SOBERANÍA DE NAVARRA by Nabartzale bilduma. Este es el correo para escritos, artículos, comentarios y sugerencias. Los artículos, escritos y comentarios deben estar debidamente firmados por su autor o autora en formato Word. Solo se publicaran aquellos escritos que estén realizados desde la independencia y soberanía de su autor o autora siguiendo los criterios editoriales de los miembros de NABARRAKO BURUJABETASUN-SOBERANÍA DE NAVARRA. nabartzale@gmail.com

2017/09/21

Francisco de Foix y Valois

Francisco de Foix y Valois
Iñigo Saldise Alda

Francisco de Foix y Valois-------------------Madeleine de France-Valois y Anjou


Francisco de Foix y Valois, nació en el año 1467 en el vizcondado de Biarno. Sus padres fueron los vizcondes de Castelbon, el príncipe de Biana Gaston de Foix y Trastamara, y la princesa de Francia Madeleine de Valois y Anjou.

Cuando apenas contaba con tres años de edad, su padre murió a consecuencias de las heridas sufridas en un torneo celebrado en Libourne, recayendo en él el título de Par de Francia, y quedando su tutela de forma exclusiva, en las manos de su madre, mujer de buen sentido, reservada y prudente. Estas cualidades fueron las que le enseño durante su niñez, la cual tuvo lugar en Pau. Además, este infante de Nabarra, se convirtió entonces en el 2º en la línea sucesoria de la Corona de Nabarra.

Ya en el año 1479, tras la muerte de su bisabuelo Juan II de Aragón y Nabarra, lo que significó el ascenso al trono del Reino de Nabarra de su abuela Leonor de Trastamara y Evreux, Francisco Febo pasó a ser el príncipe de Biana, Par de Francia, copríncipe-señor de Andorra, conde de Foix y Bigorra, vizconde de Narbonne, Castelbló, Biarno, Marsan, Oloron, Gabarret, Brulhes y Lautrec, además de señor de Montcada, Castellvell, Donasan y Neubozan.

24 días después, tras la muerte de su abuela Leonor de Nabarra, se convirtió en el rey de los nabarro, pasando todos sus títulos con sus señoríos a la Corona de Nabarra. Debido a su corta edad, la regencia del niño-rey llevada a cabo por su madre, la princesa Madeleine de Francia, la cual contó como consejero personal y para la regencia, con el infante de Nabarra y cardenal obispo de Vannes Pedro de Foix y Trastamara, cuñado de la propia princesa Madeleine de Francia y tío a su vez, del rey Francisco de Nabarra.

Así pues, mientras la regente del Estado de Nabarra se hizo con las riendas de la gobernación del Estado Pirenaico de Nabarra, Francisco de Nabarra continuó con su educación, siendo instruido con esmero en las letras y el manejo de las armas.; estando asistido por los tres lugartenientes del Reino de Nabarra, el obispo de Couserans Jean de Lasalle, el señor Guillermo de Gleón y el maestro de teología Pes Miguel.

Al heredar el trono del Reino de Nabarra, las luchas entre agramonteses y beaumonteses eran sanguinarias y violentas, donde ardides, masacres y engaños de todo tipo se sucedía día tras día. Y aunque ambos bandos reconocieron inicialmente a Francisco de Foix y Valois como rey legítimo del Estado nabarro, por su minoría de edad y por su estancia en Pau, en la práctica no obedecían a su madre, la regente Madeleine de Nabarra.

Por un lado, los beaumonteses capitaneados por el conde de Lerin Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza, estaban en posesión de la ciudad de Iruinea-Pamplona, de la Merindad de las Montañas salvo la Tierra de Vascos y de varias plazas de importancia en la Tierra llana del Reino de Nabarra, además de estar totalmente entregados a la causa de un extranjero, el rey de Aragón y Sicilia, rey consorte de Castilla y León, conde de Barcelona y señor consorte de Vizcaya Fernando de Trastámara y Enríquez.

Mientras que las Merindades de Erriberri-Olite, Zangotza-Sangüesa y Tutera-Tudela, estaban dominadas por los agramonteses, cuyos jefes eran el Marsichal de Nabarra Felipe de Nabarra y Lacarra, junto al barón de Marcilla Pierres de Peralta y Ezpeleta. Este partido era seguidor del rey Francisco de Nabarra.

Solo los señores y caballeros nabarros de la Tierra de Vascos, y de los señoríos pertenecientes a la Corona de Nabarra al norte del Pirineo, eran los únicos que realmente se sometieron de inmediato a la autoridad legal y legítima de la regente de Nabarra.

En estas circunstancias, donde en el Reino de Nabarra toda persona, natural o extranjera, debía ir acompañada de una escolta armada y en formación de guerra, la regente Madeleine de Nabarra vio que era imposible que su hijo Francisco de Nabarra, pudiera ir a la ciudad de Iruinea-Pamplona, para formalizar su cargo de rey de los nabarros, mediante el rito tradicional de la coronación en la catedral pamplonesa.

Este oscuro panorama, obligó a la regente de Nabarra a formar una delegación diplomática, que estaba compuesta por los infantes de Nabarra Pedro y Jacobo de Foix y Trastamara, tíos de Francisco I de Nabarra, para mantener un encuentro con el mayor enemigo ya de la libertad de los nabarros Fernando de Aragón-Sicilia y de Castilla-León, quien era el que mandaba sobre los disidentes beaumonteses.

El caminó que tomó dicha delegación encabezada por la propia regente de Nabarra, fue por Oloron, el valle de Aspe, Jaca hasta llegar a Zaragoza a comienzos del mes de agosto del año 1479. Allí fueron recibidos por una fastuosa recepción. Rápidamente el rey español se dio cuenta que la regente del Estado de Nabarra no era un simple juguete a manos del su hermano Louis IX y Francia y que tampoco lo iba a ser en las suyas.

Abordada la cuestión de los beaumonteses y de su alineamiento con Francisco de Nabarra, el rey español le comunicó a la regente del Reino de Nabarra, admitió que la única salida posible era a través de un acuerdo, añadiendo el rey de España que para ello le comunicó a la princesa Madeleine de Francia, que el rey de Nabarra su hijo, debía someterse al conde de Lerin, el cual estuvo presente en dicho encuentro, junto al obispo de Iruinea-Pamplona Alonso Carrillo de Acuña. Además del sometimiento de un rey a un conde, el rey de España exigió que los gobernadores agramonteses de Biana, Zangotza-Sangüesa, Tafalla y Tutera-Tudela, le rindieran vasallaje.
También, se le restituyó a Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza, la mayor parte de sus pensiones y honores, incluidos los feudos de Curton y Guiche, junto a las fortalezas de Biana y Monjardin que habían sido confiscadas anteriormente por la Corona de Nabarra debido a sus fechorías. Acepto a ceder Artajona a Francisco de Nabarra, la cual tenía en su poder pese a ser patrimonio de la Corona de Narra, a cambio de  la villa de San Martin, las tierras de Uxue y Sada. También estaría al mando de 100 lanceros pagados por el Estado de Nabarra y no podía ser designado ningún lugarteniente para el Reino de Nabarra que fuera extranjero y no miembro del bando beaumontés.

Finalmente y con las vista solamente puestas en la coronación de su hijo, la regente de Nabarra, aceptó todas las imposiciones del rey de España. Pero antes de regresar al vizcondado de Biarno, Madeleine de Francia viajó a Tuetra-Tudela y Sangotza-Sangüesa, donde intentó convencer a sus respectivos gobernadores. Estos le matizaron a la regente de Nabarra que ningún acuerdo era válido, si éste no era aprobado en la Cortes del Reino de Nabarra por los Tres Estados, siguiendo con ello la Constitución del Estado de Nabarra.

Tras salir de Sangotza-Sangüesa y pasando por Lunbier, la princesa Madeleine de Francia llegó a la villa de Aoiz, donde obtuvo el acuerdo con la facción beaumontesa. Pero la paz apenas duró seis meses.

