento de la mayoría de nuestro pueblo. De ahí la búsqueda errática e inapropiada que algunos siguen para recuperar la soberanía, para ser independientes y dueños de nuestro destino.

En el territorio de la Comunidad Foral de Navarra, casi la inmensa mayoría de sus habitantes se sienten navarros. Este sentimiento debe ser fortalecido y puesto en común, en el sentido de aclarar su fundamento, sus razones, a la vez que evidenciar que tiene un fin natural y apropiado: el de formar de nuevo nuestro propio estado. En un mundo globalizado, multicultural, debemos buscar la unidad y la supervivencia de nuestras diferentes culturas, siempre encaminadas en la recuperación del Estado de Navarra.

Con esto quiero llegar a la conclusión de que navarro es aquél que dentro de las históricas tierras de nuestro país, no sólo busca, sino lucha por la recuperación del estado que representó a los vascones, dentro del marco político de Europa y el mundo. De paso quiero recordar que todos los vascos somos navarros, abrazando a aquellos pueblos o naciones que quieren ser navarros, para lo cual buscan la recuperación de la soberanía de nuestro Estado, Navarra.

2007/10/12

Iruñea, Octubre de 2007


Iñigo Saldise Alda
Imperios (VI)
Nabarralde

Navarra ¿Un Imperio?

Transcurría el año 824 cuando los vascones, por las circunstancias políticas que les rodearon, fundaron el Reino de Pamplona. Su primer rey, Eneko Aritza. Estas circunstancias eran la invasión y presión de francos por el norte y de musulmanes por el sur. En un territorio mermado por las invasiones, los vascones intentan sobrevivir y para ello se organizan políticamente en forma de Reino.

Mientras, los vascones de la ribera del Ebro se convierten a la religión del Islam, traída por los invasores. Son los llamados Banu Qasi, que buscan su autonomía dentro del Califato de Córdoba. Estos vascones musulmanizados mantienen estrechas relaciones con los vascones del Reino de Pamplona, más aún por las agresiones carolingias. Con ello se asientas las bases que mantendrían independiente el Estado de Navarra, a lo largo de ocho siglos.

Durante el reinado del “señor de vascones”, el Rey Sancho III “El Mayor”, se firma el Tratado fronterizo con el Condado de Castilla, donde se marca la frontera occidental del estado de los vasco(ne)s. Una frontera entre los pueblos de la etnia vasca y los pueblos celtíberos, patente y señalada en tiempos de los romanos. Este rey es el único que se auto titula “imperator in Naiara”, como podemos comprobarlo en las monedas que acuñó en su reinado.

Por el norte, la Gascuña está dentro del Reino de Pamplona, como nos indican los cronistas francos, al dar el título de dux Navarrae, al conde de Gascuña. Es una época de esplendor para los navarros, que se mantienen independientes a ambos lados del Pirineo, dominando la mayoría del mismo.

Sólo durante el reinado de Alfonso I “El Batallador”, se recuperaron estas fronteras y otras que pertenecieron a los vascones en la antigüedad. Se firma el Tratado de Támara, en 1127, entre dicho rey y su homónimo castellano, Alfonso VII. Durante este reinado se recuperan los territorios de la ribera del Ebro, bajo dominio musulmán. En dicho tratado, “El Batallador” renuncia al título de Emperador. Gascuña y Tolosa (Toulouse) están dentro del Reino de Pamplona.

Estas dos etapas del estado de los navarros, en forma de reino de Pamplona, son las más próximas a las que se les puede considerar un Imperio. Este territorio era el natural de los navarros o vascones, muy anteriores a las invasiones sufridas por verdaderos Imperios. El cambio de nombre a Navarra se produce para un territorio mermado por las invasiones e ingerencias de otros estados o reinos, con ansias imperialistas. Esto se produce durante el reinado de Sancho VI “El Sabio”.