El viernes santo del año 1480, a instancias de un monje dominicano de Jaca, llamado Abarca, se concertó el matrimonio entre el marischal de Nabarra Felipe de Nabarra y Lacarra, con una de las hijas del conde de Lerin

Al día siguiente el marischal de Nabarra se dirigió de Zangotza-Sangüesa a Villafranca, acompañado por una pequeña escolta al estar confiado, por estar en tregua y haberse concretado su matrimonio con una Beaumont. En eso que apareció el numeroso cortejo amenazante del conde de Lerin. El marischal de Nabarra se sintió en peligro y dio media vuelta, pero su caballo hizo un mal movimiento descabalgando a Felipe de Nabarra y Lacarra, dejándolo casualmente  a los pies del conde de Lerin, al cual saludó cortésmente:

-¡Ah! Señor primo, que Dios esté con usted.

-Y con usted y en Biana, innoble caballero.”

Es lo que contestó Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza mientras insertaba su lanza en el cuerpo del marischal de Nabarra, de manera sistemática y reiterada hasta matarlo. La tregua había concluido para desgracia de la regente del Reino de Nabarra, pero continuó con su objetivo de coronar a su hijo Francisco de Nabarra.

Así pues, el infante de Nabarra Pedro de Foix, convocó a las Cortes del Reino por mandato de la regente de Nabarra. La coronación fue programada para el mes de noviembre del año 1481.

El día 21 de noviembre Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza, se hizo de nuevo con la ciudad de Iruinea-Pamplona, ante el clamor de la mayoría de sus ciudadanos. Ese día que fue muy luminoso, Francisco de Nabarra entró en la capital del Reino de Nabarra, acompañado por 1.500 caballeros y una multitud de infantes. El pueblo de Iruinea-Pamplona pudo por fin ver a su rey, un joven bello y radiante como el sol, tras abrir las puertas de la ciudad el conde de Lerin y entrarle a Francisco de Nabarra las llaves de la misma, a cambio, Francisco de Nabarra le restituyó en el cargo de condestable de Nabarra.

El día 8 de diciembre, el joven Francisco de Nabarra se presentó en la catedral pamplonesa, para velar las armas toda la noche como dicta el Fuero del Reino de Nabarra. Al día siguiente tuvo lugar la magna ceremonia, donde Francisco de Nabarra juró los Fueros,  recibió los santos óleos y fue coronado. A continuación se llevó a cabo la exaltación sobre el pavés.

En el acto de elevación sobre el escudo intervinieron el condestable de Nabarra Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza, el señor de Etxaleku y Saint Pee Felipe de Beaumont y Nabarra-Esparza, el marischal de Nabarra Pedro de Nabarra, El barón de Luxa Juan de Luxa y Peralta,  el barón de Agramont Mosen Roger de Agramont, entre otros, estando también presentes los señores de Ezpeleta, Domezain, Lacarra, Artieda, Rada, Garro, Peralta, Aranguren, Etxauz, Ablitas, Hurtubia, Belçunce, Armendariz, Alzate, Gongora, Arbizu, Andueça, Olloqui, Jaso, Beraiz, Ozta y otros muchos.

El día 10 de diciembre, eFrancisco de Nabarra armó caballeros a los jovenes Juan de Beaumont y Agramont, Pedro de Nabarra y de las cuevas, Juan de Ezpeleta y Nabarra, Juan Periz de Beraiz, Arnaldo de Ozta y otros. La alegría en Iruinea-Pamplona fue enorme, pues hubo un gran ambiente festivo marcado por la reconciliación. Los habitantes de la capital gritaron “post nubila, Febo”.

El 24 de noviembre Francisco de Nabarra estuvo en Tudela-Tudel jurando los Fueros de la ciudad a la entrada del puente. Además dio órdenes para que se trasladara el cuerpo de su abuela Leonor de Nabarra a Tafalla.  En enero del año 1482, participó en Erriberri-Olite en la sesión de las Cortes del Estado de Nabarra, después partió hacia el Biarno por requerimiento de su madre la regente de Nabarra, dejando el día 12 de febrero al infante de Nabarra Pedro de Foix, en el puesto de gobernador o virrey de Nabarra,

Francisco de Nabarra y su madre fueron acompañados por Luis de Beaumont y Nabarra-Espearz hasta la villa de Aoiz. A su regreso a la ciudad de Iruinea-Pamplona, el conde de Lerin se apoderó de las torres de San Cernin, San Nicolás y San Lorenzo, siguiéndole después toda la Merindad y gran parte de las Tierras llanas. Por otro lado, a Pierres de Peralta y Ezpeleta se unieron las Merindades de Lizarra-Estella, Zangotza-Sangüesa, Erriberri-Olite y Tutera-Tudela. Las hostilidades volvieron a renudarse.


Francisco Foix y Trastamara, rey de Nabarra, copríncipe-señor de Andorra, Par de Francia, duque de Nemours, Montblanc, Candie y Peñafiel, conde de Foix, Bigorra y Ribagorza, vizconde de Biarno, Narbonne, Castelbló, Biarno, Marsan, Oloron, Gabarret, Brulhes y Lautrec, señor de Montcada, Castellvell, Donasan, Neubozan Oloron, Gabarret, Brulhes, Lautrec y de la ciudad de Balaguer,  murió a los quince años en el castillo de Pau, el día 30 de enero del año 1483 en extrañas circunstancias tras sentirse indispuesto mientras tocaba una melodía con la flauta. Esta vez las acusaciones de asesinato por envenenamiento, recayeron en el conde de Lerin y en Fernando de Aragón-Sicilia y Castilla-León.

2017/09/20

Leonor de Trastamara y Evreux

Leonor de Trastamara y Evreux
Iñigo Saldise Alda

Leonor de Trastamara y Evreux nació en Erriberri-Olite el día 2 de febrero del año 1426. Fue la cuarta hija de la reina de Nabarra Blanca de Evreux y del rey consorte de Nabarra, infante de Aragón, duque de Peñafiel y señor de Lara Juan de Trastamara-Aragón y Alburquerque.

Su infancia, al igual que sus hermanos Carlos de Biana y Blanca, la vivió en su mayor parte en la Corte de Nabarra sita en Erriberri-Olite, gozando de un ambiente repleto de festejos y celebraciones, recibiendo una educación muy refinada. Su madre Blanca de Nabarra era una mujer muy piadosa y por ello, al igual que sus hermanos, siguió una educación religiosa muy estricta.

Desde muy temprana edad, la infanta Leonor de Nabarra fue la hija predilecta de su padre.  Leonor fue jurada en su caso, lugar y grado, en la línea sucesoria al trono nabarro por las Cortes de Nabarra reunidas en Iruinea-Pamplona el día 9 de agosto del año 1427; no obstante, siendo reconocidos como herederos legítimos a la Corona de Nabarra sus hermanos Carlos y Blanca.

Para la infanta Leonor de Nabarra, sus padres los reyes de Nabarra pensaron en el año 1434, como un esposo apropiado para ella, al copríncipe-señor de Andorra, conde de Foix y Bigorra, vizconde de Castelbló, Biarno, Marsan, Oloron, Gabarret, Brulhes y Lautrec, señor de Montcada, Castellvell, Donasan y Neubozan Gaston de Foix y Albret. En ese año se iniciaron las negociones en las que participaron por parte del conde de Foix el obispo de Tarbes, el señor de Berat y el senescal de Bigorra, los cuales acudieron en su día a Iruinea-Pamplona, los cuales volvieron a su feudo llevándose el compromiso firme para la consecución del matrimonio.

Este acuerdo matrimonial fue ratificado dicho por  su padre, el rey consorte Juan II de Nabarra dos años más tarde, concretamente el día 30 de julio del año 1436, la dote de la infanta Leonor de Nabarra que fijada en 50.000 florines del Reino de Aragón, sobre las villas de Miranda, Larraga y Falces.

La infanta Leonor de Nabarra y el conde Gastón de Foix, se casaron finalmente en el año 1441 tras el fallecimiento de la madre de Leonor, la reina Blanca de Nabarra. La condesa consorte de Foix tenía entonces 15 años, por los 28 años que contaba el conde de Foix. La pareja de recién casados pasó un año en el palacio de Erriberri-Olite, antes de partir hacia el vizcondado del Biarno-Bearn. Ambos fueron testigos de la aceptación por parte del príncipe Carlos de Biana de su rango de lugarteniente del Reino de Nabarra.

Su esposo el conde Gastón de Foix, todavía con la guerra de los cien años como fondo, ayudó en el año 1442 a Charles VII de Francia en la toma de Tartas. El esposo de la infanta Leonor de Nabarra, en recompensa de sus acciones fue nombrado en el año 1443 lugarteniente general del rey de Francia en las todas tierras gasconas de Guyenne.

A diferencia de su hermana Blanca de Nabarra, la cual continuaba sin consumar sexualmente su matrimonio con el príncipe Enrique de Asturias, la condesa consorte Leonor de Foix parió su primer hijo en el año 1444 en la localidad de Libourne. Fue un niño y le pusieron de nombre Gaston.

Los condes de Foix en el año 1447 adquirieron el vizcondado de Narbonne. Posteriormente el marido de Leonor, concretamente en el año 1449 tomó del castillo de Mauleon, así como de las villas de Saint-Serve e Isle-en-Dodon.

El día 7 de febrero del año 1449, la infanta Leonor de Nabarra pario a su segundo hijo varón en Pau. El nombre que eligieron esta vez fue el de Pedro. Al año siguiente paro a otro varón de nombre Juan en la localidad de Etampes. En Carcasonne pario a su primera hija a la cual llamaron Maria.

En el año 1453, en las postrimerías de la guerra de los cien años, el conde de Foix ayudado por el conde de Dunois, tomó para el rey de Francia las villas de Dax, Bordele-Bordeaux  y Baiona-Bayonne, junto a las plazas de Medoc y Cadillac, en donde ahorcó a Gaillardet que había tratado de asesinarle durante las negociaciones.

La infanta Leonor de Nabarra parió a su segunda hija en Pau en el año 1454; los condes de Foix le llamaron Juana.

Mientras su esposo guerreaba, la infanta Leonor de Nabarra se dedicó casi en exclusiva, a gobernar y administrar sus diferentes feudos. Otras veces acudía a la Corte de Nabarra posicionada abiertamente por su padre y por ende enfrentada al legítimo heredero de la Corona de Nabarra, su hermano Carlos.

En el año 1455 se volvieron las tornas entre el matrimonio. La infanta Leonor de Nabarra fue nombrada lugarteniente general del Reino de Nabarra por su padre Juan II de Nabarra, tras desheredar éste a sus dos hermanos, el príncipe Carlos de Biana y la infanta Blanca de Nabarra.

Para estar más próxima a las tierras de su marido Gaston de Foix, la infanta Leonor de Nabarra comenzó su gobierno desde Zangotza-Sangüesa, teniendo a Martin y Pierres de Peralta como principales asesores, los cuales prácticamente eran los que gobernaban.

El 3 de diciembre del año 1457, se decidió en la ciudad condal de Barcelona la “infame confederación y alianza” entre Juan II de Nabarra y su hija la infanta Leonor de Nabarra y con el marido de ésta Gaston de Foix. Juan II de Nabarra prometió entregar a su yerno, para después de sus días, el Reino de Nabarra y el ducado de Nemours, para él y sus descendientes. Si para el siguiente enero del año 1458, sus hijos Carlos y Blanca no se sometían plenamente a su autoridad, sin condiciones, se declamaría oficialmente el desheredamiento de ambos y el reconocimiento de los condes de Foix como sucesores al trono del Reino de Nabarra.

Ya en el año 1458, como recompensa por los servicios al Reino de Francia, los condes de Foix Gaston y Leonor, fueron elevados a la dignidad de Pares de Francia. Además los condes de Foix obtuvieron el compromiso de Charles de Francia, de un enlace matrimonial para su hijo, también llamado Gaston. Este contrato conyugal era con la infanta Madeleine de Francia. También la infanta Leonor parió a su tercera fémina en Clisson, siendo el nombre elegido para ella el de Margarita.

En el año 1460 la infanta Leonor de Nabarra parió otra hija a la que llamó Catalina y dos años más tarde parió a otra, llamada Isabel.

Mientras su esposo el conde Gaston de Foix tenía sus ocupaciones del lado del rey de Francia, la actitud de la infanta Leonor de Nabarra, hasta el año 1462, fue de absoluta sumisión y obediencia a su padre Juan II de Aragón y Nabarra.

Sin embargo, cuando su hijo Gaston casó en Bordele-Bordeaux el día 7 de marzo del año 1462, con la princesa Madeleine de Francia, los condes de Foix, sintiéndose bien respaldados por el monarca francés, conciben la posibilidad de apartar  a su padre Juan II de Aragón y Nabarra del trono, para coronarse ellos, una vez fallecido el hermano de la infanta Eleonor de Foix, el príncipe Carlos de Biana y Girona. Así pues, su único obstáculo a parte de Juan II de Aragón y Nabarra, era la otra hermana de la condesa consorte de Foix, la princesa Blanca de Biana.

La presión de los condes de Foix hacia Juan II de Aragón y Nabarra, con el apoyo explícito de Louis XI de Francia, se acentuó a raíz del matrimonio del infante Gaston de Nabarra, hijo de los condes de Foix, la infanta Leonor de Nabarra y el conde Gaston de Foix, con la infanta Madeleine de Francia, hermana del rey Louis XI de Francia. Gracias a ella, los condes de Foix estipularon con Juan II de Aragón y Nabarra, que la princesa Blanca de Biana debía ser alejada del Reino de Nabarra. Ésta estaba entonces presa en la cárcel de oro que era el palacio de Erriberri-Olite, y los hablantes quedaron que fuera conducida al castillo de Orthez, lugar de residencia de los recién casados.

La princesa Blanca de Biana fue conducida hasta Orthez por Pierres de Peralta.

Leonor de Trastámara y Evreux, que se titulaba así misma como princesa primogénita, heredera de Nabarra, infanta de Aragón y Sicilia, condesa de Foix y Bigorra, señora de Biarno, Lugarteniente General del serenísimo y muy reputado señor y padre el rey Juan II de Nabarra, también firmó por su cuenta una tregua con el conde de Lerin en el año 1463, con la cual buscaba el apoyo del conde de Lerin para alcanzar la Corona de Nabarra. Todo ello mientras mantenía en prisión, concretamente en la torre de Moncada del castillo de Orthez, propiedad de su esposo Gaston de Foix-Grailly y Albret, a su hermana, la legítima heredera de Nabarra, la princesa de Biana e infanta de Aragón Blanca de Trastámara y Evreux.

En enero del año 1464, la infanta Leonor de Nabarra parió una niña llamada Ana, en la ciudad de Iruinea-Pamplona.

Los condes de Foix habían cortado desde el primer día de su cautiverio, cualquier tipo de comunicación que podría mantener la princesa de Biana, la cual murió en extrañas circunstancias el día 2 de diciembre de ese año, siendo señalada como su asesina, mediante envenenamiento, la nueva princesa de Biana, infanta de Aragón, coprincesa-señora consorte de Andorra, condesa consorte de Foix y Bigorra, vizcondesa de Narbonne, vizcondesa consorte de Castelbló, Biarno, Marsan, Oloron, Gabarret, Brulhes y Lautrec, señora consorte de Montcada, Castellvell, Donasan y Neubozan Leonor de Trastamara y Evreux.

Tras la muerte de su hermana, la princesa Leonor de Nabarra comenzó a distanciarse, junto a su marido el conde de Foix, de su padre Juan II de Aragón y Nabarra. Su esposo el conde de Foix se involucró más en los asunto del Reino de Nabarra.

El 10 de abril del año 1465, la princesa Leonor de Nabarra  firmó una tregua con los beamonteses Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza, Carlos de Artieda y Arnaldo de Ozta. Las negociaciones podían haber aproximado la postura de los beaumonteses a la política de Juan II de Aragón y Nabarra.  El objetivo principal era expulsar a las tropas castellanoleonesas que permanecían dentro del Estado nabarro.

El conde Gaston de Foix incluso cruzó con sus tropas el río Ebro y ocupó Calahorra. A continuación la ofreció al rey de Castilla y León a modo de cambio por los lugares nabarros ocupados por las tropas españolas en la Sonsierra y Lizarraldea-tierra Estella. El obispo de Iruinea-Pamplona Nicolás de Echabarri se metió en medio de las conversaciones y la negociación fracasó. Después, el príncipe consorte de Biana quiso tomar Alfaro, pero no lo consiguió y se retiró a Tutera-Tudela. Esto fue aprovechado por los españoles de Calahorra, los cuales pasaron a cuchillo a la guarnición puesta por el conde de Foix.