En la actualidad, los seudohistoriadores españoles y franceses ocultan estos datos, intentando mantener el sometimiento de sus respectivos Imperios. La negación del estatus políticos de los vascos ha llegado a tal punto que muchos vascos no saben que políticamente son navarros. Pero gracias a la labor de grandes historiadores de nuestro país, esto está empezando a cambiar. Navarra no es un Imperio, simplemente es el estado de los vascos.


BIBLIOGRAFÍA

ESARTE Pedro, Vasconia en el siglo XII. De Reino de Pamplona a Reino de Navarra, 2004.

NARBAITZ Pierre, Navarra o cuando los vascos tenían reyes, 2007

SERRANO Bixente, Navarra. Las tramas de la historia, 2006

SORAUREN Mikel, Historia de Navarra, el Estado Vasco, 1999.

URZAINQUI Tomás, Navarra, sin fronteras impuestas, 2002.

URZAINQUI Tomás, Navarra Estado europeo, 2003.

2007/10/05

Iruñea, Octubre de 2007

Iñigo Saldise Alda
Imperios (V)
Nabarralde

Reino de Inglaterra, las garras del Imperio británico

Son los francos los que dan el nombre de "tierra de anglos", en latín Anglae terra, a lo que los romanos llamaban Britania. Esta tierra fue invadida tanto por pueblos celtas, como por germánicos, principalmente anglos, sajones y jutos, que con el paso del tiempo se fusionaron.

En el siglo XI la invasión de los normandos genera un cambio de poder dentro del reino de Inglaterra. En el siglo XII la unión matrimonial entre Enrique Plantagenet y Leonor de Aquitania impulsa que el reino de Inglaterra se apodere de Aquitania y Gascuña, lo que provoca una separación de estos territorios del resto del Reino de Navarra, realizada en gran medida por la fuerza de las armas. Claro ejemplo de ello es la toma de Baiona. Los documentos de los ingleses de esa época hablan de "nuestros terrenos en Wasconia". También, durante este reinado, comienzan la invasión de Irlanda.

La lucha por reconquistar los territorios occidentales del Reino de Navarra, ocupados por el emergente imperio castellano, lleva al rey Sancho VI "El Sabio" a acceder al laudo arbitral de Londres, entre Castilla y Navarra. Hay que señalar que Enrique II de Inglaterra es cuñado del rey castellano, Alfonso VIII, y negó las justas reclamaciones de los navarros. Entretanto la Merindad de Ultrapuertos vuelve al Reino de Navarra.

El nombramiento de un nuevo señor de Aquitania, Ricardo "Corazón de León", trae consecuencias para los territorios navarros del norte de los Pirineos. La separación de los reyes ingleses provoca que Leonor de Aquitania, madre de Ricardo, lo enfrente a su padre. La insurrección de los jefes locales provoca varios desembarcos en Baiona y Burdeos. Estos continuados intentos de insurrección por parte de los navarros del norte de los Pirineos siempre irán seguidos de duras campañas de castigo y sumisión. El asentamiento del imperio inglés comienza a ser patente a partir de este reinado.

Para proteger su conquista, busca un nuevo aliado y lo encuentra con la unión matrimonial con la hija del rey Sancho VI de Navarra, Berengaria o Berenguela. El futuro rey de Navarra, su cuñado Sancho VII "El Fuerte", se encarga de defender los territorios de su cuñado, tras promesa de Sancho VI. Entre las defensas se podría destacar la del puerto de Baiona y la frontera contra condes franceses.

La enemistad entre Navarra e Inglaterra vuelve a gestarse tras la recuperación y defensa de la Merindad de Ultrapuertos. Esta se acentúa con el ascenso al trono navarro de las dinastías francesas. Desde mediados del siglo XIII la relación transcurre entre pactos y enfrentamientos. El siglo XIV es un siglo de numerosos enfrentamientos.

La guerra de los Cien Años entre Inglaterra y Francia llega a su fin en 1453 con la conquista de Baiona por parte de los franceses, apoyados por los castellanos, mientras que los navarros apoyaban a los ingleses. Se da fin a tres siglos de dominio británico, para gestarse su sustitución por el de la Gran Francia.