Fracasado, Gaston de Foix tuvo que regresar al vizcondado del Biarno, al no contar con el apoyo militar acordado de la facción de los Beaumont, Luxa, Gongora, Mauleon, Artieda, Ozta... En cambio, los beaumonteses se apoderaron de la villa de Biana en el año 1466, dominando desde ese momento la mayor parte del reino de Nabarra. El conde Gaston de Foix comprendió entonces que no podía esperar ningún servicio de los beaumontes y por ello, prescindió desde entonces de ellos.

Por otro lado, el día 6 de diciembre de ese año, la princesa Leonor de Biana se presentó ante Louis XI de Francia. Ante él se presentó como buena francesa, ofreciéndole la fidelidad del Reino de Nabarra. Pero Louis XI de Francia no está muy interesado en las palabras de la dama con el título de Par de Francia.

En el año 1466 la princesa Leonor de Biana parió otra niña, llamada Leonor.

El día 20 de junio del año 1467, la princesa Leonor de Biana, acompañada por Martin y Piarres de Peralta, se reunió con su madrastra, la reina consorte de Aragón, Juana Enríquez, la cual se la encontraron extrañamente acompañada por el Condestable de Nabarra, Ricohombre de Nabarra, conde de Lerin, señor de Asiain, San Martin de Unx, Beire, Arroniz, Mistala, Benilloba y Mendabia Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza, junto al Egea.

Las dos mujeres se prometieron reciproca alianza. La princesa de Biana reconoció al hijo de Juana Enríquez y Juan II de Aragón y Nabarra Fernando de Aragón, como heredero de la Corona de Aragón, mientras que la reina consorte de los aragoneses declaró que los condes de Foix tenían derecho a la herencia de los Foix y de los Evreux, incluidos el ducado de Nemours y todos los señoríos que tuvo en vida en la Península Ibérica Carlos III de Nabarra. También hubo una solemne reconciliación entre Juana Enríquez y los hermanos Peralta. La reacción de Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza fue inminente, aceptando la oferta de matrimonio que le había lanzado fechas antes Juan II de Aragón y Nabarra, con la hija natural de éste llamada Leonor de Aragón -Trastamara y Álvarez.

En verano del año 1468, la princesa de Biana siguiendo instrucciones de su marido el conde de Foix, presentó ante las Cortes del Reino de Nabarra, una demanda para que se definiese con exactitud los poderes que recaían en ella, como lugarteniente del Reino de Nabarra. Las Cortes del Reino de Nabarra despacharon mensajeros a Juan II de Aragón y Nabarra en busca de una aclaración.

Mientras Juan II de Aragón y Nabarra estaba confiando en Pierres de Peralta la misión diplomática de casar a su hijo el príncipe Fernando de Girona con la princesa Isabel de Asturias, le llegó la sutil demanda de su otra hija, la princesa Leonor de Biana. El rey de Aragón, Sicilia, Nápoles y Nabarra le respondió con un lenguaje realmente violento, recordándole el amargo fin de sus hermanos Carlos y Blanca.

La princesa Leonor de Blana volvió a convocar a las Cortes del Reino de Nabarra en noviembre del año  para que fueran ellas las que analizasen la respuesta de Juan II de Aragón y Nabarra. La heredera de la Corona de Nabarra necesitaba más que nunca algún tipo de concordia entre agramonteses y beaumonteses, pero cuando parecía que esto iba a suceder, surgió una gran querella entre el obispo de Iruinea-Pamplona Nicolás de Echabarri y el gran condestable de Nabarra Pierres de Peralta.

Mientras el gran condestable Pierres de Peralta mostró su fidelidad a al rey, el obispo Nicolás de Echabarri se posicionó abiertamente por los príncipes, mostrándoles públicamente su apoyo. Esto produjo la ruptura total en las relaciones entre el obispo pamplonés y el gran condestable.

Como era de esperar, Juan II de Aragón y Nabarra una vez enterado, también se enfureció, y mando al capitán de Erriberri Gómez Frías apresar al obispo de Iruinea-Pamplona, que para aquel entonces se encontraba ya en el feudo del líder beaumontés, el condestable de Nabarra y conde de Lerin. Finalmente y no sin importantes dificultades, su hermano Juan Martínez de Eguía logró liberarlo.

Mientras, la princesa Leonor de Biana y las Cortes del Reino de Nabarra se dirigieron nuevamente a Juan II de Aragón y Nabarra, mediante un memorial de agravios. Estos fueron respondidos por Juan II de Aragón y Nabarra una vez más de forma brusca, e imputando de todos los males del Reino a la princesa de Biana y al obispo de Iruinea-Pamplona.

Tras su liberación, la princesa  Leonor de Biana nombró a Nicolás de Echabarri su consejero personal. Siguiendo y siguiendo las instrucciones del obispo pamplonés convocó las Cortes Generales, con el fin de poner unos medios más substanciales para acabar con las facciones y los odios internos del Reino de Nabarra. Las Cortes se reunieron en Tafalla en el año 1469, y en ellas el obispo pamplonés condenó con toda aflicción las luchas intestinas, prediciendo años que de seguir así desaparecería Nabarra como Estado, y que la culpa no correspondía al pueblo, sino a los nobles y poderosos.

Incluso llegó a dirigirse al gran condestable Pierres de Peralta, demostrándole que él era la principal causa por la cual se sostenían los odios y que finalmente, de él dependía el bienestar del Reino de Nabarra. El gran condestable de Nabarra, disgustado por las palabras del obispo de Iruinea-Pamplona, juró venganza.

Pierres de Peralta tras la reunión celebrada el día 23, se colocó en posición para capturar al obispo de Iruinea-Pamplona, vivo o muerto. La princesa Leonor de Biana, que estaba hospedada en el convento de San Francisco de Tafalla, se enteró de los deseos de venganza del gran condestable y llamó por mensajero a Nicolás de Echabarri prometiéndole salvaguardia. En primera instancia el obispo pamplonés se negó y ante la insistencia de la princesa Leonor de Biana, se dirigió a su encuentro. Entonces a la altura de la iglesia de San Sebastián, fue muerto a lanzadas y desvalijado por los sicarios del gran condestable Pierres de Peralta, el cual presenció de primera mano el asesinato del obispo de Iruinea-Pamplona.

No solo la princesa de Biana quedó horrorizada, sino que varios agramonteses se pasaron al bando beaumontés, mientras que otros se quedaron siendo leales solo a los príncipes de Biana y condes de Foix. Pero Juan II de Aragón y Nabarra no quiso castigar al homicida, el líder agramontés, al cual protegió sin distanciarse tampoco del líder beaumontés, el conde de Lerin, para así frenar la ambición de los condes de Foix.

Durante el invierno de 1468-1469, se perfiló la ruptura definitiva de Juan II de Aragón y Nabarra con los condes de Foix. Estos últimos se proponían goberanr el Reino de Nabarra bajo la protección de Louis XI de Francia. Además unir todos sus feudos al Reino de Nabarra, formando así un poderoso Estado Pirenaico. De forma paralela, presentaron firmes protestas por la entrega al príncipe Fernando de Girona, de los señoríos patrimoniales de los Evreux y de los Foix; Gandía, Montblanc, Ribagorza y Balaguer, inscribiendo dicha demanda de forma permanente en sus pliegos de reivindicaciones.

Juan II de Aragón y Nabarra se mostró cauto hasta conocer la noticia de que la boda de su hijo, el rey de Sicilia y príncipe de Girona Fernando de Aragón y Enríquez, con la princesa Isabel de Asturias estaba consumada. Así pues, el 11 de diciembre del año 1469 anunció la creación de un consejo de regencia, el cual estuvo compuesto por seis personas en representación de los tres estados del Reino de Nabarra. El consejo fue realmente equilibrado, reflejando el equilibrio existente en aquel entonces en las Cortes del Reino de Nabarra, siendo sus miembros de los sectores moderados de ambos bando, agramonteses y beaumonteses. Estos recibieron todos los poderes que hasta entonces habían tenido los lugartenientes del Estado de Nabarra, quedando la princesa Leonor de Biana automáticamente suspendida en sus funciones.

Así pues, en un acta firmada en Monzón, Juan II de Aragón y Nabarra destituyó oficialmente a su hija la princesa Leonor de Biana en la gobernación del Estado de Nabarra, nombrando en su lugar a su nieto el vizconde de Castelbón Gaston de Foix y Trastamara, el cual llevaba el título de II príncipe de Biana. El caos llegó a extremos inimaginables y la destitución de la princesa Leonor de Biana, debió de interpretarse como una seria advertencia, en el sentido de que la Corona de Nabarra pudiera pasar directamente al hijo de la princesa Leonor de Biana, y además era yerno de Louis XI de Francia.

La princesa Leonor de Biana envió a uno de sus hombres de confianza Fernando de Baquedano, a comunicar a Louis XI de Francia que ella estaba muy cerca de suceder a su padre en todos los señoríos de Aragón. También le pidió al rey de los franceses, que le diera a su hijo Gaston, un gobierno territorial y soldados para hacer la guerra.

El conde Gaston de Foix, sintiéndose respaldado por su consuegro el rey de Francia, entró en el Reino de Nabarra para hacer valer sus derechos, de los propios condes de Foix y de su hijo Gaston, por las armas, renovando sus pretensiones a una independencia del trono nabarro frente a su suegro Juan II de Aragón y Nabarra, que estaba muy ocupado en el principado de Cataluña. Rápidamente se apoderó de Peralta y junto a su esposa la declaró de realengo. Después sitio la ciudad agramontesa de Tutera-Tudela, pero esta resistió.

Inesperadamente, el hijo de los condes de Foix murió el día 23 de noviembre del año 1470, por las heridas mal curadas sufridas en un torneo que se disputó en Libourne. Louis XI de Francia se apresuró entonces a nombra a la esposa del hijo de los príncipes de Biana y condes de Foix Leonor y Gaston, e hija suya, la vizcondesa viuda de Castelbón Madeleine, como tutora de sus hijos Francisco y Catalina, junto a sus patrimonios, incluido el Reino de Nabarra.

A la sazón, el príncipe consorte de Biana y conde de Foix elevó una protesta vehemente ante Louis XI de Francia, reclamando la tutoría de sus nietos para él. Juan II de Aragón y Nabarra se presentó por esas fechas en el Estado nabarro, lo que supuso un gran apoyo para los agramonteses, mientras ocurría todo esto, los beaumonteses permanecieron quietos y expectantes, encerrados en sus propios feudos.

Louis XI de Francia y Gaston de Foix se enemistaron por ello, hasta el punto de que el rey de Francia se negó a reconocer los derechos del conde de Foix al trono del Reino de Nabarra. Por ello, Gaston de Foix se colocó del lado de los enemigos del rey de Francia, el duque François de Bretaña y el duque Charles de Borgoña. Levantó en armas entonces la Guyenne contra el rey de Francia, pero fue un estrepitoso fracaso y hubo de refugiarse en el Reino de Nabarra.

Los príncipes de Biana decidieron entonces reconciliares con el partido agramontés y con Juan II de Aragón y Nabarra. Por ello la princesa Leonor de BIana se reunió en sigilo con su padre Juan II de Aragón y Nabarra, además de con una delegación de la facción agramontesa. La reconciliación plena llegó con un nuevo tratado de Erriberri-Olite, fechado el día 30 de mayo del año 1471. La princesa de Biana, reconocieron como rey del Estado nabarro a Juan II de Aragón y Nabarra, en cuyo trono estaría hasta su muerte y a cambio éste, les nombró gobernadores perpetuos del Reino de Nabarra. Según los contratos matrimoniales del año 1420, llevados a cabo entre el infante Juan de Aragón-Trastamara y la infanta Blanca de Nabarra-Evreux, la Corona de Aragón debía ir a los condes de Foix; pero en este concierto de Erriberri-Olite, la princesa Leonor de Biana renunció a todos sus derechos sobre la Corona de Aragón. Por otro lado, Juan II de Aragón y Nabarra aceptó la designación propuesta por los príncipes de Biana, de Pedro de Foix para obispo de Iruinea-Pamplona. También se decretó una amnistía general y la liberación de los presos. Se incluyó una clausula donde se perdonaban “cualesquiera crímenes, excesos, robos, muertes, resistencias, desobediencias, maleficios y delitos cuales quiera graves y enormes, del menor hasta el mayor, y aunque fuesen de lesa majestad en el primer cabo hechos, cometidos y perpetrados, hasta la presente jornada”.

Tras ello, nuevamente Juan II de Aragón y Nabarra partió hacia el principado de Cataluña.

Este nuevo tratado, irritó enormemente al líder de los beaumonteses Luis de Beumont y Nabarra-Esparza, el cual llamó a su facción a Cortes en la ciudad de Iruinea-Pamplona, cuyo control estaba estipulado en el tratado, que pasaría de manos beaumontesas a manos agramontesas. En un largo memorial redactado el día 11 de agosto, en nombre de dicha ciudad y de sus Cortes, manifestaron una dura protesta contra dicho tratado por “(...) deslibertad nuestra, porque se ha procedido contra Fuero y estilo del reino”. Además de recordarle a la princesa Leonor de Biana su clama y sosiego tras el asesinato de Nicolás de Echabarri a manos de los hombres de Pierres de Peralta. Por ello, el cabildo de Iruinea-Pamplona se opuso al nombramiento de Pedro de Foix como obispo de esa ciudad.

Hallándose después la princesa Leonor de Biana en la localidad de Zangotza-Sangüesa, llamó al conde de Lerin Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza y otros beaumonteses para pedirles que acatasen lo acordado con su padre Juan II de Aragón y Nabarra en Erriberri-Olite, y se sometieran a la autoridad real. El conde de Lerin y sus fieles, recelosos de la princesa de Biana, se retiraron a Lunbier para deliberar. Algún tiempo después, el conde de Lerin le comunicó que no aceptaba lo pactado en Erriberri-Olite pues suponía la devolución de muchas plazas fuertes que tenían en su poder, incluida la ciudad de Iruinea-Pamplona y que quedarían desarmados a merced de sus enemigos.

La princesa Leonor de Biana, que contaba ya con el apoyo del bando agramontés, quiso entrar en Iruinea-Pamplona para formalizar el nombramiento del nuevo obispo de la ciudad Pedro de Foix. Envió  primero a sus embajadores para solicitar ser recibida. Pero Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza le contestó - que sería recibida:

"como à Reina,
pero no
como à gobernadora de su padre”

Además, el conde de Lerin le rogó que no trajese con ella al marischal de Nabarra Pedro de Nabarra y Peralta, para evitar con dicha decisión alteraciones en la ciudad de Iruinea-Pamplona. Puesto que la princesa Leonor de Baina no se decidió a ir a la ciudad en esas condiciones, Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza marchó a su condado en Lerin, dejando Iruinea-Pamplona en el gobierno de su hermano Felipe de Beaumont y Nabarra-Esparza La princesa de Biana decidió, sin embargo, seguir adelante con su plan y resuelve entrar en Iruinea-Pamplona, secretamente y por sorpresa, a través del portal de Zapatería  del cual tenía las llaves el cabo Nicolás Ugarra, regidor de la Población de San Nicolás.

Pero la comitiva Real fue traicionada por Nicolás de Ugarra, por lo que el séquito de la princesa de Biana tuvo que refugiarse en la Torre del Rey, situado donde la Cámara de Comptos. En aquella terrible noche el marischal de Nabarra fue inhumanamente asesinado a puñaladas en el patio de la cámara de Comptos por Felipe de Beaumont y Nabarra-Esparza. La princesa Leonor de Biana fue humillada y tuvo que huir de la ciudad abochornada, mientras que todos los soldados agramonteses de su escolta, fueron sacrificados en una brutal carnicería.

Mientras, El hijo del marischal de Nabarra asesinado, Felipe de Nabarra y Lacarra, fue hecho prisionero por los beaumonteses. El traidor el cabo regidor Ugarra, fue encontrado escondido dentro de una cuba en la bodega de su casa. La princesa Leonor de Biana declaró al conde de Lerín, a su hermano Felipe y a muchos otros beaumonteses, reos de lesa majestad y condenados a muerte con confiscación de sus bienes, lo que no se pudo llevar a efecto ya que la princesa Leonor de Biana no llegaba a ejercer autoridad en Iruinea-Pamplona.