LÓPEZ, Rafael. Navarre shall be… La Tierra del Euskera y las Islas Británicas, 2004

URZAINQUI, Tomás. Navarra sin fronteras impuestas, 2002

2007/10/01

Iruñea, Octubre de 2007


Iñigo Saldise Alda
El puzzle navarro
Nabarralde

En una jornada sobre Organización del Territorio pude reafirmarme en la creencia, gracias a las ponencias e intervenciones de los diferentes participantes en ese interesante debate, de que el mayor problema que tenemos en este país es la división impuesta por los estados que nos intentan someter.

Pero hay que reconocer que esos estados que nos dominan no son nuestro único obstáculo. A la división, no solo interestatal, a la que nos vemos impuestos, se añade nuestra asimilación de las divisiones en esos estados. Según se define en ese seminario, se nos impone un marco, que además de obligado por las divisiones estatales en vigor, no corresponde al territorio natural e histórico de nuestro pueblo. Yo, particularmente, me niego a asimilar las conquistas militares de gran parte de nuestro territorio y para colmo, en ese espacio reducido, contemplar las divisiones a las que nos han sometido.

Es correcto buscar una organización de nuestro territorio, pero para ello, me parece imprescindible saber cuál es ese espacio. Para ello, y no nos queda otra, debemos recurrir a nuestra historia. La República de Francia y el Reino de España buscarán siempre la ocultación y falsificación de nuestro pasado, que demuestra que fuimos un estado. Eso es debido, en gran parte, a que verían mermados sus recursos estatales e imperiales. Siempre buscando esa falsa legitimidad y apropiación de sus conquistas, basadas en sus acciones militares y políticas.

Con esta división de nuestro territorio logran el desequilibrio en la ordenación del mismo. Cada pieza del puzzle de nuestra sociedad realiza diferentes políticas en su ordenación territorial, lo que crea que existan, por un lado, servicios repetidos a escasos kilómetros, como ejemplo en materia de aeropuertos o la falta de comunicación directa de nuestras ciudades, por falta de una política global de todas la piezas de ese puzzle.

Por otro lado, abandonar el control de organización territorial puede conllevar una perdida de nuestra identidad. Claro ejemplo de ello lo tenemos, sin ir más lejos, en la Navarra reducida o Comunidad Foral de Navarra. Desde el Parlamento de esta Comunidad, los políticos mal llamados navarros realizan una organización del territorio que encaja dicha provincia en el Reino de España, por ejemplo en materia lingüística, según unos intereses que nos son extraños. La lengua de los navarros sólo es oficial en una parte reducida de esta comunidad.

La posibilidad de la creación de una euro-región, que englobe a todas las piezas de nuestro puzzle, parece una solución correcta. Con ella, el marco donde todas las piezas se unan puede ser alcanzado. La realidad, por el contrario, nos dice que tanto el estado francés como el español han conseguido que las euro-regiones no tengan el poder de actuar en la ordenación de su territorio, ya que con ella generarían condiciones propicias para alcanzar la independencia o recuperar la soberanía, como es nuestro caso.

Con todo esto, la única conclusión a la que he podido llegar es que debemos seguir luchando por recuperar la soberanía. Pero esta búsqueda de nuestra soberanía también puede llegar realizando una presión, aunque actualmente pueda parecer simbólica, en la organización existente de las diferentes competencias territoriales, buscando la globalidad o unidad de nuestro territorio.

La difusión de la correcta información en torno a nuestra historia en todas las piezas del puzzle, que evidencie la realidad geográfico-política y reconozca nuestro marco natural, puede llegar a frenar e incluso coartar las ansias imperiales de los estados español y francés. La investigación y divulgación de la realidad propia y el trabajo en el ámbito de la organización territorial de nuestro país nos puede servir de vía para alcanzar la soberanía de nuestro estado, Navarra.

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011