El día 26 de marzo del año 1472, el conde de Foix expuso ante los Estado Generales del vizcondado de Biarno, que su inclusión en la Corona de Nabarra podría darle la fortaleza política suficiente al vizcondado bearnés, para salvaguardar su plena soberanía que ellos tanto reivindicaban. Por ello, el interés de éstos era proporcionarle dinero y armas, para acabar con el conde de Lerin y la facción que el comandaba.

En este momento, a los beaumoneteses se les ofreció el conde de Treviño Pedro Manrique, con fuertes intereses en la comarca de Naiara-Nájera y nada amigo de Pierres de Peralta. Su idea era conseguir el acercamiento del conde de Lerin al rey de Sicilia, príncipe de Girona y príncipe consorte de Asturias Fernando de Aragón, que a fin de cuentas era el hermano político de Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza, y por cuya causa la casa de Manrique trabajaba ardientemente. Pierres de Peralta alertó a Juan II de Aragón y Nabarra, el cual le prometió abrir una investigación.

Pr fin, los Estados Generales de Biano le concedieron tropas al conde Gaston de Foix, pero cuando pasaba con ellas por Orreaga-Roncesvalles, camino de Iruinea-Pamplona, el príncipe consorte de Biana murió  el día 10 de julio. En su testamento, salvaguardando la posesión del Reino de Nabarra, de que era propietaria legítima su esposa, la princesa Leonor de Baina, reconoció el derecho de representación que asistía a su nieto, Francisco “Febo” de Foix y Francia.

Mientras la facción beaumontesa envió una delegación hasta la ciudad castellanoleonesa de Dueñas, donde se encontraron los príncipes de Girona y Asturias, Fernando e Isabel, en una pequeña Corte dirigida por el arzobispo Carrillo, buscando el apoyo castellanoleonés. Tras conseguirlo, se levantaron nuevamente en armas contra la gobernadora del Reino de Nabarra, la princesa de Biana, y contra el partido agramontés.

La princesa Leonor de Biana, con la muerte de su esposo, perdió el apoyo de los señoríos de los culea era titular su marido el conde de Foix, ya que la princesa Madeleine de Francia se hizo cargo de la tutoría de los nietos de la condesa viuda de Foix, Gaston y Catalina.

Inicialmente, la princesa de Biana junto a los agramonteses, consiguieron algunos éxitos, como los de Santacara, Milagro y Caparroso, pero poco tiempo después tuvo que desistir al no poderse reunir con su padre para darle cuenta de la situación, porque Juan II de Aragón y Nabarra estaba enfrascado en los asuntos y problemas que tenía en el principado de Cataluña y también, ante la superioridad de los beaumonteses y sus aliados españoles.

Tampoco Louis XI de Francia estaba en aquellos momentos en condiciones de ayudar a la princesa de Biana. Por su parte Fernando de Aragón  comenzó a manifestar que su objetivo era la conquista del Reino de Nabarra y su inclusión bajo el dominio de la Corona de Aragón, algo aceptado por el conde de Lerin con tal de eliminar a los agramonteses y  tener el control político de Reino de Nabarra, aunque fuera sometido a los españoles.

Los máximos dirigentes de la facción beaumontesa, el conde de Lerín y Carlos de Artieda, se instalaronn en el castillo de Aibar, puesto beaumontés a cargo de Carlos de Aoiz, miembro de esa facción, con la intención de entrevistarse con la princesa Leonor de Biana, la cual decidió instalarse en el palacio de Erriberri-Olite.

Entonces, se iniciando las negociaciones, confusas y lentas, acerca de las compensaciones que tenía que ofrecer a los beaumonteses la princesa de Biana.  Ésta, al mismo tiempo, mantenía relaciones con Louis XI de Francia, a través de su mayordomo, Juan Pérez de Beraiz, siempre con la esperanza puesta en un apoyo francés a su legítima causa. El día 7 de abril del año 1473, la princesa Leonor de Biana, remitió a su padre, a través de Domingo Coscón, un voluminoso paquete de cartas,  en las cuales incluía no sólo las minutas del eventual acuerdo con los beaumonteses, sino también copias, de su correspondencia fallida con el rey de Francia.

Juan II de Aragón y Nabarra, viejo y fatigado, que además atravesaba uno de los peores momentos de su vida, recibió a Dionisio Coscón en Perpiñán. Después calificó todo lo hecho por la princesa de Biana, como exorbitantes, abominables, enormes y feas. Exigió de a su hija nuevos procesos contra los beaumonteses y encolerizado, el cierre de toda comunicación con el rey de Francia.

Por otor lado, el español conde de Medinaceli estaba en relación con los beaumonteses, a quienes prometió muchas dádivas a costa del patrimonio de sus rivales los agramonteses, con la premisa de que le ayudaran a conquistar el trono del Reino de Nabarra, para su esposa Ana de Nabarra y Armnendariz, hija natural del difunto príncipe Carlos de Biana y Girona; por su parte Fernando de Aragón, que se abstenía, de momento, a prestar ninguna ayuda importante al conde de Lerin, conservaba con éste su amistad y concordia, porque, a su juicio, la paz en el Reino de Nabarra exigía la intervención de la casa de Beaumont.

Fernando de Aragón se presentó en el Rosellón para ayudar a su padre en su guerra con el Reino de Francia. Tras ser derrotados, el rey de Sicilia y heredero a la Corona de Aragón, obligó a Juan II de Aragón y Nabarra, a ratificar en Tarragona, el día 30 de agosto del año  1474, el acuerdo que en su día había realizado la princesa Leonor de Biana con Carlos de Artieda y Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza, en Eraso el día 4 de este mismo mes.

Hay, por tanto, una fórmula política española en Fernando de Aragón para someter al Reino de Nabarra, que a decir verdad no coincidía, ni mucho menos, con los deseos de Juan II de Aragón y Nabarra, pero que éste se ve obligado a aceptar. A pesar del reconocimiento de los derechos de la princesa Leonor de Biana, al mismo tiempo, suponía un apoyo absoluto a los beamonteses y a su programa de gobernación del Reino de Nabarra, supeditado a los intereses españoles. Tras ello, Fernando de Aragón obligó al conde de Medinaceli a conformarse con una compensación económica y dejarse de esas absurdas reivindicaciones dinásticas, contrarias a sus ansias imperialistas.

Tras la coronación de Isabel y Fernando como reyes de Castilla y León, Juan II de Aragón y Nabarra envió una carta a su hijo. Entre otras cosas, pidió a su hijo, ya que ahora era el rey consorte de Castilla y León, que devolviese las plazas fuertes ocupadas por los españoles al Reino de Nabarra. El rey de Sicilia y Castilla-León, hizo caso omiso a su padre.

Fernando de Aragón, que ya tenía en el entre cejo la firme convicción de que hay conquista del Reino de Nabarra, se limitó a darle largas a su padre, al decirle que se hacía imprescindible una entrevista entre ambos, para fijar la política más conveniente para el Reino de Nabarra. Por otro lado, recibió en Medina a los procuradores del conde de Lerín y les aseguró que estaba decidido a mantener todos sus compromisos con él y con el Reino de Nabarra, aunque no tenía intención de mezclarse en sus querellas. Pero en el caso de que se produjera una penetración francesa, el conde de Lerin tendría un refuerzo de 1.200 caballos y 1.000 peones castellanoleoneses.

Entre los meses de marzo y de junio del año 1476 Hondarribia-Fuenterrabia sufrió tres ataques de las tropas francesas, de las que estaba al mando el señor de Albret. Con él,  iban numerosos caballeros nabarros de las Tierras de Vascos. La princesa Leonor de Biana,  contribuyó, evidentemente a incrementar el nerviosismo de Juan II de Aragón y Nabarra, con noticias muy alarmantes: “en cuanto los franceses se adueñen de Fuenterrabía, tendrán la entrada plena para Estella y Navarra, en donde los beamonteses trabajan para se juntar con los dichos franceses para dañar a los dichos señores rey y princesa”.

Pero por otro, Luis de Beaumont y Nabarra-Esparza, otorgó plenos poderes al español rey de Sicilia y Castilla-León, para adoptar una solución arbitral.

Tras la retirada del ejército francés de Hondarribia-Fuenterrabia, el día 13 de agosto, la princesa Leonor de Biana y Juan II de Aragón y Nabarra, tras pasar éste por la Corte de Nabarra,  llegaron a Vitoria. Duraron tres semanas y se trataron al menos tres cuestiones: el problema del Rosellón, la política a seguir con el Reino de Francia y los asuntos del Reino de Nabarra. Juan II de Aragón y Nabarra accedió a posponer la guerra en el Rosellón y abandonó a sus antiguos partidarios recalcitrantes en el Reino de Castilla y León; El día 16 de agosto se ofreció por parte española, seguridades suficientes al protonotario Fernando de Baquedano, representante de la princesa Leonor de Biana, para las negociaciones con el Reino de Francia; y en septiembre poco antes de abandonar Vitoria, la princesa Leonor de Biana recibió nuevamente en su gracia al conde de Lerin.

Juan II de Aragón y Nabarra, se dirigió junto a la princesa de Biana a Tutera-Tudela, para conferenciar con los agramonteses y obtener de ellos el consentimiento al plan de paz.

El día 13 de septiembre, Fernando de Aragón les escribió diciendo que los beamonteses estaban ya de acuerdo. El rey de Sicilia y Castilla-León, se presentó en Tutera-Tudela el día 30 de septiembre.

El día 2 de octubre en Santa María de Mimanos, en las afueras de Tutera-Tudela, el conde de Lerin y Pierres de Peralta se prometieron recíprocamente la paz, en las condiciones que habrían de dictar conjuntamente el rey de Aragón y Nabarra, junto al rey de Sicilia y Castilla-León.

Al día siguientese hizo la declaración sucesoria que aseguraba a la princesa Leonor de Biana la herencia de Juan II de Aragón y Nabarra, y posteriormente, a Francisco de Foix la de su abuela en virtud de representación. Para garantizar la sumisión de los beaumonteses y al mismo tiempo asegurar a éstos el disfrute de su patrimonio, se acordó que todas las plazas fuertes retenidas por éstos —Biana,  Gares-Puente la Reina, Huarte, Araquil, Lunbier, Torralba, Zúñiga, Artajona, Larraga, Lerin, Mendabia y Andosilla, con algunas otras de menor importancia, fuesen depositadas en calidad de tercería, en manos de Fernando de Aragón. A este último se reconocía el derecho a introducir una guarnición de 150 lanzas en Iruinea-Pamplona. “Pasado el tiempo a que el rey mi señor y yo hemos de declarar las diferencias” dijo el rey español Fernando de Aragón, dichas plazas serían entregadas a la princesa Leonor de Biana o a sus sucesores, pero no devueltas en ningún caso a los beamonteses. La princesa de Biana a su vez, reconocía que los gastos de sostenimiento de las fortalezas, tenían que ser asumidos por el Estado de Nabarra y se comprometió a satisfacerlos enteramente antes de presentar ninguna reclamación.

El día 8 de octubre, antes de abandonar Tutera-Tudela el rey español Fernando de Aragón, éste hizo levantar un acta notarial, dejando constancia expresa de que, en todo este negocio, Pierres de Peralta había actuado con poder y consentimiento expresos de la princesa Leonor de Biana.

En Pau la noticia del tratado fue recibida con hostilidad: la princesa Madeleine de Francia llegó a decir que “todo esto se hacía por privar de la sucesión al príncipe don Francisco, su hijo”. Pero por otro lado, el día 6 de noviembre envió sus propios mensajeros a Juan II de Aragón y Nabarra, ofreciéndose como mediadora entre él y su hermano Louis XI de Francia, para resolver, por vía diplomática, la querella del Rosellón.

Desde diciembre, una guarnición de 150 lanzas españolas, cifra establecida por el acuerdo de Tutera-Tudela, quedó instalada en Iruinea-Pamplona. Al mando dichas tropas, estuvo el conde de Monteagudo Pedro de Mendoza.

La princesa Biana y  lugartenencia general del Reino de Nabarra, comenzó a ejercer nuevamente la gobernación del Estado de Nabarra, desde la localidad de Erriberri-Olite, pero no tardó en sentirse defraudada en cuanto a los resultados obtenidos. La paz interior resultaba difícil de administrar, pues seguían las querellas interiores y no tardaron los beaumonteses en apoderarse de Zuñiga, quebrantando sus compromisos. Además, había dejado de percibir las rentas de los Foix y las compensaciones enviadas desdeel Reino de Castilla y León, resultaban insuficientes. Imaginaba, seguramente con razón, que el rey español Fernando de Aragón, hacía poca cuenta de ella. Entonces buscó, entre sus propios hijos, una persona en quien confiar, y la encontró en el infante de Nabarra y obispo de Iruinea-Pamplona Pedro de Foix, futuro cardenal, a su consejero personal. Pedro de Foix nunca se mostró enemigo del Reino de Castilla y León; más bien, al contrario. El apoyo español podía significar una brillante carrera para el eclesiástico. Pedro de Foix intervino, ya en el año 1477, en unas negociaciones con el Reino de Francia, al servicio del Reino de Castilla y León.

El inicio de estas negociaciones en Baiona-Bayonne,  convirtieron la inquietud de la princesa Leonor de Biana en alarma. Acudió una vez más a su padre, con temor de que se le  sacrificara, a  ella y al Reino de Nabarra, en el altar de una reconciliación entre franceses y castellanos.

En julio Fernando de Aragón salía en su defensa, al asegurar que en ningún momento se había tratado del tema del Reino de Nabarra, y que si alguna vez el cardenal Mendoza aludió a él, era sólo por vía de tanteo personal, al margen de las instrucciones recibidas. Además, para salvaguardar su cara personal, ordenó a uno de sus oficiales que ayudasen a la princesa de Biana en el asunto de Zuñiga. Pero por otro lado, el rey español no dio respuesta a instancia presentada por los agramonteses, de manos de Martin de Pueyo, para que pronunciase sentencia arbitral, como había prometido un año antes.
A dicr verdad, Fernando de Aragón tomaba en el Reino de Nabarra disposiciones que correspondían únicamente al soberano del Estado de Nabarra. Cuando murió el alcalde y juez de Corte doctor Sada, fue él, un español, un extranjero y por tanto en contra Fuero, quien designó para sustituirle al bachiller de Larrutia. También de forma ilegal, por su cuenta encomendó al conde de Lerin y a Miguel de Ansa, que procediesen al examen y reparo de las fortificaciones de Iruinea-Pamplona. Incluso se atrevió a prometer a Juan de Ribera, uno de sus principales oficiales militares, es decir un español y por ende extranjero, un cargo de oidor en la cámara de Comptos, cuando vacase; cobraba en Iruinea-Pamplona los cuarteles y demás rentas reales; entregó sin derecho alguno a Felipe de Beaumont y Nabarra-Esparza el gobierno de Huarte Araquil.

La princesa Leonor de Biana, en marzo del año 1478 ordenó al notario Martin de Alegría que exhumase de los cofres de Erriberri-Olite, aquellos documentos que le mostraran la forma, por la cual, había llegado a constituirse el mayorazgo de Peñafiel, con el ducado de este nombre. Ya que en el contrato matrimonial que firmaran sus padres en el año 1419, incluyeron una cláusula que reconocía a los descendientes de esta pareja derecho de sucesión en “todas las tierras, rentas, derechos y señoríos que el dicho señor infante tiene y posee por mayorazgo y poseerá en adelante por mayorazgo en los reinos y señoríos de Castilla y de Aragón y en cada uno de ellos”.


Juan II de Aragón y Nabarra murió en Tutera-Tudela el día 19 de enero de 1479.  Inmediatamente su hija Leonor de Trastamara y Evreux se convirtió en reina de Nabarra. Tras un reinado fugaz, de sólo veinticuatro días, la reina Leonor de Nabarra murió el día 12 de febrero del año 1479. 

2017/09/19

Blanca de Trastamara y Evreux

Blanca de Trastamara y Evreux
Iñigo Saldise Alda


Blanca de Trastamara y Evreux nació en Erriberri-Olite el día 9 de junio del año 1424. Tercera hija de la princesa heredera dl Reino de Nabarra Blanca de Evreux y del infante de Aragón, duque de Peñafiel y señor de Lara Juan de Trastamara-Aragón y Alburquerque. Su hermana mayor Juana, murió en agosto del año 1425, cuando la infanta Blanca todavía era un bebé. Al año siguiente sus padres se convirtieron en reyes de Nabarra.

Su educación fue exquisita, encaminada hacia una vida cortesana debido a la condición social que le otorgó su condición de infanta del Reino de Nabarra. En muchas ocasiones estudió junto a su hermano el príncipe Carlos de Biana y con su hermana menor la infanta Leonor de Nabarra, con la cual también compartió juegos y diversión propia de la niñez.

El día 22 de septiembre del año 1436, cuando aún la infanta Blanca de Nabarra tenía la tierna edad de 12 años,  se firmó en Toledo la paz entre el Reino de Nabarra y el Reino de Castilla y León, tras completarse seis años del establecimiento de las treguas de Majano.  Como consecuencia de la misma, entre otras cosas, se acordó el matrimonio de la infanta Blanca de Nabarra con el príncipe Enrique de Asturias, heredero de la Corona de Castilla que tenía solo 11 años. Con dicha paz el Reino de Nabarra recuperó las villas y los castillos perdidos durante la guerra con los españoles.

Asistió a la boda de su hermano, el príncipe heredero Carlos de Biana, con Inés de Cleves. Dicho enlace o contrato matrimonial se llevó a cabo en Erriberri-Olite, localidad de la cual prácticamente no había salido la infanta Blanca de Nabarra.

La infanta Blanca de Nabarra partió en el año 1440 hacía el Reino de Castilla y León, acompañada por su madre la reina Blanca de Nabarra, la cual creía que su iba a ser muy feliz entre los españoles, además de una vez convertida en reina consorte de dicho Reino, serviría para que la paz entre nabarros y españoles fuera duradera. Su hermano el príncipe de Biana y duque de Gandia Carlos de Trastamara y Efreux, las acompañó hasta Logroño, En esa ciudad la comitiva nabarra fue recibida por una embajada castellanoleonesa, la cual estaba encabezada por el conde de Haro, el obispo de Burgos y el marqués de Santillana Iñigo López de Mendoza.

La boda tuvo lugar en la ciudad de Valladolid el día 16 de septiembre de ese año. Dando comienzo para la infanta de Nabarra y princesa consorte de Asturias, una tortuosa vida marital, ella tenía 16 años y su esposo 15.

Finalmente, el día 2 de mayo del año 1453, tras 13 tortuosos años sin sexo, pero a su vez colmada de delicadas atenciones, el matrimonio fue anulado. El príncipe Enrique de Asturias, adujo para conseguir la invalidación del contrato marital lo siguiente:

"Impotencia recíproca debida a influencias malignas". “Por ello dejo intacta a la princesa como el día de su nacimiento”.

Tras ello, la infanta Blanca de Nabarra regresó a su patria, el Reino de Nabarra, despreciada y sin los bienes que poseía en el Reino de Castilla y León, los cuales habían sido acordados en las capitulaciones de su matrimonio, por haber sido éste anulado.

A su entrada en el Estado nabarro, se lo encontró totalmente dividido. Inicialmente fue su padre Juan II de Nabarra con un gran desagrado, quien se ocupó de ella. Su nueva esposa, la noble castellanoleonesa Juana Enríquez, la despreció de la misma manera que lo hicieron anteriormente los compatriotas españoles de ésta. Incluso su hermana la  infanta de Nabarra y condesa consorte de Foix  Leonor, la miraba con ojos recelosos. Así pues, buscó amparo en su hermano recién liberado, el príncipe Carlos de Biana, legítimo heredero de la Corona de Nabarra, mostrándole su total apoyo en sus legítimas reivindicaciones, ayudándole en lo más posible.

De facto, la labor de la infanta Blanca de Nabarra, permitió el retorno al Reino de Nabarra desde el Reino de Aragón, de su hermano el príncipe Carlos de Biana en ese mismo año.

Ya en el año 1455, Juan II de Nabarra desheredó al príncipe Carlos de Biana. También  a la infanta Blanca de Nabarra, por luchar contra él e intentar conseguir el trono para su hermano.

Con la marcha en el año 1456 de su hermano el príncipe de Biana, al extranjero en busca de apoyos para su legítima causa, la infanta Blanca de Nabarra quedó prácticamente desamparada y a merced de los caprichos de su padre y de su madrasta, la cual solo quería perderla de vista.

Antes de morir el día 23 de septiembre del año 1461 el príncipe Biana y de Girona, duque de Gandía y Montblanc, su hermano Carlos,  éste redactó su testamento en el cual instituyó a su hermana como heredera de la Corna de Nabarra, ratificando con ello las cláusulas del testamento de su madre la reina Blanca de Nabarra escrito en el año 1439, en el cual se estipulaba que la corona debía pasar al mayor de los hijos vivos de la pareja, todo ello estipulado en la Constitución y en los Fueros del Reino de Nabarra, además del orden sucesorio sancionado por las Cortes de Nabarra.

Desde su vuelta al Reino de Nabarra, la ya princesa Blanca de Biana, había sido la amiga fiel y la compañera de infortunios de su hermano, ahora hera la legítima heredera de la Corona de Nabarra, algo a lo que Juan II de Aragón y Nabarra no estaba dispuesto a otorgar y mucho menos conceder.

Por ello Juan II de Aragón y Nabarra mantuvo inicialmente presa a la princesa Blanca de Biana, en la cárcel de oro que era el palacio de Erriberri-Olite. Pero a raíz del matrimonio del infante Gaston de Nabarra, hijo de los condes de Foix, la infanta Leonor de Nabarra y el conde Gaston de Foix, con la infanta Madeleine de Francia, hermana del rey Louis XI de Francia, se estipuló que la princesa Blanca de Biana debía ser alejada del reino de Nabarra y que fuese conducida al castillo de Orthez, lugar de residencia de los recién casados.

La princesa Blanca de Biana protestó en vano y tuvo que ponerse en camino, conducida por su implacable enemigo Pierres de Peralta, el cual la torturó psicológicamente al hacer entender a la princesa de Biana, que no iban más allá de Iruinea-Pamplona, todo lo más a Donibane Garazi.

El día 23 de abril del año 1462, la princesa Blanca de Biana redactó una protesta en Orreaga-Roncesvalles, afirmando que estaba siendo conducida en contra de su voluntad. Además en la misiva afirmó que sentía que su vida y su Corona de Nabarra estaban en peligro. Incluso escribió que:

 “(…) si un día llegara a abdicar en mi hermana Leonor, sería por la fuerza y en contra de mi voluntad”.

Incluso declaró que en ningún momento pensaba en quitarse la vida, por no ser ni homicida ni suicida ni enemiga de sí misma.

El día 29 de abril, en Donibane Garazi, la princesa de Biana, en un acto tan extraño como ineficaz, se encomendó a su exesposo el ya Enrique IV de Castilla y León, llamando a los nabarros a declarar al rey castellanoleonés como rey de Nabarra, nombrándolo su heredero, algo contrario a la Constitución y a los Fueros del Estado de Nabarra.


El día 2 de diciembre del año 1462, la princesa de Biana e infanta de Aragón Balnca de Trastamara y Evreux, moría en Orthez más de dos años de cautiverio y en extrañas circunstancias, más misterios incluso que las de su hermano Carlos, surgiendo por ello la idea del envenenamiento, esta vez llevado a cabo por su propia hermana, la ya princesa Leonor de Biana. 

NABARRAKO ERESERKIA

Nabarra, reflexiones de un Patriota

Reflexiones de un Patriota by Iñigo Saldise Alda
ASKATASUNA = Baskoinak x Nafar Paradigma

"PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE"

"Aberri askearen alde jende librea jaiki"

"De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria"

Navarre shall be the wonder of the world

by WILLIAM SHAKESPEARE

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

EUSKARA-LINGUA NAVARRORUM

©NABARTZALE BILDUMA 2011

©NABARTZALE BILDUMA 2011